denuncia , ecología , noticias , sociedad Lunes, 12 noviembre 2018

Casi 4 años después del roche de Greenpeace en Nasca, uno de sus ex representantes vuelve al Perú

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe

¿Se acuerdan de esto?

El mensaje fue en inglès porque pensaban que estaban en Perú, Nebraska o ¿qué? Foto: AP

El mensaje fue en inglés porque pensaban que estaban en Perú, Nebraska o ¿qué? Foto: AP

Corrían los últimos días del lejano 2014 cuando un grupo de activistas —veinte en total, provenientes de hasta siete países distintos— viajaron seis horas al sur de Lima acompañados por un fotógrafo de la Associated Press (AP) y un camarógrafo de la agencia Reuters. Eran los primeros días de diciembre y el Perú era la sede de la COP20, una conferencia multinacional sobre el clima que buscaba comprometer a los países a reducir sus emisiones de carbono.

Su destino final: las Líneas de Nasca, un patrimonio mundial. Era de madrugada cuando llegaron al lugar, caminaron varios metros y llegaron al símbolo más accesible: el colibrí. Consigo llevaban letras de tela, mochilas y un drone para registrar la gracia. El resto es historia (y tenemos varios posts al respecto).

Bueno, vamos al punto

Nos hemos enterado que Kumi Naidoo —quien era el representante de GreenPeace cuando estos daños ocurrieron— está volviendo al Perú pero con una nueva chamba. Ahora es la cabeza (secretario general) de Amnistía Internacional y tiene el agrado de invitarte al Foro de los Pueblos, mañana, en el LUM:

¡Kumi vuelve! Foto: Twitter/ Kumi Naidoo

¡Kumi vuelve! Foto: Twitter/ Kumi Naidoo

No queremos ser mala onda, pero la última vez que Kumi estuvo aquí, algunas indignadas personas lo recibieron a huevazos al grito de “GreenPeace, escucha, el pueblo te repudia“, por lo que nos parece difícil que sea tan sencillo voltear la página… pero al gobierno no.

Nada justifica la agresión a Naidoo, pero recordemos que llegó al país cuando la crisis estaba en su peor momento. GreenPeace se negó a entregar los nombres de los responsables. Nos pasearon durante varias semanas pese a que en un comunicado (donde además decían que “esto se ve mal”) aseguraban esto:

“Nos hemos reunido con la ministra de Cultura de Perú y hemos ofrecido una disculpa. Le damos la bienvenida a cualquier investigación independiente de las consecuencias de nuestra actividad. Cooperaremos totalmente con cualquier investigación“.

Cuando finalmente decidieron tirar dedo, nos dieron los nombres de solo 4 personas:

  • Martin Kaiser, responsable de las acciones de Greenpeace en la COP20 (Lima)
  • Isis Wiedemann, jefe de comunicaciones de Greenpeace en la COP20 (Lima)
  • Mauro Fernández, el amigo argentino que sirvió de intérprete en Nasca
  • Wolfgang Sadik, un ciudadano alemán especializado en hacer activisimo invasivo.

De ellos, solo Sadik recibió una sentencia en mayo del año pasado. El veterano alemán se declaró culpable por el daño irreparable a las Líneas de Nasca y recibió una sentencia de 3 años y cuatro meses de prisión suspendida. Fue el único presente en la audiencia y se determinó que si los demás no se presentaban a la siguiente audiencia (julio 2017), serían traídos “de grado fuerza”. En febrero del 2015, el Poder Judicial ya había declarado procedente la extradición de Mauro Fernández, pero esta nunca ocurrió. Hasta donde sabemos, Mauro está tranqui en su casa viendo fútbol:

¿Quizás sea hora de cerrar esto?

Welcome. Imagen: composición

Welcome, Mr. Danger.
Imagen: composición

Los amigos de GreenPeace no fueron los primeros (y duele decirlo, pero tampoco serán los últimos) en dañar las Líneas de Nasca, pero no puede ser que este rochesazo (que fue internacional) tenga un final tan abierto después de casi cuatro años. Quizás Kumi ya no sea la cabeza de la organización, pero lo fue cuando todo esto ocurrió, aunque se haya hecho el locazo al comienzo:

Como el resto de líderes, Naidoo dijo no saber nada. El 8 de diciembre estaba en las Filipinas, entregando cargadores solares a las víctimas de un tifón. Esa mañana, antes de la reacción indignada, su cuenta de Twitter retuiteó la imagen de Nasca a sus seguidores, pero Naidoo dice que él no estaba detrás del tuit, el departamento de comunicaciones de GreenPeace ayudaba a manejar su cuenta.

Pásenle este post a mi paisana y ministra de Cultura, Patricia Balbuena, a ver si se hace una. Quizás no tenga responsabilidad legal, pero hay que ponerle el ojo, no vaya a ser que se vaya a pintarrajear Mateo Salado cuando nadie lo esté viendo.

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe