corrupción , denuncia , libertades , noticias , politica , sociedad Lunes, 29 enero 2018

3 pasos sencillos que explican por qué quieren sacar al fiscal que investiga a Keiko Fujimori

El fiscal José Pérez, encargado de la investigación contra Keiko Fujimori por presuntamente haber lavado dinero en los cócteles profondos para la campaña del 2016, podría ser separado de la investigación. El motivo, más allá de una impertinencia o un error garrafal, es haber hecho públicas unas supuestas declaraciones privadas con el fiscal Alonso Peña.

Lo ocurrido con el procurador Amado Enco, separado del caso Pativilca un día antes de la audiencia, nos recuerda que esta podría no ser una lamentable coincidencia.

Fiscal José Pérez. Foto. Radio Libertad

Fiscal José Pérez. Foto. Radio Libertad

El caso es complicado, por ello lo explicaremos en tres puntos sencillos.

1. Keiko pidió terminar con la investigación

Desde inicios de setiembre del año pasado, el fiscal José Pérez Gómez investiga a Keiko Fujimori y Mark Vitto Villanella por presuntamente lavar dinero para utilizarlo en la campaña presidencial del 2016. El principal objetivo de la fiscalía es investigar los cócteles millonarios en los que, en total, recaudó más de S/ 4 millones. 

En total, con céntimos y todo, Fuerza Popular recaudó S/ 4’383,591.64 en cinco cócteles. Imagen: La República

En total, con céntimos y todo, Fuerza Popular recaudó S/ 4’383,591.64 en cinco cócteles. Imagen: La República

En setiembre del 2017, el fiscal Pérez dispuso investigar a Keiko en el marco de la Ley del Crimen Organizado. Hacerlo permitiría extender el plazo de investigación por hasta 36 meses. A Keiko Fujimori no le agradó nada que esto suceda. El abogado de Fujimori, Edwar García Navarro, afirmó que se estaban excediendo con el plazo legal para investigar los cócteles y pidió que se acaben las indagaciones.

En noviembre del año pasado, la jueza Elizabeth Arias Quispe le otorgó diez días al fiscal Pérez para que defina el caso. En pocas palabras, debido a un pedido de la defensa de Keiko Fujimori, la jueza le dio una última oportunidad al fiscal Pérez para formalizar la investigación o archivar el caso.

Keiko, quien siempre dice estar dispuesta a colaborar con la justicia, pidió acabar con la investigación en su contra.

Pero aquí no termina la historia.

2. Los extraños aportes que terminaron como donaciones

Una vez acabada -o pausada- la cacería fujimorista contra el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, el fiscal Pérez continuó trabajando e investigando. A inicios de diciembre, el Ministerio Público allanó dos locales partidarios del fujimorismo. El objetivo fue buscar evidencia que sustentaran las teorías que tenía la Fiscalía sobre el presunto lavado de activos naranja.

Días después del allanamiento se comprobó lo que se sospechaba: Fuerza Popular habría falseado libros contables para evitar revelar la identidad de los verdaderos donantes del dinero de campaña. La Fiscalía encontró indicios de doble contabilidad, libros contables presuntamente falsificados y manipulación de documentos.

Portátil fujimorista supuestamente espontánea acude al allanamiento a lanzar arengas a favor de Fuerza Popular. Foto: El Comercio

Portátil fujimorista supuestamente espontánea acude al allanamiento a lanzar arengas a favor de Fuerza Popular. Foto: El Comercio

A inicios de este año también hubo novedades en el caso. El 17 de enero, Perú21 publicó un informe sobre extraños descuentos que se realizaron a congresistas fujimoristas que terminaron como aportes para la campaña 2016. En total, el monto de los “aportes” asciende a S/ 100,777.09. ¿Cuál es el problema? Las fechas coinciden, el partido aduce que fue un descuento por planilla a congresistas y excongresistas (cuando esto no está permitido) y algunos de ellos aseguran no haber realizado ningún aporte para la campaña.

Es importante aclarar que cada aporte a la campaña debe tener la firma y los datos del aportante, por eso es individual. Ahí se cae la tesis de que les descontaron por planilla, que cada uno cobró y depositó. Fíjense en los céntimos y los montos iguales durante tres meses consecutivos antes de las elecciones.

El mismo diario informó que estos depósitos habrían motivado el allanamiento de los locales fujimoristas. Las declaraciones (e insultos) de los fujimoristas hacia el fiscal Pérez no se hicieron esperar.

Y es aquí cuando volvemos a los hechos más recientes.

3. De investigador a investigado: Pérez podría ser separado de la acusación contra Keiko

El 18 de enero, la Sala de Apelaciones dejó al voto el pedido para continuar investigando a Keiko Fujimori y a su esposo. Es decir, el fiscal Pérez está haciendo lo que puede para continuar las pesquisas. Una semana después, Pérez declaró a los medios que Fuerza Popular se estaba resistiendo a ser investigado bajo la Ley de Crimen organizado.

El fiscal aseguró que los instrumentos que el partido fujimorista utiliza para su defensa están amparados en la ley. Sin embargo, le quitan tiempo y no le permiten continuar con las investigaciones.

Este reportaje muestra las declaraciones del fiscal Pérez

Y lo peor llega al final. La investigación preliminar en contra del fiscal Pérez ya pasó a la Fiscalía Suprema de Control Interno. A Pérez se le acusa de haber hecho públicas algunas conversaciones que mantuvo con el fiscal Alonso Peña en octubre del año pasado. Aunque esto no es del todo cierto, pues la acusación se basa en una pieza de la investigación del periodista Gustavo Gorriti, quien no recoge para IDL-Reporteros las declaraciones de Pérez sino de personas cercanas a su pensamiento.

“En una primera ocasión, según la versión, Peña Cabrera convocó a Pérez Gómez a su oficina, lo recibió en la antesala, donde estaban unas tres o cuatro personas y le dijo que en Brasil solo podría preguntar sobre Keiko pero no sobre “AG””.

El gran problema de este proceso es que si se le halla culpable será separado de la investigación contra Keiko Fujimori. Y si esto sucediera, solo favorecería a una sola persona. ¿Pérez correrá la misma suerte que el procurador Amado Enco? Llamar “suerte” a una decisión arbitraria presuntamente orquestada no es casual.