discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Domingo, 20 mayo 2018

Habemus nuevo cardenal pero ¿qué pasará con Cipriani? ¿Se va? ¿Hacemos fiesta? ¿Cómo es? Aquí lo explicamos

Men tears. Foto: Perú 21. Maleada: alguien maligno con el editor del Whatsapp

Mi abuelita dice que así son las lágrimas del cocodrilo.
Foto: Perú 21. Maleada: alguien maligno con el editor del Whatsapp

Este domingo de mayo vergüenza debiera darte, aquellos que anoche durmieron temprano viendo Arrested Development en Netflix para que hoy sea un día productivo, despertaron con la hermosa noticia de que el papa Francisco (ese rojete) ha nombrado en el Perú a un nuevo cardenal y se trata nada más y nada menos que otro rojete del arzobispo de Huancayo, Pedro Barreto.

Al ver la noticia, todos los ateos, agnósticos y aborteros de las redes (o sea, nuestros amixers), empezaron a tener una reacción parecida a esta:

via GIPHY

¿Qué está pasando? ¿Adiós para siempre, cardenal Copiani?

No es que queramos pincharles el globo de la genuina felicidad, pero con este nombramiento debemos aclarar que Cipriani sigue siendo cardenal y lo será hasta el día de su muerte. Monseñor Barreto no es su reemplazo. Ahora la Iglesia católica en el Perú tiene dos cardenales. A ver, vayamos paso a paso.

1. Los cargos

En nuestro país hay un obispo en cada diócesis (que es la forma de administrar en distintas ciudades). Por ejemplo:

  • Juan Luis Cipriani es arzobispo de Lima.
  • Pedro Barreto es arzobispo de Huancayo.

El cargo de “arzobispo” es más bien honorífico pero es la misma vaina que el obispo. Este puesto es como ser un gerente (solo por la verticalidad o la jerarquía). Ahora, a este cargo se debe renunciar a la edad de 75 años. Cipriani cumple 75 en diciembre y Barreto en febrero. Ambos presentarán su renuncia a sus respectivos arzobispados. A R Z O B I S P A D O S. Y ya verá Pancho si los manda a su casa o si los lleva al Vaticano o si continúan como arzobispos. Dicho esto, pasemos al plato fuerte. El plato del power.

2. ¿Y cómo es la vaina con los cardenales?

Ser cardenal es un puesto justito detrás de ser papa. En algunos países hay más de un cardenal. En el nuestro, el papa Juan Pablo II nos maldijo nombró a Cipriani como cardenal allá en los noventa. Era el único y por eso siempre estaba figureteando. Con el nombramiento de Pedro Barreto, Copiani ya no será el único. Ambos serán cardenales y, porsiaca, para que quede claro:

Los cardenales son cardenales hasta que se mueren

Entonces no nos hemos librado de Cipriani. 

via GIPHY

(Siempre hay una Phoebe para cada ocasión)

No, no nos hemos librado de Cipriani, pero que haya otro cardenal es una gran noticia porque el organizador de la Marcha por la muerte de las mujeres Vida debe estar renegando pues ya no tendrá todo el protagonismo del que ha gozado por décadas. De todas maneras, es un buen domingo. Enjoy.