noticias Viernes, 27 marzo 2015

DINI: The Toledo & García Years (todo lo que debes saber sobre el rastreo antes de Humala)

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe
Tres presidentes conjugando el verbo "espiar". Foto: Peru21

Tres presidentes conjugando el verbo “espiar”. Foto: Peru21

Han pasado muchas semanas desde nuestro primer post sobre el reglaje que destapó Américo Zambrano en Correo Semanal. El espionaje sistemático de la DINI (Dirección Nacional de Inteligencia) ha sido desenterrado poco a poco para lograr mayor precisión y –como te contamos en este útero luego de la última lista aparecida- quedó confirmado que este espionaje viene desde mucho tiempo atrás.

Realmente buen tiempo atrás.

Y los rastreados han sido casi casi todos

Porque Humala no inventó el espionaje, a él también le cayó. Foto: El Comercio

Porque Humala no inventó el espionaje, a él también le cayó. Foto: El Comercio

Tan maleado ha sido este espionaje que incluso Guillermo Enrique Obando Arbulú, quien en estos momentos se desempeña como secretario técnico de la Comisión Reorganizadora de Alto Nivel de la DINI también apareció en la reciente lista de la SUNARP. Más claro aún en caso esto no te parezca, además de anecdótico, demasiado absurdo: el más más que quiere arreglar todo este desastre también tiene su file porque le hicieron hasta tres búsquedas en el 2012, mientras Juan Jiménez Mayor era jefe del Gabinete.

Bueno, sí, también fue en la época de Humala, pero justamente por eso debes la lo que ayer El Comercio publicó: la lista ampliada con nuevos nombres y donde hay de todo. Congresistas fujimoristas, congresistas apristas, congresistas de otras bancadas menores. También hay autoridades regionales, los relacionados a la revocatoria contra Susana Villarán y más periodistas que antes. Y también estas tres familias: los Fujimori, los Humala (incluidos los Heredia) y los Toledo.

Por lo tanto: el que no ha espiado que tire la primera piedra.

¿Se acuerdan que esta mechita ocurrió hace unos días?

La batalla de premieres ocurrió porque, como reportamos, fue mientras Oscar Valdés estaba sentado en la PCM que se realizó la mayor cantidad de búsquedas: 7402. Además es el más fan de sus servicios porque hasta ahora sigue defendiendo su existencia en beneficio de “la seguridad del País”. Aparentemente medio Perú es un peligro para sí mismo. En fin.

Pero como ya viene quedando claro en este post, Valdés no fue el primero ni el último en hacerlo. Como escribe Patricia Hoyos en La República, tanto Alejandro Toledo como Alan García también acumularon papeles de “adversarios”:

Un nuevo reporte de la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos (Sunarp) devela que entre los años 2005 y 2010 se realizaron un total de cien mil búsquedas de propiedades y vehículos por agentes del servicio de inteligencia y que demandó un costo al Estado por casi 190 mil soles.

El acceso les fue permitido mediante un convenio firmado entre el entonces Consejo Nacional de Inteligencia (ahora DINI) y la Sunarp en el 2003, y que fue renovado en el 2005 y posteriormente en el 2010.

Ojo con los años: Toledo ya estaba en el poder cuando se le dio esta facilidad recontra abusada por la DINI para que las búsquedas no les cueste ni un sol.

Las búsquedas de García (vía La República)

Las búsquedas de García (vía La República)

Esto justamente nos hizo recordar un evento que rescatamos de nuestro archivo uterino: el file de Augusto Alvarez Rodrich. Esto escribió el que era en ese momento el director de Perú21:

él (Del Castillo) se ha encargado en estos días de hacerme un ‘file’ de 51 páginas con el resumen de mi participación en la administración pública, en el que aparecen nombramientos, contratos, bibliografía, etc., el cual se distribuyó, en la reunión realizada en la Presidencia del Consejo de Ministros, a los congresistas de su bancada con el fin de tenerlo a la mano como estrategia de destrucción durante su presentación ante el Congreso por el caso Pandolfi. (…)

Lo más curioso de todo es que el contenido de dicho ‘file’ apareció la semana pasada publicado en varias páginas injuriosas de un diario de escasa circulación con el fin de desprestigiarme, del mismo modo como pretendieron hacerlo hace poco con el congresista Carlos Bruce, y como Mercedes Cabanillas alertó recientemente que iban a hacer con ella. (…)

¿Por qué un Gobierno ataca a un periodista? Para asustarlo y, de ese modo, callarlo; para desviar su foco de atención periodístico desde los políticos hacia uno mismo; y para desprestigiarlo ante el público, haciéndolo poco creíble o confiable.

¿Un file lleno de información que fue llevado a medios de comunicación? Suena a exactamente la misma situación que nos trajo aquí, excepto que Correo Semanal optó por denunciar el espionaje en vez de aprovecharse de él. No hay nada nuevo bajo el sol y este problema del espionaje va más profundo de lo que se pensaba.

Seguiremos informando.

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe