denuncia , discriminación , libertades , noticias , periodismo , politica , redes sociales , sociedad , violencia Miércoles, 18 octubre 2017

Algunos puntos para aclarar el chongazo tras las ofensas de la China Tudela contra congresistas fujimoristas

Esta semana ha estado más movida que gelatina del menú de la tía poison. Desde anoche, en redes sociales se están sacando los ojos por la agresión que desde la columna satírica de “La china Tudela” se cometió contra algunas congresistas fujimoristas, en especial con Cecilia Chacón.

Por un lado están los defensores de Rafo León, el autor de la columna, por otro los que defienden a Cecilia Chacón, por otro los que defienden la libertad de expresión y están en contra de las agresiones a mujeres y por ooootro (toma aire) los que creen en la libertad de expresión, afirman que la columna sí agrede, que defienden a Chacón pero que le piden consecuencia con su defensa ante tanto machismo. O sea más o menos así.

Sabiduría cósmica. Imagen: alguien con mucho tiempo libre

Sabiduría cósmica.
Imagen: alguien con mucho tiempo libre

Como ya enloquecimos, vamos a ir por partes para entender todo el chongazo que se ha armado. 

1. China, no me cuentes

Todo empezó con la columna de la China Tudela titulada “Desde el baño de damas“. El personaje creado por el periodista Rafo León hablaba acerca de cómo se estaban preparando las congresistas para la misa del Papa Francisco. Se burló del físico de todas ellas y sobre Cecilia Chacón dijo lo siguiente:

La Chacóncha, que es buenísima, al escucharla, desde el privado donde hacía “del cuerpo”, chilló: “Lucecita, mejor cámbiate de costurera porque vas a gastar tu plata por gusto… juajuajajuajua!” Ya después cuando salió del WC, la enrulada congresista contó que ella iba a ir de negro también pero con falda de tajo por si algún purpurado arreola se animaba. La verdad que esto último no lo entendí, cumplo simplemente con consignarlo. Lo que sí, también comentó que se iba a poner sombrero, “con ese velito sobre los ojos, como las putas francesas”, porque le parecía el no va más de la elegancia sobre todo combinado con su collar de tres vueltas de perlas imitación Mikimoto que son igualitas. ¿A qué? Nunca lo definió”.

No es la primera vez que Rafo León lanza ofensas contra las mujeres del fujimorismo a través de la China Tudela. Por supuesto, esta reciente columna provocó reacciones. Entre ellas, la de nuestro amigo, el abogado Andrés Calderón, y la que escribió también en El Comercio, la propia agredida, Cecilia Chacón.

2. El disfraz de la sátira

Este es un párrafo de la columna de Chacón, en el que hace un breve recuento de todas las veces en que La china Tudela insultó no solo a fujimoristas sino a otras mujeres.

“Van algunos ejemplos del discurso de odio de Rafo/China: “esas reporteritas de codo puntiagudo y marcado bozo”; “pensé que se trataba de alguna nueva propuesta feminista, las putas al poder: meretriz y cracia”; “esas chicas que descienden de una cultura sin escritura”, “directora de UGEL igualita a lo que la Bartra será en unos años, y rogarle o regalarle una gallina para que no te mande a trabajar con cien indiecitos”; “las madres de la patria hacen pichi, pupú y algunas hasta se lavan las manos”; “una tal Anaculo, que creo que es iqueña”; “la Losada (que aún vive y con su cabellera de bataclana en día libre)”; “Porcina ojo jalado” y más”.

Acto seguido, hace un llamado a todas las mujeres de todas las vertientes ideológicas a repudiar este tipo de herramientas aprovechadas para insultar a mujeres.

“Invoco a las mujeres de todas las vertientes ideológicas a pronunciarse contra este tipo de “sátira política” que enraíza el machismo, la misoginia y la violencia”.

3. La sanción para Rafo

Composición: Útero.Pe

Composición: Útero.Pe

Hasta este punto está clarísimo que nos debemos solidarizar con la congresista.

  • ¿La china Tudela, si bien es un personaje ficticio, está insultando a su antojo a las mujeres? Sí.
  • ¿Debemos solidarizarnos con Cecilia? Por supuesto que sí. Y con todas las afectadas.
  • ¿Rafo León debe ser procesado penalmente por esto? ¿La columna debe desaparecer? Como diría PPK: No. No. No. No. Nooo.

En este caso ya estamos tocando la delicada fibra de la libertad de expresión. A simple vista, la china Tudela, aunque nació para burlarse de sí misma y de aquellos déspotas con mucho dinero, hace meses viene insultando a distintos personajes femeninos de la política que no son del agrado del autor de la columna. Sin embargo:

  • No es facultad ni de los lectores, ni de las afectadas, ni mucho menos de los congresistas fujimoristas, desaparecer a la china Tudela.
  • Podemos alzar nuestra voz de protesta señalándola con nuestra crítica.
  • Podemos darle una sanción moral y social.
  • Lo que no está en nuestras manos es desaparecerla, de eso deben encargarse los editores de la revista Caretas.
  • Tampoco podemos denunciar penalmente una sátira porque sentará un peligroso precedente para que aquellos que tienen el poder empiecen a penalizar todo aquello que les incomoda o les ofende sin más asidero que sus propias subjetividades.

¿Entonces Cecilia Chacón será nuestra feminista símbolo?

Cuando hablamos de feminismo, hablamos de igualdad entre hombres y mujeres. La igualdad incluye el respeto, las oportunidades, etc. Así las cosas, y si bien nos solidarizamos con Cecilia y con todas las afectadas por la China Tudela, también debemos recordar y, más bien, hacerle recordar a la congresista y a todos sus compañeros de banKada, que la defensa de las mujeres se realiza desde todos los bandos ideológicos y contra todos los agresores.  O sea, se trata de una lucha transversal.

Vamos a enumerar algunos casos en los que es necesario alzar la voz para defender los derechos de las mujeres:

  • Si vamos a defender a las mujeres, Cecilia Chacón marcaría un antes y un después si interfiere para que su esposo, Jacques Rodrich deje de financiar, a través de Farenet, al conductor de radio y televisión que más violencia hacia las mujeres ha propalado en sus programas. O sea, a Phillip Butters.

 

Cecilia Chacón saliendo de un almuerzo con Butters en La Picantería, Surquillo. Foto: Útero.Pe

Cecilia Chacón saliendo de un almuerzo con Butters en La Picantería, Surquillo, en mayo del año pasado.
Foto: Útero.Pe

Cecilia Chacón invocó a todas las mujeres para que se pronuncien contra la sátira política que profundiza el machismo, la misoginia y la violencia. Y todos estamos de acuerdo con eso. Nosotros la invocamos a ella y a su partido a cumplir con los puntos anteriormente expuestos (aunque nos hayamos quedado cortos, porsiaca). No importa si eres naranja, roja, verde, amarilla o morada. La lucha contra la violencia hacia las mujeres supera los tintes políticos. Seamos consecuentes, entonces.