noticias , politica , webeo Lunes, 3 diciembre 2018

Las mejores reacciones (y los soberbios memazos) que nos ha dejado la choteada uruguaya a Alan García

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe

Después de estar escondido por 15 días, esta mañana Alan García tuvo que dejar la casa del embajador uruguayo, Carlos Barros, y salir subido en un carro alquilado, por la cochera, con las lunas subidas y arrancando —como suele decir la prensa en estos casos— con rumbo desconocido.


¡Y todo pasó muy rápido!

 

 

El embajador Barros estuvo algo agitado en la mañana cuando salió de su casa para confirmar la noticia y decirle a los periodistas que ya se podían ir.


 

 

 


 Y claro, había ánimo celebratorio

 

 


 

 

 


 

 

 


 

 

 


 

 

 


 

 

 


Pero esto recién estaba empezando. Si bien el gobierno uruguayo le ha negado el asilo, García todavía puede moverse por donde la plazca (dentro del territorio nacional) pues solo tiene impedimento de salida.

 

 


Pero igual la gente se puso poeta

 

 


 

 

 


 

 


 Y también irónica

 

 


 

 

 


 

 

 


 

 

 

Solo Francke le tuvo paciencia para ayudarla con la suma y la resta:


Pero no estaba sola…

 

 

Se abrió otra dimensión

https://twitter.com/Elcholaco/status/1069593262070120449

 

Por supuesto, los que más roche han hecho son los parlamentarios apristas (y también fujimoristas) que casi nos meten en un chongo internacional.


 

 

 


 

 

 


 Y claro, también los opinólogos.

 

 


 

 

 


 

 

 


 

 

 

Pero Carlos Barros también tiene que responder sobre la denuncia hecha por Cecilia Valenzuela

En Perú21, Valenzuela denunció que —el día que Alan García ingresó a la casa del embajador— solo entró y salió un auto: el de Barros, quien además lo habría ido a recoger a su casa. ¿Lo ayudó?


 

 

 

 Y ya es hora de que caiga Toledo


 

 

 

Y al parecer —cuando no está siendo racista— JB es como Los Simpson: predice el futuro


 Al punto: ¿Alan cae o no cae?

 

 

Déjalas enfriar un ratito más, esto todavía no se acaba.  Como ya dijimos, Alan solo tiene un impedimento de salida del país por 18 meses (por ahora).

Aunque claro, uno podría argumentar que ya ha intentado romper ese mandato judicial.


 

 

 


 

 

 


 

 

 


 Pero otros —compartiendo la opinión del experimentado Cazador de Alan, Pedro Cateriano— hicieron un llamado a ridiculizarlo

 

 


 Además, de por sí ya está haciendo roche…

 

 


En todo caso, mientras nos decidimos, ¿alguien sabe dónde está Alan?

 

 


Alan está en la casa de su hija, en Miraflores.

 

 


Pero al menos, ya todos sabemos esto:

 

 


 

 

 


 Oh, sí. Alan está asustado.

 

 

Alan ahora está metido en otra la casa: la de su hija. Composición: Utero.pe

Alan ahora está metido en otra la casa: la de su hija. Composición: Útero.Pe

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe