denuncia , noticias Miércoles, 12 diciembre 2018

LUCET, la empresa que la PUCP creó para manejar todos los comedores dentro de la universidad

Hoy toca continuar con nuestra cobertura de los chongos (sí, ya son varios) que se han destapado en la PUCP. Aquí los posts anteriores para que te pongas al día:

Ahora vamos a hablar sobre algo que no es ilegal (sí, ya lo consultamos con tres abogadxs) pero que no es del todo ético. Sobre todo considerando que el rector ha estado realizando cobros ilegales a sus estudiantes. Y toda esta historia gira en torno a un evento que pasó bastante caleta en su momento:

La eliminación del básico

Ustedes leyendo esta nota. Composición: Utero.pe

Ustedes leyendo esta nota. Composición: Útero.Pe

Esta es la historia:

  • En el año 2016, la PUCP eliminó de sus cuatro comedores —Arte, Letras, Central y Ciencias Administrativas— su plato más conocido y querido (porque era el más barato), pero también el más escaso: solo se servían 2,600 raciones y había que llegar temprano para poder comprar uno. 
  • Estamos hablando del Básico, un plato que costaba S/3.60 (precio fijado en el 2008) y que beneficiaba a los alumnos. Bueno, según los cálculos de la PUCP, no beneficiaba al 30% del alumnado de pregrado que no lo consumía y también dicen que “solo 2 de cada 10 estudiantes” que lo consumían pertenecían a la escala de pensiones más baja (o sea, los más misios).
  • La comida en la PUCP funciona así: el sistema de comedores lo gestionan concesionarios privados dentro de normas de calidad que son establecidas por la universidad “con precios y cantidades controladas para algunos platos” (como el Básico).
  • De acuerdo con la PUCP, fueron estos concesionarios quienes causaron la desaparición del Básico pues no les salía a cuenta.
  • A finales del 2015 uno de sus dos concesionarios “dejó de brindar servicios”. Convocaron a 18 empresas, 11 de las cuales respondieron pero se fueron porque —nuevamente, según la PUCP— no les convencía eso del Básico.
  • Empezando el 2016, perdieron al concesionario que les quedaba porque este también les dijo que el plato “no resultaba rentable”.

Mientras tanto, algunos protestaron

Si bien el anuncio del fin del Básico cayó mal entre varios alumnos, la PUCP se mantuvo firme en su decisión. La universidad aclaró que ellos ya asumían varios costos para que los concesionarios pudieran ofrecer productos a precios bajos, pero que estos ahora simplemente ya no querían porque no les salía a cuenta. ¿Subsidiar el plato? Ni hablar:

Subsidiar adicionalmente el plato Básico sería destinar casi 2 millones de soles anuales del presupuesto, que equivalen a un incremento de 0,7% en las pensiones, con lo cual incluso los alumnos que no consumen en los comedores, terminarían asumiendo el costo de los que sí lo hacen.

Como ya vimos, Marcial Rubio —que ya renunció— siempre ha preferido no subir las pensiones (que igual suben por “inflación”), lo suyo es realizar cobros indebidos

El nuevo sistema

No, nosotros no hicimos este meme. Foto: Facebook

No, nosotros no hicimos este meme. Foto: Facebook

Actualmente, en TODOS los comedores de la PUCP existe un “menú universitario” estandarizado que cuesta S/7.50. Además, la PUCP estableció “bonos alimentarios” para los estudiantes de bajos recursos.

  • Como respuesta, aparecieron los “Traficantes PUCP”, quienes ofrecen platos a precios bastante accesibles que entregan (previa coordinación) dentro del campus. La actividad no está regulada y la universidad la prohíbe, pero —al igual que los taxis colectivos de la avenida Tacna— proliferan ante un sistema que parece no funcionar.

Como fuere, eso hizo la PUCP para que las concesionarias puedan venir a prestar el servicio en los comedores sin “perder plata”. Quien respondió al llamado fue una empresa que empezó sus actividades el 28 de junio de 2016.

La PUCP le dio la concesión de todos los comedores. Aquí la lista de proveedores de la PUCP actualizada a abril del 2017. Busquen cuántas veces aparece el nombre de la empresa LUCET SAC:

Esperen, ¿dónde he visto ese nombre antes?

Mmm, dónde he leído esa palabra antes. Foto: PUCP

Y la luz brillará en las tinieblas. JAAA. Foto: PUCP

Una rápida búsqueda nos permitió descubrir que la empresa tiene otros vínculos, más serios, con la universidad. Por ejemplo, su gerenta general es una egresada (y docente de tiempo parcial) de la Católica: Catherine Sandra Saenz Montalvo.

Pero no solo eso. Los tres apoderados de esta empresa tienen una relación aún más estrecha con la PUCP:

Foto: PUCP

Foto: PUCP

  • Wolfgang Rojas Perez, ingeniero industrial de la PUCP, donde ha ocupado distintos cargos administrativos desde hace más de 13 años. Actualmente es el director adjunto de Operaciones de la Dirección de Administración y Finanzas (DAF).
Foto: PUCP

Foto: PUCP

  • Carlos Abraham Fosca Pastor, Profesor Principal del Departamento de Ingeniería y exvicerrector administrativo (renunció hace unos días por el chongo de los cobros ilegales)
Foto: PUCP

Foto: PUCP

¿Ya y?

Bueno, la DAF (donde chambea Rojas) “está a cargo de los servicios económicos y administrativos de la Universidad“, lo que incluye a la Oficina de Logística, que ve —entre otros temas— las compras, los proveedores y los contratos, que realiza la PUCP.

Mientras tanto, Fosca Pastor, que era vicerrector administrativo hasta hace unos días, se encargaba de gestionar estratégicamente los recursos de la PUCP en base a sus requerimientos. O sea, él movía la plata.

La explicación (?)

La PUCP dice que en el 2016 su sistema de comedores colapsó. De acuerdo con un antiguo miembro de la mesa directiva de la Federación de Estudiantes de la PUCP —y parte del Consejo Directivo de Servicios Alimenticios—, fue la propia universidad la que —en respuesta a su crisis—creó la empresa LUCET SAC. Y nosotros confirmamos esa información accediendo a los registros públicos de dicha empresa:

Imagen: Útero.Pe

Imagen: Útero.Pe

Fue entonces que se tomaron una serie de medidas para que la empresa no genere pérdidas y se pueda subvencionar el “menú universitario”: subir el precio, recortar el número de platos y cerrar un comedor, diversificar (servicios de catering, inaugurar otros dos locales de otro servicio de comida llamado Tangente).

Recapitulando…

  • La PUCP eliminó el Básico —su plato más barato y popular— porque, según dicen, ninguna empresa lo quería asumir pues representaba una pérdida.
  • Meses después, la PUCP estableció un plato único (que está 7.5 soles, o sea caro) y le otorgó la concesión de todos sus comedores a Lucet SAC, su propia empresa.

Como dijimos al inicio, esto no sería un delito, pues se trata de una actividad realizada entre privados. Pero, considerando los recientes escándalos de cobros indebidos, ¿no les parece que esto es, por lo menos, cuestionable? Recordemos además que la PUCP es una asociación civil sin fines de lucro.

¡Que sigan los destapes!

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange