noticias , politica , sociedad Jueves, 26 mayo 2022

El Congreso empieza a acorralar a Dina y en Palacio empiezan a verla como una nueva Vizcarra

La probable futura presidenta, Dina Boluarte, empieza a ser acorralada por el Congreso por una presunta infracción constitucional, mientras que en Palacio empiezan a mirarla con desconfianza.

Otorongos al acecho

El Congreso la tiene en la mira porque Boluarte fue presidenta de una asociación privada, el Club Departamental de Apurímac, desde 2017. En el papel, ejercería ese cargo privado hasta 2024. Y en la práctica, al parecer también lo siguió ejerciendo.

Imagen: Club Departamental de Apurímac

Imagen: Club Departamental de Apurímac

El Congreso se enteró de este roche porque Contraloría le pasó el dato: Boluarte se mantuvo en ese cargo privado y así lo prueban 13 documentos que firmó como titular de ese club cuando ya era vicepresidenta y ministra de Desarrollo e Inclusión Social. Los documentos que firmó eran sobre cambios de los estatutos, convocatorias a consejos y cosas propias del club.

Pasa que Dina no puede dobletear. La mismísima Constitución (art. 126) prohíbe que los ministros puedan ejercer otra función pública (excepto la legislativa) o que sean gestores de intereses propios o de terceros. Tampoco pueden intervenir en la dirección o gestión de empresas ni de asociaciones privadas.

Boluarte ha respondido que no recibió remuneración ni beneficio lucrativo del club y que había pedido licencia a su cargo en el club el 29 de julio del 2021 (aunque no remitió copia legalizada del acta del consejo en el que aceptaron su licencia).

Quienes no han desaprovechado la oportunidad son Norma Yarrow (Avanza País) y Javier Padilla (Renovación Popular), quienes han presentado dos denuncias constitucionales contra Boluarte. Buscan inhabilitarla por diez años, lo que no solo la sacaría del Midis, sino también de la vicepresidencia. Y Perú Libre se prestaría a esta jugada, porque hace rato que la quieren fuera del gabinete.

Intervención: Útero.pe

Pero no solo tiene roches por resolver en el Congreso, sino también en Palacio. Intervención: Útero.pe

De salir de la vicepresidencia, Castillo se quedaría sin reemplazo y de ser vacado, quien asumiría la presidencia sería Malcricarmen.

Problemas en Palacio

Dina tampoco la tiene fácil en Palacio. Alonso Ramos en Sudaca.pe ha revelado que empiezan a mirarla con recelo por tener un equipo externo de asesores (integrado por su hermano Nicanor Boluarte y el contralmirante en retiro Luis Peralta Guzmán) que le ha recomendado marcar distancia de Perú Libre y de Castillo, pues ella tendría que asumir la «sucesión constitucional» si se bajan a Castillo.

Tampoco ven con buenos ojos que Boluarte cancelara una entrevista en Cuarto Poder en la que tenía que defender a Castillo por el caso Karelim, ni que se reuniera con dos congresistas de APP que votaron a favor de la vacancia: María Acuña y Alejandro Soto.

«Castillo y Boluarte se miran con cierta desconfianza. El presidente y su entorno creen que la vicepresidenta tiene un juego propio. Y ella considera que el mandatario está mal rodeado». 

Boluarte está entre dos fuegos, ¿se salvará?

 

Secured By miniOrange