noticias Lunes, 15 julio 2019

Quién es realmente Goro, el sicario que acusa a Yeni Vilcatoma de ser su Shang Tsung

Este es Goro, el sicario

Ese Goro. Foto: RPP / Intervención: Utero.pe

Ese Goro. Foto: RPP / Intervención: Utero.pe

Solo le faltan dos brazos más para ser el verdadero Goro, por cierto. Rubén Moreno Olivo —como le pusieron sus papás— es un sicario de la red criminal de César La Bestia Álvarez, expresidente regional de Áncash.

Goro tiene una sentencia de 25 años de cárcel por atentar en el 2010 contra la vida de Ezequiel Nolasco, un consejero regional que denunció incansablemente a Álvarez. En el ataque murió el hijo político de Nolasco.

No fue su única víctima: Goro tiene un segundo proceso penal por el asesinato de Hilda Saldarriaga, testigo del primer ataque.

Eventualmente, Ezequiel Nolasco fue asesinado en un sangriento ataque en el que también estuvo presente Goro. Este es el tercer proceso penal que lo involucra.

Fueron varios los opositores de Álvarez que acabaron asesinados. Foto: ElPopular.pe

Fueron varios los opositores de Álvarez que acabaron asesinados. Foto: ElPopular.pe

Con todo este historial se preguntarán cómo cuernos Goro salió de la cárcel con prisión domiciliaria para luego fugarse.

 

Cómo liberar a un sicario

Como dijimos, Goro tiene 3 procesos penales, uno por cada atentado. En el caso de Hilda Saldarriaga, el juez Richard Concepción Carhuancho dictó —en agosto 2016— prisión preventiva por 18 meses contra Goro.

En ese momento Goro ya estaba dentro del Penal Ancón 1, pero cumpliendo prisión preventiva por el asesinato de Nolasco.

Tras prolongar la prisión preventiva de Goro en el caso Saldarriaga y tras el pedido de la Fiscalía por exceso de carcelería, Concepción Carhuancho dispone su arresto domiciliario.

Pero era solo uno de los tres casos.

Goro no tendría por qué haber salido

La resolución de Concepción Carhuancho expresaba que la medida no se debía ejecutar si tenía “proceso pendiente con mandato de detención o sentencia a pena privativa de libertad efectiva pendiente de cumplimiento”.

Fiorela Nolasco, hija del asesinado exregidor, exigió la sanción de los responsables de la excarcelación de Goro. Foto: América TV

Fiorela Nolasco, hija del asesinado exregidor, exigió la sanción de los responsables de la excarcelación de Goro. Foto: América TV

Pero, como ha dicho el ministro de Justicia, Vicente Zeballos, el Poder Judicial no tiene un sistema integrado que sirva para identificar si alguien tiene o no mandato de detención o condena efectiva.

Al final quedó en manos del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) verificar si Goro realmente podía cumplir con prisión preventiva. Y aquí es donde la cosa salió mal.

La sentencia que no llegó

Goro tiene sentencia firme desde el 2017, pero recién el 4 de enero de este año la Corte Superior del Santa la envió al INPE en Lima.

Sin embargo, como le faltaban “firmas, post firmas y huella digital del secretario judicial” la mesa de partes del INPE la devolvió.

Al final —tras ser rebotada varias veces—, la sentencia se fue a la Dirección Regional de Registros Penitenciarios del Santa.

Tras su fuga, Goro apareció en la lista de los más buscados. Foto: Captura/Ministerio del Interior

Tras su fuga, Goro apareció en la lista de los más buscados. Foto: Captura/Ministerio del Interior

Esto, lo ha dicho el ministro Zeballos, es raro porque Goro está recluido en Lima. Además, la sentencia se registró en una metodología que no se usa desde el 2010. Son una serie de eventos bastante apestosos que ayudaron a que salga libre.

La Dirección de Seguridad de Penales de la Policía Nacional verificó y dio el visto bueno al domicilio en el que Goro iba a cumplir la orden judicial. Una semana después, el Departamento de Arrestos Domiciliarios notificaba su fuga.

¿Y qué pinta Vilcatoma en todo esto?

Un saludo a los fans de Mortal Kombat. Composición: Utero.pe

Un saludo a los fans de Mortal Kombat. Composición: Utero.pe

Básicamente, Goro la acusa de ser su Shang Tsung. Cuando finalmente lo agarraron este fin de semana, tras un mes fugado, el sicario dijo esto:

Yo mismo me he sorprendido (…) [Ella] ha tramitado mi libertad. Ya en las investigaciones se va a saber.

Lo cierto es que Yeni Vilcatomaquien ha negado todo vínculo con Goro— fue fiscal en el caso de La Centralita e inclusó recibió el testimonio de Nolasco en el que acusaba a Goro de querer matarlo. Vilcatoma incluso ha dicho que ha sido objetivo del sicario por años y que ahora “dispara con otras balas”.

Esto nos lleva a la última pregunta del post:

¿Quién liberó a Goro y para qué?

Ahora que ha sido capturado, la historia recién empieza.

h/t por inspirar el título de este post: @contracultural

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange