corrupción , noticias , politica , violencia Jueves, 25 octubre 2018

7 desgracias en Fuerza Popular que están provocando su inminente implosión

Los avances en la investigación sobre los aportes a la campaña presidencial de Keiko Fujimori y la posibilidad de que se dicte prisión preventiva en su contra (si no es ahora, puede ser durante el proceso, porsiaca), el partido más sólido del Perú está sufriendo una imprevista implosión. Su desmembramiento es progresivo pero tan veloz como la venta de los tickets para sus cocteles.

Estos son los siete saltos del barco naranja:

1. Renuncia de Petrozzi

El tenor peruano que promueve la iniciativa “Con mis hijos no te metas” con discursos retóricos en el Congreso, recién se dio cuenta la semana pasada que tenía diferencias “ideológicas” con su bancada.

“Mi conciencia me llama a hacer lo que considero correcto, justo y necesario. No podemos permitir que el país siga en esta situación de polarización y crisis permanente en la que se encuentra”.

Aunque no lo crean, hubo gente que lo felicitó por abandonar el barco cuando este está a punto de hundirse. Pero nosotros preferimos recordar quién es y qué ha hecho Petrozzi como integrante naranja.

Antes de Petrozzi, ya se había ido también Paloma Noceda.

2. Reunión de fujis con Vizcarra

El martes 16 de octubre, el presidente Martín Vizcarra sostuvo una reunión en Palacio con cinco representantes de Fuerza Popular: Juan Carlos Gonzales, Milagros Salazar, Wilmer Aguilar, Miguel Castro y Modesto Figueroa.

La reunión era oficial, o sea, el ingreso de estos parlamentarios se puede ver en el portal de visitas del Estado. Aunque algunos amantes de los secretos, como Jorgito del Castillo, querían verlo todo muy truculento. Pero no les funcionó.

3. Renuncia de voceras

Tres días después de esta reu, tras una solicitud de un bloque de 30 parlamentarios, la bancada naranja acordó tomar una postura menos confrontacional con el gobierno. En esa misma reunión se cuestionó a las voceras Úrsula Letona, Alejandra Aramayo y Karina Beteta, por eso renunciaron a su puesto.

La propia Keiko Fujimori tuvo que salir a confirmar los cambios en su bancada aclarando que las decisiones las tomaban los propios congresistas. Este era un mensaje más para su grupo que para la prensa (ya saben, La Botica). Todo indica que había (hay) una rebelión adentro.

4. Licencia de Salaverry

Pero sus paños fríos no sirvieron de mucho. El gran temor de la todavía lideresa del fujimorismo era que Daniel Salaverry, quien llegó a Fuerza Popular por Joaquín Ramírez, se aparte. El rumor nació en los dominicales Cuarto Poder y Punto Final. Ambos programas difundieron versiones de fuentes que aseguraban que Salaverry estaba evaluando renunciar al partido y a la bancada.

Sin embargo, no renunció, pero solicitó licencia con la excusa de que quería ser “más objetivo”. Como es bien yuca que Joaquín y Keiko se bronqueen (ya tú sá), el propio Salaverry ha salido a decir que su licencia no quiere decir que se esté apartando de Keiko. O sea, más tibio que biberón de bebito.

5. Pedido de paz

Con sus congresistas achoradazos (como lo detallamos en el segundo punto de este post) y con la fiscalía hurgando entre las cuentas millonarias de su agrupación electoral, Keiko salió a dar un mensaje de paz, amor y reconciliación, justo un día antes del inicio de la audiencia de prisión preventiva en su contra. Algo así como cuando estás a punto de morir y pides perdón, bueno eso.

“Lo que quiero dejar totalmente claro es que el camino del a paz y el reencuentro es sin condiciones y voy a impulsarlo con todas mis fuerzas esté donde esté”, aseveró.

Sin embargo, a dos días de su pedido, los integrantes de la Botica han hecho todo lo contrario a la paz.

6. Echada de Rolando

Esto posiblemente sea lo peor que le ha pasado a Keiko en la semana.

Esto posiblemente sea lo peor que le ha pasado a Keiko en la semana.

A pesar de que Keiko quiso transformarse en Gandhi, su suerte ya estaba echada. Rolando Reátegui, uno de los miembros del fujimorismo cuya militancia data desde la década de los noventa, decidió no solo abandonar el barco, sino hundirlo con sus propias manos, o más bien, palabras.

Confirmando todos los rumores que lo apuntaban como colaborador de la justicia para el caso Cocteles, el fujimorista emitió un comunicado ayer en el que aclaraba que su lealtad no está con los dirigentes del partido sino con su familia. Y pidió, además, la salida de Keiko Fujimori de la agrupación.

7. Renuncia de Chlimper

Y ya cuando pensábamos que todo estaba perdido, en plena audiencia por el pedido de prisión preventiva contra Keiko, el fiscal José Domingo Pérez reveló que el exgerente de RPP, Hugo Delgado Nachtingall, declaró a la justicia que José Chlimper, hasta hace unas horas secretario general de Fuerza Popular, le entregó, en el 2011, 210 mil dólares en efectivo durante la campaña fujimorista de ese año.

Horas después, con el floro de “tener la oportunidad de un nuevo comienzo para el partido” se hacía pública la renuncia del todavía director del Banco Central de Reserva del Perú a su cargo en Fuerza Popular.

***

Todo lo que figura en esta lista más terrorífica que pasar Halloween con tus abuelitos, le ha sucedido a Fuerza Popular en menos de una semana. En algunos casos incluso en menos de 24 horas. No sabemos cómo le irá a Keiko en la audiencia por la prisión preventiva, de lo que sí podemos estar seguros es que posiblemente estemos a dos centímetros de enterrar al fujimorismo por segunda vez en nuestra historia y en menos de 20 años.

Mordor. Imagen: Útero.Pe

It’s over. It’s done.
Imagen: Útero.Pe