discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad Lunes, 11 agosto 2014

Aliados gringos de Julio Rosas quieren prohibir la homosexualidad en el mundo. Perú es su punto de partida.

¿Recuerdan cuando el año pasado el Congreso condecoró  a dos religiosos homofóbicos estadounidenses? ¿Y recuerdan también que estos eventos en contra de la unión civil gay y el aborto fueron organizados por el congresista evangélico Julio Rosas?

Julio Rosas y Staver, amigos y aliados. Captura de video.

Julio Rosas condecora a Matthew Staver. Captura de video.

Ese  señor que fue condecorado por el Congreso se llama  Matthew Staver y es uno de los evangélicos que ha escogido a Perú como su tierra prometida para eliminar la agenda pro gay. El próximo año, nuestro país será sede de la capacitación a pastores evangélicos para que sepan cómo llevar una campaña política antigay. La noticia ya es de conocimiento mundial, un informe de Reuters dice lo siguiente:

Staver quiere que el nuevo grupo de Estados Unidos y América Latina se expanda en el Caribe, impulsar las operaciones en México y capacitar a pastores en toda América Latina, comenzando en Perú en 2015, sobre la forma de llevar a cabo las campañas políticas. 

Pero Matthew Staver no está solo, cuenta con el apoyo de Samuel Rodríguez «el más influyente líder evangélico hispano de Estados Unidos». Ambos presiden un nuevo grupo integrado por la National Hispanic Christian Leadership Conference y la Confraternidad Evangélica Latina, conocido ahora como NHCLC/CONELA. Esta es una red de pastores conservadores en América Latina que buscan participar activamente en la política para no dejar que ocurra lo que pasó en EE.UU con Obama respecto al matrimonio gay. Ni lo que ha pasado en Uruguay, Argentina o México, donde fue legalizado.

Samuel Rodríguez, líder de la cruzada y quien "vive para construir el Reino de Dios". Foto: NHCCL.org

Samuel Rodríguez, líder de la cruzada y quien «vive para construir el Reino de Dios». Foto: NHCCL.org

El hecho que Perú sea el punto de inicio de esta «cruzada» se la debemos al congresista Julio Rosas. Su oposición al proyecto de Unión Civil no pasó desapercibido para los gringos evangélicos. Staver y Rodríguez saben que tienen un aliado en el Perú y en el propio Congreso.

Muchos gobiernos izquierdistas en América Latina no serán fácilmente persuadidos por los conservadores apoyados por Estados Unidos (…) Pero la alianza de evangélicos estadounidenses y latinoamericanos ha tenido algo de éxito en Perú, donde un legislador conservador que tiene un cargo en el NHCLC/CONELA ha bloqueado un proyecto de ley en el Congreso que permitiría las uniones civiles entre homosexuales.

 

"Sí se pudo contra la aberración". Foto: Perú21

«Sí se pudo contra la aberración». Foto: Perú21

El objetivo final de estos líderes evangélicos es  acabar con el activismo gay y  prohibir la homosexualidad tal como lo hicieron en Uganda. Según ellos, este es el mejor momento para hacerlo pues el número de evangélicos en la región ha experimentado un crecimiento considerable. Avisados estamos, al igual que en épocas de la Conquista, se pretende empezar por Perú y a partir de ahí extender la política antigay.

¿Y el Estado laico? Ay, siguió muriendo.

Secured By miniOrange