discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad Lunes, 26 mayo 2014

Las secretas alianzas políticas de la Unión Civil

La discusión del proyecto de la Unión Civil ha tocado las fibras más sensibles de los partidos políticos hasta casi quebrarlos. El tema es tan sensible que las bancadas han dejado en libertad a sus congresistas, que han formado insólitas alianzas político-religiosas. Al final, las noticias no son buenas: lo más probable es que el proyecto de la unión civil, como tal, no sea aprobado.

El millón de firmas no le sumó ningún voto en el Congreso a Julio Rosas

El millón de firmas no le sumó ningún voto en el Congreso a Julio Rosas

La mejor jugada de los opositores a la unión civil fue apoyarla. Existe en el Congreso, claramente, una oposición radical al proyecto, encabezada por el evangélico Julio Rosas y el almirante en retiro Carlos Tubino, ambos del fujimorismo. Pero esta no es la oposición que va a ganarle la partida a Bruce.

En medio del ruido y la furia desatadas por el proyecto de Bruce, se ha llegado a creer que el suyo es el único que espera ser discutido y aprobado. Lo cierto es que son cuatro las iniciativas que pretenden introducir algunos cambios en los derechos de los homosexuales.

Hasta el momento, la Comisión de Justicia del Congreso ha recibido dos proyectos distintos de Carlos Bruce, de Concertación Parlamentaria; uno de Julio Rosas, y otro de Martha Chávez, también de Fuerza Popular. A excepción del proyecto de la Unión Civil, los otros tres se enfocan en el tema patrimonial más que en el reconocimiento de los derechos de las parejas homosexuales como tales.

–Esa unión civil no solamente debe aplicarse a quienes tienen una relación de pareja con contenido sexual –dijo Chávez cuando presentó su proyecto el año pasado–, sino a otras relaciones solidarias entre hermanos, entre amigos, que no supone una relación de pareja pero sí una de solidaridad o apoyo mutuo.

De esta manera, su proyecto le quitaba la carga –que sí tiene el proyecto de Bruce– de reconocimiento de derechos a la comunidad LGTB. Y, aunque parezca difícil de creer, para la mayoría de congresistas, en este tema, el nombre del consenso es Martha Chávez.

 

Sociedad Solidaria YA

Martha Chávez y su proyecto representan el consenso

El nombre del consenso es Martha Chávez

El proyecto de Chávez plantea la “sociedad solidaria”: el acuerdo voluntario entre dos personas mayores de edad que hacen vida común “con el objeto de asistirse, apoyarse y que origina derechos patrimoniales”.

Esta iniciativa no altera el estado civil ni la relación de parentesco entre sus firmantes. Esta es la principal diferencia del proyecto de Carlos Bruce, en el que los integrantes de la pareja se convierten en familiares de primer grado y que debería generar un quinto estado civil (además de soltero, casado, viudo o divorciado) que aún no está definido.

La indefinición de ese potencial quinto estado civil es lo que inquieta a muchos congresistas, que han visto una tabla de salvación en la propuesta de Martha Chávez, cuya afiliación al grupo ultraconservador católico Opus Dei no es un secreto.

–Este ha sido el único caso en el que, después de varias horas de discusión interna, se decidió que la votación iba a ser a conciencia –señala una fuente al interior del fujimorismo–. A pesar de eso, Keiko está a favor.

Kenji Fujimori apoya abiertamente la Unión Civil

Kenji Fujimori apoya abiertamente la Unión Civil

Dentro de la misma bancada, el mismo Kenji ha apoyado abiertamente el proyecto de la Unión Civil de Bruce. Junto a él, varios otros fujimoristas, como Rolando Reátegui, se han manifestado en repetidas ocasiones a favor de este proyecto. Sin embargo, las dos principales ofensivas legislativas contra la Unión Civil –el directo de Rosas y el sibilino de Chávez– han venido de su bancada.

–No es un tema ideológico –explica un fujimorista–. No es que la izquierda apoye y la derecha, no. Es un tema muy personal y de convicción .

Si bien la mayoría de los fujimoristas está a favor de la Unión Civil, todo hace indicar que su estrategia será apoyar un consenso: la elaboración de un pu nto medio entre el proyecto de Carlos Bruce y el de Martha Chávez.

Pocos escaños más allá, la situación del pastor Rosas es muy distinta.

