denuncia , libertades , noticias , politica , sociedad Viernes, 16 febrero 2018

5 puntos para que reniegues con la última obra de Lucho que resume su incapaz gestión

Solo faltan 10 meses para que su mandato culmine y Castañeda al fin inauguró la alameda que pasa sobre el descascarado bypass de 28 de julio. La obra iba a ser inicialmente una pasarela elevada, como lo prometió, pero finalmente terminó siendo un espacio casi igual al anterior. Esto es lo que presentó esta semana.

Un excelente lugar para sentarse a descansar Imagen: Municipalidad de Lima

Un excelente lugar para que te sientes a descansar con los rayos ultravioleta y ultrapeligrosos del sol sobre tu cabeza. Imagen: Municipalidad de Lima

A continuación te compartimos 5 claves para que conozcas la nueva obra que no hace otra cosa que resumir el futuro político de Castañeda.

Así hubiese sido más sincero. Composición: Útero.Pe

Así hubiese sido más sincero. Composición: Útero.Pe

1. El tiempo

Oficialmente la obra fue anunciada en marzo del 2015, es decir, tres meses después de iniciada su gestión. Se demoró un año (mayo del 2016) en empezarla. La acaba de terminar esta semana, 3 años después de anunciada.

Este útero conversó con la arquitecta y urbanista, Mayra Peña, quien nos dijo que no se justificaba la demora para una construcción como la que presentó la Municipalidad. “No (se justifica el tiempo). Independientemente de la estética del espacio, los 3 años que ha tomado construir este espacio es increíble. Más de un año no debería tomar”.

2. ¿Los arbolitos eran para la maqueta nomás?

La Huacachina tiene más árboles que esta nueva alameda. En su proyecto se prometía 8 mil metros cuadrados de áreas verdes. Hoy tiene solo 3 mil. Lo que vemos ahora son unas palmeras sin hojas y que cuando crezcan, tampoco brindarán tanta sombra.

  • “Han quitado los árboles existentes, no hay espacios de sombras, no hay espacios de estar. Es un espacio público ‘no público’ que al final está aislado para el peatón. Lo que veo es que está peor. Las palmeras son una especie que no brinda mucha sombra. Para un espacio público, podría escogerse mejores especies como las que utilizan en la alameda de Pardo o en el borde costero de Miraflores”, dice Peña.

De hecho, la antigua alameda que Lucho destruyó tenía más árboles que esta obra. Así estaba en abril del 2015:

Imagen: Google Maps

Imagen: Google Maps

Imagen: Google Maps

Imagen: Google Maps

3. El césped sintético

Las nuevas palmeras están rodeadas por césped wannabe. No es original. Peña indica que tampoco es común que se use este tipo de material para estas obras. “Seguramente lo que han hecho es colocar césped sintético para ahorrar el agua, pero al lado han construido espacios con grass natural, aunque han puesto estos carteles de ‘No pisar el pasto’, que en realidad va en contra de cualquier concepto de uso de espacio público”.

Imagen: Twitter de Álvaro Portales

Imagen: Twitter de Lima Antigua

Ahhh, y el pasto que sí es natural se ha secado más que la aprobación de Lucho. De cerca no se ve tan verde como en las fotos que presenta el municipio:

4. Los monumentos pintados sin autorización fueron despintadas sin autorización

¿Te acuerdas de las estatuas que la Municipalidad de Lima pintó de amarillo solidario “dorado”?

Imagen: RPP

Imagen: RPP

Esos monumentos fueron intervenidos por los amantes del Patrimonio Histórico sin la aprobación del Ministerio de Cultura (Mincul). La comuna decidió solucionar el rochesazo de una manera práctica: despintando las estatuas pero oootra vez sin la autorización ni la asesoría del Mincul, según informó El Comercio.

Imagen: El Comercio

Como cuanto intentas pegar el jarrón que rompiste en tu jato. Imagen: El Comercio

El chiste le podría costar una multa de 4 millones de soles a la comuna. Adivina de dónde saldría la plata para pagarla. Del bolsillo de Lucho, no.

5. Una placa que resume todo

El alcalde al menos ha tenido un bonito gesto a la hora de estampar su firma en la obra.

Mientras los envidiosos siguen rajando del alcalde chambeador que se demora 3 años en una pasarela, nosotros seguiremos esperando el monorriel. Sí-se-puede.