economía , internacionales , libertades , noticias , politica , sociedad Lunes, 19 febrero 2018

Así es como el prestigioso The Economist le da con palo a PPK por su pobre manejo económico del país

A pocos meses de cumplirse dos años de gobierno ppkausa, el medio más importante del mundo en materia económica, la revista británica The Economist, se acaba de meter un raje maleado sobre los pobres resultados económicos del equipo de PPK.

Esta primera etapa del ppkausismo se ha caracterizado por apagar, uno tras otros, los incendios políticos generados desde varios frentes de oposición, sobre todo desde la ex mayoritaria bancada de Fuerza Popular. Por eso, poco o casi nada se ha hablado de la economía en el país, su desaceleración y sobre los planes prometidos y ahora pospuestos o frustrados.

PPK cae, nosotros también. Imagen: Útero.Pe

PPK cae, nosotros también.
Imagen: Útero.Pe

El artículo de The Economist apunta hacia la poco atendida informalidad de la economía latinoamericana donde quien más pierde es, sin duda, el grueso de la clase trabajadora.

En nuestro país, indica el medio inglés, se optó por una reducción de impuestos para las pequeñas y medianas empresas, medida que no ha surtido efecto y que, por el contrario, el empleo informal en el Perú aumentó en 5,7 puntos porcentuales según un informe de febrero de este año presentado por el INEI, mientras que la población con empleo formal cayó en 2.8%.

“Tales reformas fiscales, que son populares entre los políticos, desalientan el crecimiento de las empresas”.

En Colombia, en cambio, se recortaron los impuestos laborales y se logró que el empleo formal pasara del 44% en el 2013 al 51% el año pasado, en mediciones sobre la fuerza laboral urbana.

El artículo de The Economist culmina con una conclusión fulminante sobre el manejo económico del gobierno de PPK:

Lo que falta es ambición política. Un esfuerzo serio para reducir la informalidad requiere un cambio hacia la protección social universal combinada con leyes laborales flexibles y regulaciones impositivas y comerciales más simples. Eso fue lo que prometió el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski cuando asumió el cargo en Perú en 2016. Formuló un plan audaz. Y luego lo archivó.

¿Qué prometió PPK y hasta ahora no cumple?

¿Te imaginas que todos los trabajadores del mercado de tu barrio tengan un seguro de vejez y acceso a salud? Sería hermoso, ¿no?

¿Te imaginas que todos los trabajadores del mercado de tu barrio tengan un seguro de vejez y acceso a salud? Sería hermoso, ¿no?

En junio del 2016, cuando ya estaba confirmado que Kuczynski sería el próximo presidente del Perú, el diario Gestión elaboró una didáctica lista de las propuestas económicas que el equipo había preparado. Entre ellas se encontraban propuestas para contrarrestar la informalidad económica y por consiguiente incrementar el trabajo formal:

  • “Seguro de desempleo. Aunque el equipo técnico y el propio PPK han asegurado que este seguro de desempleo no remplazará a la CTS, la propuesta sigue siendo controversial. La medida busca proteger a los nuevos trabajadores, para que puedan migrar entre empleos sin correr el riesgo de no contar con ingresos o beneficios”.

O sea, si se trata de flexibilizar las leyes laborales, es decir, que si no te renuevan el contrato o te despiden, tendrías un seguro de desempleo para así no quedarte en el absoluto abandono y lo pierdas todo, como actualmente ocurre en la débil clase media limeña.

  • “Pensiones. El plan de gobierno también plantea una reforma previsional inclusiva, que garantice a los trabajadores una pensión de retiro mínima al finalizar su vida laboral, y que no se conviertan en una carga para sus familiares. Además se propone una reducción gradual en las comisiones hasta converger a estándares internacionales y se abrirá a la competencia la provisión de fondos previsionales obligatorios y voluntarios”.

Esto quiere decir que las AFP cobran un huevo de plata por administrar tus fondos y al final te dan una miseria de pensión cuando te jubilas. La propuesta iba a estandarizar las comisiones de estas empresas para que los trabajadores puedan acceder a una pensión digna. Esto, naturalmente, no se ha hecho realidad y lo más probable es que no se haga pues, aparte del piteo intenso de las AFP, la actual ministra de Economía, Claudia Cooper, es afplover no muestra signos de querer enfrentarse a estas aseguradoras.

La comisión olvidada

Esto es hermoso pero a nadie en el gobierno parece importarle, prefieren levantar discusiones estériles con Nicolás Maduro. Imagen: captura web

Esto es hermoso pero a nadie en el gobierno parece importarle, prefieren continuar en discusiones estériles con Nicolás Maduro.
Imagen: captura web

En enero del 2017, el Ministerio de Economía creó la Comisión de Protección Social, cuyo informe final se presentó en noviembre de ese mismo año. Entre sus propuestas más arriesgadas estaba la desaparición de las AFP. Para ello se crearía un sistema de pensiones de afiliación automática desde los 18 años, de modo que ningún peruano se quede sin pensión previsional para su vejez. Ello implicaría también:

  • “Un subsidio a las contribuciones de los peruanos jóvenes de menores ingresos, de forma que el porcentaje de aporte no les signifique a ellos una carga excesiva al inicio de su etapa laboral”.
  • “Un sistema de contribuciones complementarias (o aparejadas) por parte del Estado a los aportes de ahorro previsional hechos por trabajadores de menores ingresos”.
  • “La facilitación de aportes de ahorro previsional a las cuentas de capitalización individual por vía de facturas de gasto (por ejemplo, facturas de pago por servicios de telefonía celular)”.

Ninguna de las propuestas de la Comisión de Protección Social se ha discutido siquiera. El informe ha sido olvidado tanto como las propuestas con las que PPK nos emocionaba en el 2016. Al mal manejo político le sigue el deficiente manejo económico que ya se siente en los bolsillos de todos los peruanos.

Puedes ver el informe en inglés en este enlace