corrupción , denuncia , libertades , narcotrafico , noticias , periodismo , violencia Lunes, 22 abril 2019

3 veces en que la justicia peruana prefirió detener y perseguir al periodismo y no a los investigados

Dice el fiscal Rafael Vela que esto de investigar cochinadas no es fácil

Composición: Utero.pe

Composición: Útero.Pe

En entrevista publicada por El País, el coordinador del Equipo Especial Lava Jato dijo que:

Nos estamos enfrentando sin excepción a todos los grandes estudios de abogados de Lima en materia penal. Es una pelea con todo lo que el dinero puede pagar, dinero que además muchas veces tiene una condición ilimitada en la medida de que la corrupción tiene grandes fondos.

Hasta un fiscal lo reconoce: muchas veces la justicia juega en pared con el que tiene «grandes fondos». O sea, plata y, por ende, doctos abogados dispuestos a defenderlos. Y esto es algo que también sufren los periodistas de investigación. Basta recordar aquella vez…

Cuando quisieron atarantar a IDL-Reporteros

Don't mess with Gustavo. Foto: Captura/Canal N

Don’t mess with Gustavo. Foto: Captura/Canal N

¿Recuerdan aquel lejanísimo julio del 2018 cuando IDL-Reporteros presentó por primera vez los CNM Audios (a.k.a Cuellos Blancos, Los Hermanitos, Lava Juez, etc.) y casi todo el corrupto sistema judicial del Perú se fue al carajo?

¿Y qué fue lo primero que pasó? Tres días después de publicada la primera parte de las revelaciones, la Fiscalía intentó allanar las oficinas de IDL-Reporteros para «incautar material periodístico«. Intentaron pero no pudieron. La irregular diligencia fue suspendida por no contar con documentación pertinente. El fiscal supremo vinculado a Los Cuellos Blancos, y quien exigió que IDL entregue los audios y revele sus fuentes, terminó aceptando que el intento de allanamiento «fue un error«.

Cuando el Sodalicio creó el mundo al revés

Pedro Salinas y Paola Ugaz sufren más que Figari. Foto: Diario UNO

Pedro Salinas y Paola Ugaz sufren más que Figari. Foto: Diario UNO

La investigación de Pedro Salinas y Paola Ugaz destapó años de abuso —físico en algunos casos y sexual en otros— en el corazón del Sodalicio por la Vida Cristiana (SVC). Publicada en el libro Mitad monjes, mitad soldados (que inspiró una obra de teatro y un futuro documental), la labor periodística de ambos incluso llevó a que el Vaticano decida intervenir el Sodalicio.

Sin embargo, el fundador del movimiento, Luis Figari (quien ha sido denunciado por haber abusado sexualmente «por lo menos un menor», manipular y ofender sexualmente a «varios otros» y maltratar física y psicológicamente a «docenas») solo ha sido escondido «castigado» por el Vaticano con estas medidas:

  • Tiene prohibido regresar a Perú (excepto por motivos muy graves y siempre con permiso escrito),
  • Debe residir establemente donde no exista una comunidad del Sodalicio,
  • Tiene prohibido contactar a personas del Sodalicio o tener trato directo con ellas y
  • No puede declarar a medios de comunicación ni participar de manifestaciones públicas.

Mientras tanto, Pedro Salinas ha recibido una condena penal en una demanda interpuesta por José Antonio Eguren, cura sodálite y obispo de Piura. Organismos internacionales y nacionales mostraron su preocupación por esto. Hasta la Conferencia Episcopal hizo lo propio:

El mismo Santo Padre ha alabado y agradecido la labor de los periodistas que, mediante sus investigaciones, contribuyen a denunciar los abusos, a castigar a los victimarios y a asistir a las víctimas

Bueno, quizás lo que el Santo Padre debe hacer es alabar menos y embarcar a Figari con pasaje de ida sin retorno al otro lado del charco. ¿Aló, Santa Sede?

Y la última ha sido la de Eteconche

Ete es Eteco. Foto: Perú21

Este es Eteco. Foto: Perú21

Si no estás familiarizado con el caso, este es el resumen en el que debes embarcarte:

  • Se llama Miguel Arévalo Ramírez pero le dicen Eteco. Ha sido señalado como jefe de una organización de narcotráfico que operaba en el Alto Huallaga en los años 80. De hecho, según Ojo-Público, tiene antecedentes por lavado de dinero del narcotráfico y la DEA no le saca los ojos de encima. La Dirandro también lo considera capo de la droga del Perú.
  • ¿Te acuerdas de Joaquín Ramírez? El que fue congresista, secretario general y principal financista de Fuerza Popular, además de pinky friend de Keiko, hasta que todos nos enteramos que también estaba investigado por temas relacionados al narcotráfico. Bueno, él también sería parte de la organización de Eteco.

Sin embargo, pese a que toda esta información es oficial y validada,  hace unos días el Poder Judicial abrió una investigación por difamación contra los periodistas Óscar Castilla (director ejecutivo de Ojo Público) y Edmundo Cruz (investigador de La República). No solo esto, también se ordenó el embargo preventivo de sus bienes y del tercero civil responsable (o sea, las oficinas de Ojo Público).

Desde el 2016, Eteco ha planteado 10 denuncias por más de US$500 millones contra periodistas de diferentes medios. Sin embargo, es recién ahora que una jueza (Isabel Aurora Flores Alberto) decide abrir un juicio con varias irregularidades de por medio, entre ellas no notificar previamente a los denunciados.  

Y así es como empezamos una nueva semana en el Perú.

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange