corrupción , noticias , politica Jueves, 30 noviembre 2017

ESPECIAL: El detalle detrás de la posibilidad de colaboración eficaz de Jorge Barata

Jorge Barata es el nombre más pronunciado en los últimos días. Algunos quieren que hable, otros quieren que calle. Barata trabajó en Odebrecht Perú por más de una década: conoce al monstruo por dentro. Lo que muchos no saben -o no recuerdan- es que Barata, el aspirante a colaborador eficaz, ya habló anteriormente. Debido a sus declaraciones, coincidentes con las de Marcelo Odebrecht, Ollanta Humala se encuentra en prisión y Alejandro Toledo es prófugo de la justicia. 

Uno en prisión preventiva, el otro intenta salvarse de prisión. Foto: RPP

Uno en prisión preventiva, el otro intenta salvarse de prisión. Foto: RPP

Gracias a Barata, Susana Villarán se encuentra con impedimento de salida del país. Gracias a él también cayeron numerosos funcionarios de rango medio del gobierno aprista. Pero todavía falta mucho por hablar. Por este motivo, la Fiscalía ha permitido que se convierta en colaborador eficaz y Barata se encuentra en proceso de hacerlo. Pero, ¿dirá todo lo que sabe de Keiko Fujimori y Alan García? Repasemos su papel en Lava Jato Perú. Revisemos qué ha sucedido desde el día que decidió colaborar con la justicia. Hay algunos detalles que han pasado inadvertidos que, en su debido momento, se volverán cruciales para la historia. ¿Hablar o no hablar? He ahí el dilema.

Parte I: Contarlo casi todo

 

Diciembre 2016: Confesiones desde Brasil

El 12 de diciembre del 2016, Marcelo Odebrecht y otros 76 directivos de la constructora brasileña decidieron firmar el papel más importante y devastador de todos: la delación premiada. En cinco días, todos los funcionarios de alto cargo de Odebrecht contaron casi todo lo que sabían sobre sobornos y coimas entregadas a políticos y ejecutivos importantes en todos los países donde opera la empresa.

C

Jorge Barata, hombre de confianza de Marcelo Odebrecht.

Ese mismo día, Jorge Barata, quien fuera el hombre más importante de Odebrecht en el Perú, también se animó a ser un aspirante a colaborador eficaz. El turno de los fiscales peruanos para la interrogación llegó en enero. Antes de hablar, Barata dejó muy en claro cuáles serían las reglas del juego: si los fiscales peruanos aceptaban no investigarlo ni procesarlo por ningún motivo, él hablaría. Una vez firmado el acuerdo de inmunidad, Barata empezó a contarlo casi todo.

Febrero 2017: Cabezas rodantes

En febrero empezamos a conocer algunos fragmentos de las delaciones. Gracias a distintos medios de comunicación supimos que Barata confesó haber sobornado a Alejandro Toledo con US$ 20 millones y haber entregado US$ 3 millones a la campaña de Ollanta Humala y Nadine Heredia a mediados del 2010. También nos enteramos por primera vez que las empresas socias de Odebrecht, como Graña y Montero, también habían participado en los sobornos.

En el Perú, a mediados de febrero, también ocurría un hecho muy relevante para esta historia: el presidente Kuczynski firmó el Decreto de Urgencia 003. En pocas palabras, este DU busca que las empresas sentenciadas por casos de corrupción vendan sus propiedades y/o concesiones para que paguen la reparación civil al Estado y luego se vayan del país. Según la definición del Ministerio de Justicia, el DU busca “impedir que el dinero producto de prácticas corruptas cometidas por empresas  salga del Perú y garantizar la continuidad de proyectos y obra de inversión a favor del país”. Más adelante explicaremos el por qué de la relevancia de este decreto.

Parte II: Truco o trato

Abril 2017: Promesas incumplidas

Aquí es cuando comienzan los problemas. Barata había aceptado a colaborar con la justicia peruana con la única condición de no ser investigado ni procesado, pero la Fiscalía peruana le abrió una indagación preliminar por lavado de activos por dos cuentas de banco con US$ 13 millones a su nombre.

La UIF peruana fue quien detectó las cuentas y el fiscal Germán Juárez Atoche abrió el proceso inmediatamente. La Fiscalía justificó el hecho argumentando que el acuerdo de inmunidad firmado en enero solo comprendía la admisión de culpabilidad por corrupción. Barata se quejó inmediatamente.

Si no hay trato no hay delación.

Si no hay trato no hay delación.

En mayo, Marcelo Odebrecht solicitó el mismo acuerdo de inmunidad de Barata y fue interrogado por fiscales peruanos. Desde entonces, Keiko Fujimori, Mercedez Aráoz y todos los candidatos presidenciales del 2011 empezaron a tener pesadillas. Odebrecht aseguró haber colaborado con las campañas de todos.

Julio 2017: Adiós, Barata

Tres meses después de la pesquisa preliminar y de la queja de Barata, la Procuraduría General de Brasil le dio la razón. Desde entonces, Barata no colaboró con ninguna investigación peruana por incumplir con el acuerdo de inmunidad.

A mediados de julio, Gustavo Gorriti publicó una columna en Caretas advirtiendo que la Fiscalía solo había utilizado la información de Humala obtenida en mayo en el interrogatorio a Marcelo Odebrecht. Por esos días también explotó el escándalo de las procuradoras Julia Príncipe y Katherine Ampuero.