 

Pastor de otro rebaño

Conferencia de prensa de Julio Rosas y Miguel Del Castillo contra la Unión Civil

Conferencia de prensa de Julio Rosas y Miguel Del Castillo contra la Unión Civil

El congresista y pastor Julio Rosas pertenece a la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera, uno de los grupos evangélicos más conservadores. Según su propuesta de Atención Mutua, dos personas pueden firmar este contrato “con la finalidad de establecer y reconocer derechos patrimoniales, sean estos de carácter pensionario o hereditario y otros”.

Los firmantes de la atención mutua solamente podrán acceder a derechos sucesorios y pensionarios tras dos años de celebrada la atención mutua.

En sus numerosas apariciones en los medios de comunicación, el pastor Rosas, más que defender su proyecto de ley, se ha opuesto a la iniciativa de Carlos Bruce.

Incluso, en estas últimas semanas, presentó un millón de firmas en contra de la Unión Civil, y luego, apareció en conferencia junto al “dirigente de la juventud aprista”, Miguel del Castillo, hijo de Jorge. Esto le dio la errónea idea, a algunos de que el fujimorismo y el APRA se resquebrajaban por culpa de la Unión Civil.

Sin embargo, la dirigencia aprista emitió un comunicado casi de inmediato, señalando que no había ningún cisma al interior del partido. Miguel del Castillo, dijeron apristas consultados para este informe, no es ni dirigente ni joven. La jugada salió chueca: el partido se reafirmó en su apoyo a la Unión Civil y los amigos de Rosas no ganaron ningún voto en el Congreso.

– Las cosas están claritas –explica un congresista–. La mayoría va a votar a favor de la Unión Civil o del proyecto de Martha.

Los únicos que votarían a favor de Rosas serían Carlos Tubino, María Cordero, Jesús Hurtado y él mismo. Todos del fujimorismo. Tanto Cordero –recordada por sus visitas a medianoche a Alberto Fujimori en la sede de la DINOES– como Jesús Hurtado pertenecen a grupos evangélicos.

De hecho, Miguel del Castillo también está vinculado a una iglesia evangélica. Así ocurrió su acercamiento con Rosas pero no sólo el suyo, sino también el de su padre.

 

Vuelven los revocadores

Jorge Del Castillo también participó en un evento con Rosas en contra de la Unión Civil

Jorge Del Castillo también participó en un evento con Rosas en contra de la Unión Civil

Jorge del Castillo fue expositor en un evento organizado en contra de la Unión Civil, al lado de su hijo Miguel y de Christian Rosas –hijo de Julio Rosas y orgulloso egresado de la universidad estadounidense Regent, “uno de los centros académicos más importantes del país para el pensamiento y la acción cristiana”–.

Pero no han sido los evangélicos amigos de Rosas con los únicos que Jorge Del Castillo se ha reunido. En varias oportunidades se le ha visto al lado del pastor José Linares, el recordado revocador de Susana Villarán y, ahora, uno de los principales activistas anti-LGTB.

–Yo soy bien católico y no tengo que ver con los evangélicos –aclara, consultado, Jorge del Castillo–. Me he reunido con Linares, con el padre Garatea, con todos. No hay por qué hacer fetichismo.

Agradecimiento del pastor Linares a Jorge Del Castillo.

Agradecimiento del pastor Linares a Jorge Del Castillo.

Sin embargo, en su Facebook, el pastor Linares evidencia un gran agradecimiento al dirigente aprista en un texto titulado: “Jorge del Castillo es el hombre”.

“No debemos ser tampoco mezquinos, Jorge del Castillo fue el congresista que en el año 2010 se fajó junto a nosotros para que la pretendida predictamen Crímenes de Odio sea archivada del Congreso de la República de entonces” – escribe el pastor Linares.

Efectivamente, durante el gobierno aprista no se pudo aprobar el proyecto de ley que penalizaba los crímenes de odio contra los homosexuales.

–Yo estoy a favor de la unión pa-tri-mo-nial, no matrimonial. Solo pido respeto a las opiniones, libertad de pensamiento –dice Jorge Del Castillo.

Pero esta no ha sido la única conexión insólita de los grupos evangélicos revocadores anti-LGTB.

Las peculiares amistades pepecistas

Ex enemigos. Raúl Castro y los hermanos Linares.

Ex enemigos. Raúl Castro y los hermanos Linares.

A pesar de su nombre, el Partido Popular Cristiano es más católico que cristiano. Sin embargo, sus militantes también han establecido vínculos con el Pastor Linares, que hasta hace unos meses pretendía revocar a sus regidores. Nuevamente, el punto de acercamiento fue la Unión Civil.

