violencia Jueves, 7 mayo 2009

Capturan al único sobreviviente de matanza de Lurigancho

dire060509senderistaLeo en RPP que la Policía anuncia la captura de un mando senderista en Tacna:

En un comunicado destacó que la captura de Efrén Eloy Ticona Condori

online buspar Lady Chatterley’s Lover move

o Efraín Eloy Rojas Orozco o Isrem Quispe Gamarra se produjo en la Asociación de Vivienda Teodoro Rodríguez Pisco.

El detenido se encontraba como reo ausente en varios procesos penales por el delito de terrorismo

Agent Cody Banks movie download

, por lo que tenía órdenes de captura en juzgados de Puno, Lima y Arequipa, incluso con impedimento de salida del país.

Entre los delitos de los que se le acusa, está el de presunto autor de varias acciones de sabotaje, así como la participación en el atentado con artefactos explosivos contra la sede del Ministerio de Trabajo en Arequipa, ocurrido el 18 de abril de 1982

Flight 29 Down: The Hotel Tango hd

.

También se le acusa del asalto a mano armada del puesto policial de Ticaco (Tacna), donde fueron sustraídos varios revólveres y una ametralladora en junio de 1982.

Pero lo que ningún medio ha publicado hoy día es, precisamente, lo más interesante: que se trata del único sobreviviente de la matanza del Lurigancho. Así se reveló en el libro Muerte en el Pentagonito de Ricardo Uceda. Ticona era un senderista que purgaba condena en ese penal en 1986 y se salvó de milagro. Una reseña del libro:

Cuando el líder de los senderistas Víctor Vidal Mariño, camarada ‘José’, ordenó la salida, se supo que el motín habia terminado. Ticona contó a Uceda que había alrededor de treinta cadáveres. El resto de senderistas fueron reducidos y obligados a salir fuera del pabellón, a través del boquete. Pero mientras los presos iban saliendo, continuaban los disparos afuera. Pronto fue evidente que los estaban ejecutando. Desire Under the Elms divx

Sirène rouge, La psp

Algunos se resistieron a salir, pero fueron obligados. Efrén Ticona vio cómo sus camaradas de armas fueron asesinados uno por uno a su lado, tendidos todos boca abajo. Escuchó cuando a Antonio Díaz Martínez, conocido como el ideólogo de Sendero Luminoso, le preguntaron por el paradero de Abimael Guzmán. Dentro del fragor de los fusiles oyó su silencio. Y el disparo que acabó con su vida.

Cuando escuchó el balazo sobre la cabeza del muchacho tendido a su lado, sintió que la sangre corría por su cuello. La bala le había rozado. Luego escuchó que uno de los encapuchados contaba los cadáveres. Contó hasta ciento once. Algunos efectivos acuchillaron a los agonizantes. De pronto, narra, alguien llegó corriendo y los hizo formar a gritos. Los policías y militares se iban. Minutos después, inmóvil entre los cadáveres amontonados, se dio cuenta de que estaba solo. Se había salvado.

Me cuenta Uceda que él ubicó a Ticona en un penal de Tacna, a inicios de siglo, y que, poco después, cumplió su condena y salió en libertad. A Uceda le parece extraño el anuncio de su captura puesto que Ticona “abandonó Sendero después de la matanza de los penales, no es un mando senderista, y estaba haciendo una vida pública y normal, hasta lo he visto en un par de conferencias. Entiendo se había librado exitosamente de todos los procesos por terrorismo aunque aún arrastraba un caso judicial por el que cargaba una requisitoria, un caso en el que al parecer se le está confundiendo con otra persona. Pero él llevaba una vida alejada de Sendero, con actividades públicas.”

Efectivamente, aquí se puede leer cómo el TC rechaza un habeas corpus en el que Ticona alega que se le está confundiendo con otra persona.

¿Es correcta su captura o se trata de una represalia? No tenemos todos los elementos para afirmar ni una cosa ni la otra pero algo sí es cierto: no hay que perderle la pista a este caso.