noticias , periodismo , sociedad Sábado, 15 agosto 2015

Cipriani no va más en El Comercio y esto es todo lo que tenemos que decir

Ayer por la tarde nos dimos con la sorpresa de un comunicado emitido por el diario El Comercio, respecto a la permanencia del Cardenal CopyCipriani como columnista. Y creemos que hay algunas cosas que precisar al respecto. 

¡Felicitaciones El Comercio!

thumbsandammo-8

Internet y Batman de los noventa los felicitan. Foto: petapixel.com

Cuando el diario publicó su primera respuesta en referencia al incidente, quedamos poco satisfechos. Y es que decir “lo siento”, como se resumía la columna publicada el 12 de agosto, no era suficiente para tremendo suceso, era necesario tomar medidas al respecto. Pero con la respuesta de ayer, todo queda claro, clarísimo, y nos alegra mucho saber que aún existen medios con sentido común. Este fragmento lo dice todo.

“El diario aprovecha para precisar que el Cardenal Cipriani no tiene un lugar periódico (ni tampoco frecuente) en sus páginas, por lo que, a diferencia de lo sucedido en otras situaciones, no hay espacio alguno que El Comercio pueda cancelar. Está claro que el diario no publicará más artículos del cardenal.” (El Comercio)

Entonces, ya está dicho, Cipriani no va más como columnista. A pesar de sus enclenques defensas, el diario no aceptará más columnas suyas. Sorry Ciprianiliebers, ya no se sigan esforzando más en justificar lo injustificable. 

2. El intento de Cipriani de minimizarlo todo

Probablemente este haya sido el segmento de “Diálogos de Fe” con más rating en la historia del programa. Todo el mundo esperaba la respuesta del cardenal respecto a lo sucedido. Pero mucha gente se debe haber llevado una gran decepción al oír a Cipriani decir ya pues, no sean tan renegones, tómenlo deportivamente.

Raúl Tola, en su columna de La República, deja muy claro por qué los argumentos de Cipriani no son validos. 

“Cipriani tendría que comprender de una vez por todas que una cosa son los principios de la Iglesia, que rigen exclusivamente a sus fieles, y otra muy distinta la leyes nacionales, que todos los ciudadanos estamos obligados a respetar y cumplir, sin excepción. Tomar un obra ajena y difundirla como propia es pura y llanamente incurrir en el delito de plagio, descrito en el artículo 219º del Código Penal Peruano.” Vía La República

3. La nación tuitera, más brava que nunca

Si hay algo que, pensamos, validó nuestra denuncia y ha convencido al diario de remover al cardenal copypaste, fue la opinión pública de todos aquellos que vimos cómo se intentaba pasar por agua tibia algo tan injusto. Estos son algunos de los mejores que hemos encontrado.

Y el tuit de José Alejandro Godoy, es perfecto para ponerle punto final a todo.

Digamos que ha sido una bonita manera de terminar la historia del plagio del cardenal Copyani y toda la expectativa de la gente que esperaba que Juan Luis Cipriani sea tratado como lo que es: un ciudadano común y corriente.

Aplaudimos la decisión por parte del diario. Mientras tanto, nosotros seguiremos celebrando.

 

Tags