cibercultura , fotos Miércoles, 3 diciembre 2014

Usa tu celular para tomar fotografías casi profesionales. Probamos la Sony Cybershot DSC-QX100

Screen Shot 2014-12-03 at 16.51.22

Este gadget que ven arriba es una Sony Cybershot DSC QX100 o, como parece que se dice ahora: unos smartlens. Elegí la foto en con el celular blanco para que el aparato destaque más. Como verán se trata de un adminículo que, gracias a una especie de pinza elástica, se adhiere al smartphone (y queda realmente atractivo si el celular es negro también).

Las imágenes, por supuesto, no pasan a través de ninguna conexión física, sino que se mandan hacia el teléfono a través del aire (el lente emite una señal wi-fi y te conectas mediante una app gratuita que te bajas en dos segundos, tanto para Android como para iOS).

#nofilter y al carajo

Una foto publicada por Marco Sifuentes (@instaocram) el

DISCLAIMER: Sony me envió el DSC-QX100 hace un par de meses, para que haga algunas pruebas. Aproveché dos viajes, a México e Iquitos, para probarla en las condiciones más variadas: tanto urbanas como a campo abierto. He venido poniendo algunas de las imágenes que conseguía con estos smartlens en mi cuenta personal de Instagram, como pueden ver aquí.

otro momento #nofilter con la #sonydsc100

Una foto publicada por Marco Sifuentes (@instaocram) el

En la mayoría de casos usaba el tag #nofilter para destacar que no había usado ninguno de los famosos filtros de esa aplicación. Por allí verán algunas imágenes en las que utilicé la opción de desenfoque limitado. Pero en ningún caso toqué los colores. Esa esa la ventaja más resaltante de estos lentes sobre cualquier cámara incorporada a cualquier smartphone: la nitidez y los colores.

pura muerte

Una foto publicada por Marco Sifuentes (@instaocram) el

Vean ustedes mismos: incluso en Instagram, que reduce la resolución, las fotos quedan muy bien. No sé mucho de fotografía, soy un simple fotógrafo de selfies y comida pero estamos hablado de un lente Carl Zeiss – Vario Sonnar combinado con un sensor CMOS Exmor R que es la verdadera estrella del aparatito (notarán que la cámara dispara varias tomas para obtener una sola imagen). Anda tan bien que aguanta hasta los contraluces más faltosos.

señora

Una foto publicada por Marco Sifuentes (@instaocram) el

El principal problema es de conexión. Es un poco inestable: a veces se laggea horrible y, otras, simplemente se desconecta por completo y hay que volver a entrar a la aplicación y conectarse al lente. De hecho, casi siempre existe un pequeño retraso desde que se dispara apretando la pantalla del celular hasta que el lente reacciona y toma efectivamente la foto. Esto es más o menos comprensible en un aparato de primera generación pero también desincentiva su uso, por ejemplo, para coberturas periodísticas o tomas de acción.

ya muy turista ya: chile relleno, enchilada, arroz a la mexicana y taco. guarniciones: frejoles y guacamole

Una foto publicada por Marco Sifuentes (@instaocram) el

Una solución es usar los controles manuales del mismo lente, que funcionan bastante bien. Se puede disparar más rápido así. Lo mismo, para el enfoque. De hecho, a veces es imprescindible manejar manualmente el foco. La verdad, en los últimos días, sólo enfoco manualmente.

#nofilter #sonydsc100

Una foto publicada por Marco Sifuentes (@instaocram) el

Otro problema, para usuarios un poco más expertos, es que no existe (o no pude encontrar) una opción para modificar el ISO. Sospecho que en próximas versiones se podrá controlar la exposición con mayor grado de precisión. De todas maneras, la calidad y sensibilidad ofrecidas por el sensor CMOS es abismalmente superior a las ofrecidas en cualquier cámara incorporada al celular.

me encanta cómo hay de estos por todo el DF #nofilter

Una foto publicada por Marco Sifuentes (@instaocram) el

El principal problema de la imposibilidad de alterar la sensibilidad, son las fotos nocturnas. La DSC-QX100 necesita un mínimo de iluminación para funcionar (y funciona muy bien). Pero si la luz es casi inexistente, no tiene modo “nocturno” ni flash. Esto último se soluciona fácil usando la linterna de la cámara pero todos sabemos que el flash (o la linterna) son el último recurso, ¿no?

más pruebas con la Sony DSC #nofilter

Una foto publicada por Marco Sifuentes (@instaocram) el

En el apartado “selfie“, este gadget parece diseñado para tomarse los mejores y menos forzados selfies ever. Es sencillo: desenganchas el lente y ya. Sí, se puede. Apuntas con el lente, cuadras bien la toma en la pantalla del celular y listo. Además, este es el momento en el que básicamente todo el mundo a tu alrededor voltea, se fija que tienes el lente en una mano y el celular en la otra, y te pregunta qué demonios estás usando para tomarte la foto. Sí, no es gadget recomendable para situaciones de potencial inseguridad ciudadana: es súper llamativo.

se pueden tomar selfies más pro con la Sony DSC, eh

Una foto publicada por Marco Sifuentes (@instaocram) el

El precio: 500 dólares. Si quieres la calidad de imágenes de una cámara pro, junto a la liviandad, portabilidad y conectividad de un celular, y tienes un poco de paciencia al inicio, esta es una buena opción. Pero, sobre todo, esta es tu oportunidad para ser uno de los primeros en explorar las posibilidades de los smartlens.