noticias Lunes, 14 enero 2019

Recordemos juntos este chongo de Luciana León que fue archivado pero que hasta ahora huele mal

Han sido unas semanas bastante movidas y tanto el colapso del fujimorismo como la crisis del Ministerio Público han acaparado nuestra atención. Pero en este útero estamos nostálgicos y —ya que es el año de la lucha contra la impunidad hemos decidido recordar esa investigación contra Luciana León que terminó siendo archivada.

Los depas de Luciana León. Foto: Captura / Twitter

Los depas de Luciana León. Foto: Captura / Twitter

Si no recuerdas nada, hagamos memoria

  • A finales de setiembre de 2014, en Hildebrandt en sus Trece, Martín Hidalgo reveló que Luciana León compró dos departamentos y cuatro cocheras por más de un millón y medio de soles (S/1’554,179).
  • Para poder pagar ese monto, la congresista realizó dos hipotecas y le dieron casi dos millones de soles (S/1’814,371) que debía pagar en un plazo de 25 años.
  • Sin embargo, un año y cinco meses después, Luciana ya tenía cancelada casi toda su deuda. Eso era el equivalente a haber pagado mensualmente una cuota de S/65,000, suma que representaba cinco veces su sueldo de congresista.
  • Aquí es cuando todos se preguntaron: oe, ¿de dónde sacó la plata? Ella respondió que todo fue gracias a su gran capacidad para el ahorro. Contó que en sus ocho años como congresista ahorró casi millón y medio de soles (y sí, todos nos burlamos).

Espera, hay más

Colecta nacional para que vuelva Little Luciana, plis. Foto: Otorongo / Perú21

Colecta nacional para que vuelva Little Luciana, plis. Foto: Otorongo / Perú21

Lo que Luciana omitió contar —y esa fue la razón por la que este informe de la Comisión de Ética del Congreso recomendó investigarla— fueron sus gastos: la compra de una camioneta, sus aportes partidarios, sus viajes al extranjero (más de 50 entre agosto 2006 y julio 2014) y demás. Además, si tuvo que sacar un préstamo porque no tenía cómo pagar por los departamentos, ¿cómo hizo para en cinco meses sacar «de sus ahorros» más de un millón de soles? 

Sin embargo, para diciembre de ese mismo año (2014), la comisión votaría por archivar el informe. Quienes la salvaron fueron el nacionalista Rogelio Canches, el aprista Mauricio Mulder y el solidario Martín Belaunde Moreyra. El blindaje se había consumado. El titular de la comisión, Humberto Lay, se lavó las manos argumentando que no tenía facultades para investigar y le pasó la pelota al Ministerio Público (que ya la estaba investigando también).

El entonces contralor general de la República, Fuad Khoury, encontró «diferencias» entre los ingresos y los egresos de la declaración jurada de la congresista. Luciana pidió no ser investigada por la Contraloría (mandó carta y todo) y luego usó la vieja confiable: se declaró una perseguida política y dijo que el contralor se había dejado manipular «por los medios de comunicación».

Luego dijo que las denuncias en su contra eran una cortina de humo del gobierno.

Y la investigación fue archivada

Pese a que meses antes una investigación de El Comercio reveló que Luciana tenía otra dudosa compra inmobiliaria en su pasado, el fiscal Pablo Sánchez terminó archivando el caso. Según dijo, tras analizar los informes del levantamiento del secreto bancario de la congresista, llegó a conclusión de que «no hay evidencias de desbalance patrimonial«.

Una jaladita de oreja para la suerte. Foto: El Comercio

Una jaladita de oreja para la suerte. Foto diminuta: El Comercio

Pero había más para investigar. En su momento, el entonces procurador anticorrupción, Christian Salas, criticó que la Fiscalía haya omitido investigar su primer periodo como congresista. Así dijo Salas:

A pesar de que entre esos años habría gestionado la compra de sus bienes, es importante que se le investigue desde un año antes de que asumió el primer periodo de legisladora (2005) y hasta la actualidad, para comparar sus ingresos. Eso lo hemos solicitado a la Fiscalía.

Lo cierto es que la pareja de Luciana León llegó a confirmar su versión de los hechos y en el Congreso se justificó el pago de bonos que recibió la parlamentaria y que le habrían ayudado a «ahorrar». Ah, nos olvidábamos de algo clave: años antes, en octubre de 2008, una serie de audios —sí, los petroaudios— revelaron que Luciana sabía de las actividades sospechosas de su padre, Rómulo Ratón León. No obstante, no fue investigada.

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange