denuncia , noticias , politica , sociedad , violencia Viernes, 16 noviembre 2018

Mamani dice que se descompensó en el avión pero su informe médico no cuadra

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe

El pasado miércoles 14 de noviembre el congresista fujimorista Moisés Mamani tocó los glúteos —”desde la cintura hacia abajo en forma grotesca“— de la jefa de cabina de la aerolínea Latam. Así lo dice la denuncia que la ciudadana brasileña misma presentó minutos después ante la Policía y que RPP consiguió:

Felizmente el sello de agua sí deja leer. Foto: Bueno, está bastante obvio, ¿no?

Felizmente el sellazo de agua sí deja leer. Foto: Bueno, está bastante obvio, ¿no?

Horas después de haber puesto la denuncia, la propia aerolínea —Latam Perú— confirmó lo ocurrido a través de sus redes sociales:

Informamos que en el vuelo Juliaca – Lima LA2096 del día 14 de noviembre, fue desembarcado el congresista Moisés Mamani, por orden del Capitán del vuelo, luego de recibir el reporte de la jefa de cabina de tocamientos indebidos.

Además, hay un video en el que vemos a Mamani siendo escoltado fuera del avión por personal de seguridad del aeropuerto. Hay dos testigos que señalan que el congresista “olía a alcohol”:

Recapitulando, tenemos: una denuncia de la agraviada, un comunicado de una empresa, testigos en el avión y un video. Además, podemos decir que el congresista fue detenido en flagrancia (la manera que tienen los abogados de decir que te agarraron en plena comisión del delito). Sin embargo, para el flamante vocero de la bancada a la que pertenece Mamani, Carlos Tubino, “existen dos versiones” y dice también que este caso la flagrancia no existe porque Mamani no fue detenido: “flagrancia es una persona que mata a otra y lo agarran en el momento“. O sea, ¿tenía que matarla? Ok.

Examen médico trucho

Nunca he faltado el respeto a nadie“, afirma el congresista que abandonó a su hija por casi 20 años y que, tras ser increpado por tocar a la trabajadora de Latam, se disculpó diciendo que estaba mareado:

A mí no me bajaron por tocamientos indebidos sino por mi estado de salud, he sido el último pasajero en subir al avión, no hubo tocamientos ni nada por el estilo.

Después, a través de sus redes sociales, el congresista presentó un informe médico realizado en el tópico del aeropuerto:

Informe compartido por el congresista Mamani en Twitter. Foto: Lo acabo de decir.

Informe compartido por el congresista Mamani en Twitter. Foto: Lo acabamos de decir

Una fuente médica de este útero revisó el informe y nos dio varios datos:

  • Lo que el examen dice es que Mamani está “ok”. Por eso se le da de alta (y lo dice ahí en la segunda línea de “VIII. Evolución”).
  • Que el glucómetro marque “ERROR” tres veces significa que el examen fue mal tomado, el aparato está malogrado o la glucosa de Mamani es muy baja. Si optamos por la tercera opción, esto significaría que Mamani tiene hipoglucemia, es decir, bajo nivel de azúcar en la sangre.
  • Sin embargo, el congresista no presentaba signos de descompensación hipoglucémica: sudor frío, alteración de la conciencia.
  • Es más, si un paciente tiene hipoglucemia, su vida corre peligro y requiere tratamiento endovenoso al instante. Como vemos, eso no ocurrió en su caso.
  • Además, si es cierto que tomó un analgésico, esto eleva los niveles de glucosa. Ya vimos que eso no ocurrió.
  • Su saturación de oxígeno (SatO2) está en 92%, por lo que tampoco se puede decir que tuvo insuficiencia respiratoria.

Por último, le dieron oxígeno por 10 minutos y luego lo mandaron a su casa mientras él se quejaba de dolor de cabeza (cefalea). “Es un chiste“, nos dijo nuestra fuente médica.