¿Por qué es importante recordar este escándalo? Las procuradoras fueron despedidas ya que Ampuero se negó a cumplir con lo establecido por el Decreto de Urgencia 003. En resumen, Odebrecht debía vender el proyecto Olmos para poder pagarle la reparación civil al Estado pero Ampuero prefirió pedirle a un juez tutelar que paralice la venta. La entonces ministra de Justicia, Marisol Pérez Tello, fue citada por el Congreso debido a este incidente.

Parte III: Silencio naranja

Octubre 2017: Un decreto más severo

A inicios de octubre, el Congreso endureció el Decreto de Urgencia 003 y lo extendió a las socias de Odebrecht. Con mayoría de votos fujimoristas, el Congreso aprobó el proyecto de Ley 1414, presentado por Karina Beteta, y duplicó la vigencia del decreto. Con esto se suspendieron las transferencias al exterior de las utilidades las obras concesionadas o contratadas y se agregaron nuevas modificaciones. En resumen, el DU se vuelve mucho más severo con Odebrecht y todas las empresas socias. 

Por aquellos días, el presidente Kuczynski declaró para una radio sobre el proyecto de Ley fujimorista y aseguró que había que andar con cuidado. “La tenemos que estudiar, no he visto todavía la ley, hay que andar con cuidado porque hasta que uno esté sentenciado es presumido inocente”.

 

Noviembre 2017: Marcelo, el enojado

Gracias a IDL-Reporteros, sabemos que las nuevas delaciones de Marcelo Odebrecht involucraron aun más a Keiko Fujimori y a Alan García. Pero hay un detalle poco observado en el informe de Gustavo Gorriti. Al inicio de la publicación Acta no autorizada, Gorriti señala que el interrogatorio estuvo a punto de abortar. ¿El motivo? Odebrecht estaba enojado.

Marcelo estaba descontento por el trato que la justicia peruana le estaba dando a Odebrecht. Esto es lo que señala IDL: “Odebrecht se quejó de que pese a que su ex empresa colabora ahora con la justicia en el Perú, se la ataca solo a ella”. El Decreto de Urgencia 006, sumado a otras iniciativas parlamentarias, ocasionó que Odebrecht se enoje a tal punto de querer abortar un interrogatorio fiscal.

Cada paso cuenta.

Fiscales peruanos analizando el siguiente paso. Cada uno cuenta.

Pero la noticia más importante de este mes la protagoniza Jorge Barata. En la audiencia sobre su situación legal, llevada a cabo el 28 de noviembre, se le excluye del proceso por colusión y se levantan las medidas cautelares en su contra para que pueda convertirse en colaborador eficaz. En esta audiencia ocurrieron muchas incidencias: el juez Carhuancho le pidió a la Procudaduría que explique por qué se oponía a que se le considere como colaborador a Barata. La respuesta no fue clara en absoluto. 

A pesar de la poca capacidad de argumentación, la Procuraduría insistió y anunció que apelarán a la exclusión de Barata. Emitieron un comunicado aclarando que no se oponían a la colaboración de Barata pero, según ellos, la medida del juez Carhuancho “dificultaba innecesariamente el pago de la reparación civil”. Días después desistieron y retiraron la apelación.

Y es aquí cuando nos hacemos algunas preguntas

El fujimorismo, el más interesado en la lucha contra la corrupción, el mismo que ha denunciado al Fiscal de la Nación y al Tribunal Constitucional, parece estar más interesado en perseguir la reparación civil de Jorge Barata que permitirle que se convierta en colaborador eficaz.

Yeni Vilcatoma, congresista retirada del fujimorismo pero que suele trabajar en sintonía con el partido, publicó en su cuenta de Twitter estar en contra de la medida tomada a favor de la colaboración de Jorge Barata. La congresista califica de “Barata Lover” a cualquiera que argumente en contra de su posición.

Pero eso no es todo. Ante el anuncio oficial de los fiscales del Ministerio Público de ampliar la investigación preparatoria contra las empresas socias de Odebrecht, Fueza Popular arremetió en contra de la Fiscalía con el argumento de hacerlo “muy tarde”. Tanto Pablo Sánchez como Hamilton Castro ya habían confirmado la existencia de estas investigaciones pero el fujimorismo parece decidido en continuar con su negacionismo y perseguir al Fiscal de la Nación.

Miguel Torres asegura que es una prueba de lo necesario que es el control político fujimorista

Daniel Salaverry también se unió al reclamo naranja

Héctor Becerril también

Úrsula Letona con el mismo discurso

Y Milagros Salazar también

Para que Barata se vuelva a convertir en colaborador eficaz, es probable que vuelva a solicitar un acuerdo de inmunidad. Pero también solicitará, como señala David Rivera, que no se ahogue financieramente a Odebrecht. Tanto el Congreso como el Gobierno tendrán que volver a repasar -y modificar- la severidad y el alcance del Decreto de Urgencia 003. Esto implica negociar con Odebrecht. Las delaciones de Odebrecht y Barata siempre llegan a cambio de acuerdos de inmunidad y facilidades para la empresa.

¿Será posible que el Congreso, con mayoría parlamentaria fujimorista, acepte los requerimientos de Odebrecht con tal de conseguir las delaciones de Barata?

¿El fujimorismo comprenderá que es más importante conocer la ruta de las coimas en lugar de perseguir reparaciones civiles?

¿Fuerza Popular realmente busca saber la verdad?