A la izquierda, Carlos Polo; al centro, Raúl Castro; y a la derecha el pastor Linares.

A la izquierda, Carlos Polo; al centro, Raúl Castro; y a la derecha el pastor Linares.

Hace unas semanas Raúl Castro, presidente del PPC, y Rafael Santos, alcalde de Pueblo Libre y frustrado candidato municipal por el mismo partido, participaron de la “Reunión Extraordinaria Contra el Proyecto de Unión Civil Gay”. Esta no era la primera vez que se reunían. Ya el año pasado se había producido un encuentro entre Castro, el pastor Linares y Carlos Polo –señalado como lobbista de la facción ultraconservadora de las universidades católicas en el tema de la nueva ley universitaria.

Rafael Santos con Raúl Vásquez, candidato a la alcaldía de Lima por el FREPAP

Rafael Santos con Raúl Vásquez, candidato a la alcaldía de Lima por el FREPAP

Por su parte, Rafael Santos había hecho migas con Raúl Vásquez, candidato a la alcaldía de Lima por el FREPAP, la pintoresca agrupación político religiosa que resguarda el legado de Ezequiel Ataucusi. Vásquez, por supuesto, también es opositor al proyecto de Carlos Bruce.

Otro miembro del PPC es Juan Carlos Eguren, pieza clave de toda esta historia, al ser presidente de la Comisión de Justicia que elaborará los predictámenes de los cuatro proyectos. Para él, los acercamientos de sus correligionarios al mundo evangélico conservador son muestra de la pluralidad que debe existir y no tienen influencia en sus decisiones.

–Ningún partido ni bancada ha fijado posición y este se va tornando en uno de esos temas típicos que llamamos voto de conciencia –señala.

Actualmente, el proyecto de Carlos Bruce ya cuenta con un predictamen y la opinión favorable del Ministerio de Justicia, la Defensoría del Pueblo, el Ministerio de la Mujer y las Naciones Unidas. Por su parte Martha Chávez ha recibido la opinión del Ministerio de Justicia y de la Defensoría del Pueblo. Al respecto, esta ha dicho que su propuesta es constitucional y recomienda la aprobación de los dos proyectos.

–Hay una posibilidad de armar un predictamen que agrupe los dos proyectos de Bruce y el de Martha Chávez. Rosas ha pedido que su proyecto no sea integrado con ninguno –afirma Eguren.

 

¿Adiós, Unión civil?

Bruce: Si este tema no se discute en esta legislatura, sería una injusticia gravísima.

Bruce: Si este tema no se discute en esta legislatura, sería una injusticia gravísima.

Para la mayoría de congresistas, está claro: la prioridad es la protección patrimonial y no el reconocimiento de la pareja homosexual como parte de la sociedad. Lo que aún sigue siendo una incógnita es la fecha en la que los predictámenes se someterán a votación.

–Si ese tema no se discute en esta legislatura, sería una injusticia gravísima –dice, indignado, Carlos Bruce–. Yo ya recibí tres amenazas de muerte, la policía me ha duplicado la seguridad. Ya basta.

Para acelerar el asunto, el congresista está dispuesto, incluso, a consensuar su proyecto con el de Martha Chávez. Bruce teme que prolongar más la presencia de la Unión Civil en la agenda de la opinión pública podría derivar en algún acto de violencia homofóbica.

–Estamos siguiendo un orden cronológico –responde Eguren–. En materias que son sensibles no podemos ni adelantar ni postergar para que nadie presuma que hay un manejo direccionado.

Eguren no tiene dudas: este tema será discutido en la próxima legislatura, a no ser que uno de los miembros de la Comisión proponga acelerar el tema. También tiene claro que el proyecto de Bruce, tal cual, no pasará.

–Lo que se va a aprobar al final –explica el pepecista– es un proyecto integrador que recoja todos los elementos positivos que se han presentado. Veo muy difícil que los proyectos de más extremos puedan prosperar.

Uno de esos proyecto extremos es, para los congresista, el de Unión Civil de Bruce. Los 3 millones de peruanos homosexuales tendrían que aceptar, por ahora, que lo único que lo único que se les reconozca sean sus derechos en materia de patrimonio.

–La Unión Civil es un proyecto impopular –admite Bruce–. Sin embargo, estoy convencido de que se va aprobar. No sé si ahora, dentro de un año o dentro de ocho, pero tendrá que ocurrir.

Secured By miniOrange