Encima, el congresista quiso seguir pasando caleta soltando su dato curioso:

Bien ahí con el dato curioso: le metiste mano a una mujer en el Día Mundial de la Diabetes. Foto: Captura / Twitter

Bien ahí con el dato curioso: abusaste de una mujer en el Día Mundial de la Diabetes. Foto: Captura / Twitter

Mamani insiste en que se trató de una descompensación por culpa de su diabetes (al parecer los desmayos se curan metiendo mano), sin embargo en el video tampoco vemos a nadie dándole primeros auxilios, sino pidiéndole que por favor se levante y se retire. ¿Quizás por eso ahora quiere cambiar su versión?

Y esta no es la primera vez

Foto: Captura / Twitter

Básicamente, Mamani miente y un montón. Foto: Captura / Twitter

A comienzos de este año, Lisseth Valenzuela denunció el acoso del congresista cuando ella trabajaba como su asesora. Tras seguir un tratamiento de fertilidad durante tres años, finalmente quedar embarazada y al contárselo a su jefe, fue despedida. ¿Por qué la botó? Él dijo que ella lo acosaba sexualmente y ella salió a contar que era al revés:

Él me hacía insinuaciones (…) pero yo jamás le acepté ninguno de sus ofrecimientos. Yo siempre lo he tratado con afecto pero al poco tiempo noté que sus actitudes no eran la mismas de una persona que quería un amistad conmigo y traté de manejarlo sin faltarle el respeto. Tomé distancia y le conté que tenía pareja.

Y también se defendió diciendo que no sabía que no se puede despedir a una mujer embarazada.

Ya es hora de revisar la inmunidad parlamentaria, ¿no?

Esto tiene que cambiar. Composición: Utero.pe

Esto tiene que cambiar. Composición: Útero.Pe

Hoy en día, un congresista no puede ser detenido tras cometer un delito común (como tocamientos indebidos, por ejemplo) sin autorización del Congreso. Aquí un cuadrito de Contribuyentes por Respeto para aclarar tus dudas:

Foto: Twitter / @contribuyentespe

Foto: Twitter / @contribuyentespe

Nótese que la inmunidad parlamentaria no es la única protección legal que tiene un congresista. Entendemos que quitárselas de plano puede ser contraproducente en el contexto del balance de poderes, ¿pero por qué no revisar y reducir? De acuerdo con el artículo 93 de la Constitución, el Congreso tiene 24 horas para resolver un pedido de levantamiento de inmunidad parlamentaria en caso de flagrancia:

Ahí dice clarito. Foto: Captura

Ahí lo dice clarito. Foto: Captura

Sin embargo, en otros países como España —por poner un ejemplo— se hace una excepción con casos como los de Mamani en los que existe flagrancia y la inmunidad no se aplica. Ya que nuestros congresistas son tan fanáticos de lo eshpañol, ¿no convendría tener algo así para nosotros?

De hecho, ya hay un proyecto de ley

Edgar Ochoa es congresista de Nuevo Perú. Foto: Twitter / Captura

Edgar Ochoa es congresista de Nuevo Perú. Foto: Twitter / Captura

Este es el proyecto de ley presentado por el grupo parlamentario Nuevo Perú el 21 de setiembre de este año:

Y esto es lo que plantea:

  • No aplicar la inmunidad en flagrancia,
  • Eliminar su extensión de un mes tras finalizar el mandato y
  • Permitir la renuncia a la inmunidad.

En estos momentos, la denuncia contra Mamani está en el cuarto despacho de la octava fiscalía provincial penal del Callao (a cargo de la fiscal Jacqueline Pérez), quien ya está realizando las diligencias necesarias. Además, en un comunicado, la Fiscalía de la Nación dice que el congresista será investigado porque “se trata de un delito que no habría sido cometido en el ejercicio de su función parlamentario”.

La pregunta es: ¿realmente podrán hacerlo? Así como está la ley, el Poder Judicial debe solicitar autorización al Congreso para que se levante la inmunidad del congresista. Quizás este lo permita, pero ya conocemos la postura del vocero de la mayoría en el Congreso: ellos no ven flagrancia en este caso.

¿Se hará justicia?

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe