corrupción , economía , internacionales , noticias , politica Viernes, 16 noviembre 2018

Encontramos los 5 novedosos aportes de Alan García a la economía mundial

Mañana se verá la solicitud de impedimento de salida del país contra Alan García. Según IDL-Reporteros, AG recibió un pago de la Caja 2 de Odebrecht por una conferencia dictada en Brasil. La respuesta del líder aprista vino aderezada con frases para la histrollia:

“¿De Canal Ñ? ¿De Graña, no? A esos canales no respondo”.

“Demuéstrenlo, pues, imbéciles. Demuéstrenlo [que la parte de la coima llegó a García]”.

“¿Y qué culpa tengo de haber aportado algunas cosas, supongo, novedosas para el análisis de la economía mundial?”.

Con esta última respuesta intentaba justificar que la Federación Internacional de Industrias del Estado de Sao Paulo le haya pagado 100 mil lucas verdes por dictar una conferencia. Veamos algunos de sus aportes más valiosos para el riguroso y científico mundo económico.

¿Quién te conoce, John Nash? Imagen: Útero.Pe

¿Quién te conoce, John Nash? Imagen: Útero.Pe

1. La plata valía lo que tú para tu ex

La política económica del primer gobierno aprista fue tan efectiva como la de Nicolás Maduro. AG se encargó de expandir la masa monetaria sin moderación, o sea, de imprimir un montón de intis (la moneda de ese entonces) para que haya más dinero. Todo un capo. Esto solo provocó que el dinero se devaluara.

Los billetes eran del siglo XXI, pero del siglo XXI en la Venezuela chavista, pues hubo billetes de 50 mil, 100 mil y hasta 500 mil intis, cuyos valores estaban depreciados.

2. La hiperinflación

Como el dinero no valía nada y los billetes se imprimían cual libro pirateado, los precios de los productos subieron. Pero no estamos hablando de subidas como las del pan francés en el último decenio, que gradualmente pasó de costar 10 a 15 céntimos. Estamos hablando de subidas co-lo-sa-les: la hiperinflación llegó a cuatro mil por ciento. 

3. La escasez de alimentos

La consecuencia inmediata (y lógica) por este aporte alanista a la economía mundial fue la escasez de alimentos. La gente aprendió a hacer amigos a la fuerza, ya que pasaban largas horas en las colas donde esperaban para encontrar comida.

4. El perro del hortelano

Sus contribuciones económicas no se limitan al primer gobierno. También están los de la segunda gestión (2006-2011). Hubo una ¿teoría? que dio a conocer en El Comercio. Cansado de la oposición de los medioambientalistas y de los agricultores a sus proyectos de inversión, escribió que estos eran víctimas del “Síndrome del Perro del Hortelano”: que no comían, ni dejaban comer.

La idea para justificar el avance de la inversión (a cualquiera costo) se resumía en esta interpretación:

“Tenemos 17 millones de hectáreas que para nuestros queridos hermanos y campesinos andinos no tienen valor, pero para cualquier inversionista con muchos recursos y tecnología tienen un inmenso valor. Pero alguien ha inventado que esas son tierras sacras”. 

Y pensar que fue el mismísimo AG quien le puso la chapa de “la candidata de los ricos” a Lourdes Flores.

5. Un metro sobrevaluado

Un gran ejemplo a ser estudiado es la línea 1 del Metro de Lima, la misma por la que Odebrecht pagó coimas. IDL-Reporteros detalló que durante la gestión de la lumbrera aprista hubo un sobrecosto en los dos tramos de la Línea 1 del Metro de Lima: S/ 336 millones en el primer tramo y S/ 828 millones en el segundo tramo.

Otro caso digno de ser estudiado por las economías emergentes.

Otro caso digno de ser estudiado por las economías emergentes.

Además, el informe en minoría de la Comisión Lava Jato (no la de Rosa Bartra, sino la de Humberto Morales, congresista del FA), agregó que García, junto a algunos exministros y excongresistas, crearon “un marco de legalidad” irregular que permitió que “se ejecuten obras sobrevaluadas”.

Bonus Track:

El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) sí que estudió las contribuciones económicas de AG, por eso recuerda que durante los últimos años de su primer gobierno (1988-1990), el PBI (Producto Bruto Interno) no solo no creció nada, sino que decreció, o sea, las cifras estaban acompañadas de un menos adelante.

  • 1988:  -9,4%.
  • 1989: -12,3%.
  • 1990: -5,0%.

Podrán decir lo que quieran, pero nunca que estos geniales casos no quedarán en la historia de la economía mundial. Por favor, cuando Alan suba a sentarse a la derecha de Dios, que done su cerebro a la 100sia.