noticias , politica Lunes, 2 septiembre 2019

Alguien pásele este post a Pedro Olaechea para que sepa por qué Vizcarra sí puede cerrarle el kiosco

Como decíamos ayer…

El presidente del Congreso —Pedro Largo Olaechea— se la ha pasado acumulando opiniones especializadas sobre qué puede y no puede hacer Vizcarra. Hasta al extranjero ha mandado consulta, haciéndonos roche internacional cuando tranquilamente podría haber acudido a nosotros, sus amigos uterinos.

Pedro Kaiba se está jugando su última carta. Intervención en Paint: Utero.pe

Pedro Kaiba se está jugando su última carta. Intervención en Paint: Utero.pe

Sobre si el adelanto de elecciones es constitucional —y si Vizcarra puede o no cerrar el kiosco si lo pasean con la propuesta— han opinado también cuestionables constitucionalistas y la verdad es que —como explica este meme— no conviene que los escuche:

Tal cual. Meme: Utero.pe

Tal cual. Meme: Utero.pe

El interés del fujimorismo es hacerle el pare al adelanto de elecciones, no importa lo que los peruanos griten cada vez que vean pasar a Vizcarra.

Pero te vamos a ayudar, Pedro.

Ayer explicamos por qué el adelanto de elecciones es la salida más saludable para nuestra endeble república. Hoy vamos a dejar claro por qué sí cabe que Vizcarra plantee una cuestión de confianza en defensa de esa propuesta.

Para explicar esto citaremos a Omar Cairo Roldán, magíster en Derecho Constitucional y profesor de la PUCP, quien explica toda esta situación en este artículo para Hacer Perú.

Los cuestionamientos

Foto para que hagas click en la nota y algo leas, zángano. Foto: Twitter/@algunpereira

Foto para que hagas click en la nota y algo leas, zángano. Foto: Twitter/@algunpereira

Aquí una frase que de seguro has escuchado cuando se cuestiona si Vizcarra puede plantear una cuestión de confianza por un proyecto de reforma constitucional (el adelanto de elecciones):

«El Congreso no está sujeto a mandato imperativo».

Es una frase bastante común en las huestes del Apra, donde habitan supuestos eruditos de la interpretación legal. Lo que significa es que los congresistas no cumplen órdenes al momento de decidir si aprueban un proyecto de ley.

Pero, explica Omar Cairo, la cuestión de confianza no es una orden dirigida a los congresistas sino una solicitud formulada por el presidente del Consejo de Ministros condicionando su permanencia en el cargo a la aceptación de la misma.

Si los congresistas aprueban el proyecto, el premier se queda. Si le dicen que no, su cabeza rueda. Eso es todo lo que pasa, nadie los está obligando a nada.

Otra frase:

«El presidente no puede observar leyes de reforma constitucional».

Quienes dicen que no cabe una cuestión de confianza sobre un proyecto de reforma constitucional citando el artículo 206 de la Constituciónla ley de reforma constitucional no puede ser observada por el presidente de la República«) se están olvidando que quien la pide no es el presidente sino el primer ministro.

Cuéntales por qué su lógica es absurda, Omar:

resulta insostenible limitar la atribución constitucional de un funcionario (Presidente del Consejo de Ministros) utilizando como referencia el límite en la atribución de un funcionario distinto (Presidente de la República).

¿Leíste, Pedro? Insostenible.

Y ahora una de mis favoritas:

«No puede obligar al Congreso con la amenaza de disolverlo»

Esa frase es paranoia pura. No solo porque —como dijimos antes— la cuestión de confianza es una solicitud de cualquier ministro. En este caso, el premier. Sino porque la consecuencia de la desaprobación no es la disolución del Congreso sino la salida del gabinete entero.

La disolución, explica Omar Cairo, llega porque en este caso específico será la segunda vez que un Consejo de Ministros pierde su cargo por el rechazo del Congreso. ¿Recuerdan a Zavala?

Y para cerrar, la frase más tierna de todas:

«No se puede hacer cuestión de confianza con los proyectos de reforma constitucional».

Oe, no sean payasos. Este mismo Congreso —con su misma gente calienta curules— ya tramitó y aprobó una cuestión de confianza sobre proyectos de ley de reforma constitucional. Y eso fue el año pasado. ¿En serio creen que nadie lo recuerda?

Si hasta el propio Olaechea votó a favor.

Por eso es que este jueves a las 5 p.m. la gente saldrá a marchar: para que no crean que pueden florear y adelanten las elecciones de una vez.

(Para entrar en más detalles sobre estos contundentes argumentos a favor de una eventual cuestión de confianza, lee el artículo completo de Omar Cairo aquí).

 

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange