noticias Jueves, 3 octubre 2019

3 personajes que dan tanta palta como los kongresistas disueltos que piden elecciones generales

El Congreso está disuelto desde el 30 de setiembre. Vizcarra es el presidente. Meche Aráoz aún es vicepresidenta (su renuncia no es válida porque se lo presentó al Congreso disuelto). Olaechea sólo es el presidente de la comisión permanente. No hay tanques en las calles, los precios de los alimentos se mantienen igual, la gente sigue riéndose con los memes del cono y la vida continúa con total normalidad. Pero hay quienes aún viven su propia serie de ciencia ficción.

Intervención: Útero.Pe

Intervención: Útero.Pe

Ni Julio Guzmán se puso tan pechofrío

Alfredo Barnechea acaba de demostrar que siempre puede quemarse más que cuando se reunió con Castañeda y que cuando dio un discurso aprista en el velorio de Alan. A la medianoche del tres de octubre, publicó un video en Facebook  en el que “denunció” que la disolución del Congreso era “ilegal e inconstitucional” y la calificó de “golpe de estado” al que “se han plegado los medios”.

En su interezZzZante discurso no faltó la palabra “dictadura”, una alucinante comparación de Vizcarra con Fujimori (por su autogolpe del 92) y una amenaza a los jefes militares y policiales con “futuras sanciones personalizadas”. Creyendo que alguien lo escucharía, le recomendó a Vizcarra lo mismo que Meche Aráoz: renunciar a la presidencia. Horas después, Vizcarra juramentó a su gabinete y lo dejó, como seguramente lo dejarán en las próximas elecciones, en visto.

Amigo, hasta Julio Guzmán es menos pechofrío que tú.

La cara de los barnechéveres al ver que su líder se quema más y más con cada aparición.

Un partido fantasma apoya un Kongreso fantasma

Hay un partido que todavía sigue vivo —irónicamente— gracias a un muerto. El Partido Popular Cristiano aún mantiene su inscripción gracias al 5% que obtuvo en alianza con el Apra en el 2016. Sus líderes aún son entrevistados por los medios como si tuvieran representantes en el Congreso, aunque no tengan ni uno. Dos de ellos, Lourdes Flores y Alberto Beingolea, se han sumado al team fujiaprista para denunciar ‘el golpe de estado’ de Vizcarra.

Imagen: Captura Twitter

Imagen: Captura Twitter

Imagen: Captura Twitter

Imagen: Captura Twitter

La más suicida fue Lulú, cuya campaña ha sido financiada por Odebrecht (según Barata y otro colaborador eficaz). La exaliada de Alan dijo que posiblemente tendría su codinome (chapa) en la lista de Barata, lista que el equipo Lava Jato de la Fiscalía investiga en estos días. Solita se quemó.

Un ángel caído naranja

Otro que salió de su catacumba las sombras fue el ex arzobispo de Lima y curita favorito de los fujis, Juan Luis Cipriani. Ya sin un cargo de importancia, pidió lo mismo que los kongresistas fujis disueltos: que Vizcarra renuncie. A diferencia de la Conferencia Episcopal (que pidió evitar caer en venganzas y/o complicidades), Cipriani se fue a la yugular de Vizcarra:

“Recuerdo que hace poco, el presidente decía el 28 de julio que él se iba a su casa y que también los miembros del Congreso. Hoy se ha dado el primer paso. Él ha enviado al Congreso a su casa, ahora falta el segundo paso, si es que vamos por ese camino, que es un camino peligroso”.

Gonzalete tiene más credibilidad, ameo. 

Bonus track: el tribuno que quiere entrar al TC como sea

¿Te acuerdas que todo el chongo explotó porque el Congreso decidió zurrarse en la cuestión de confianza para renovar la elección del Tribunal Constitucional y prefirió elegir a un miembro del TC?

Bueno, esa elección nunca se concretó porque hubo un rochezaso: entre los votos a favor del tribuno electo, Gonzalo Ortiz de Zeballos Olaechea, estaban los de Maria Elena Foronda y Yeni Vilcatoma. La primera no votó mientras que la segunda no estaba presente. Así que Patricia Donayre presentó un pedido de reconsideración de votación, el cual no se pudo discutir porque el Congreso fue clausurado antes. La elección de Ortiz de Zeballos ni siquiera se publicó en El Peruano.

A pesar de eso, Olaechea insiste en que su primo (sí, el magistrado elegido es primo del expresidente del Congreso) asuma el cargo en el TC. Los especialistas y un propio magistrado del TC indican que eso es imposible. Para dar más roche, Marco Arana contó que el primo de Olaechea fue hasta el propio TC para asumir el cargo que no le corresponde. No se casan de dar palta ajena.

 

Secured By miniOrange