discriminación , libertades , sociedad Viernes, 30 noviembre 2018

No sabemos qué es peor: si la burla homofóbica de esta orquesta o sus disculpas

Una banda actuó esta mañana. Hace unas horas, integrantes del grupo musical Zaperoko acosaron a un joven gay con insultos homofóbicos en el aeropuerto internacional Jorge Chávez. El pasajero Antonio Gálvez lo contó en su Facebook:

“Estaba en el aeropuerto y los de Zaperoco gritaron de la nada ‘Sao’. (…) Desde que entré a la sala de embarque empezaron con los gritos y demás sonidos. Cuando tomé agua gritaron: ‘TÓMATELO TODO’. Todo eso a vista y paciencia de los pasajeros del vuelo y del personal del aeropuerto de la LATAM Airlines“.

Antonio tomó su celular y los grabó. El primer resultado fue esta escena en la que el animador de esta orquesta, Juan Carlos Paz, continuó con la burla, enviando besos y gritando “Au, te amo”, acompañado de las risas de sus compañeros de grupo.

Luego, Antonio se acercó a encarar a los hostigadores y fue entonces cuando el animador, lejos de ofrecer sus disculpas, aseguró: “Yo soy gay también”, como si ser gay lo eximiera de ser homofóbico.

Al llegar a Arequipa, los miembros de la orquesta intentaron ofrecer unas disculpas por el hostigamiento al pasajero. Sin embargo, las palabras que utilizaron solo demuestran que saben tanto de homofobia como de salsa original:

“Ha habido una malinterpretación. No hemos querido ofender a nadie”.

“Nosotros somos muy bromistas”.

“Estamos en contra de la homofobia, tenemos muchos amigos [gays]”. 

“Pedirle mil disculpas al señor Antonio Gálvez. Jamás quise ofenderlo, ni faltarle el respeto, ha sido una chacota, una broma”.

“En ningún momento he querido mofarme de tu inclinación. Tengo muchos familiares que también son gays”.

“Es más, no me acerqué a ti a insultarte ni nada de eso, hemos estado en una chacota, hemos estado en una joda”.

“Tú te acercaste a mí, yo jamás me acerqué a ti, ni lo hice mirándote a los ojos”.

“No te vi como gay. Ni por acá me imaginé que tú eras gay”.

“Ha sido una palomillada que se ha malinterpretado”.

El resto del video está plagado de las mismas palabras que intentan pasar por agua tibia la homofobia bajo la excusa de “la joda”. Al final, ellos expresaron su respaldo a su animador. 

La abogada de Promsex, Gabriela Oporto, nos explicó que para que exista un acto de discriminación tiene que verse afectado algún derecho de la persona agraviada. Ella considera que el hecho sí es discriminatorio y homofóbico y que debería ser penado, pues los insultos de ese tipo afectan los derechos de vivir y transitar tranquilamente.

Imagen: composición

Imagen: composición

Sin embargo, Oporto cree que los operadores de justicia (jueces y fiscales) no lo verían así. Es decir, los ‘bromistas’ que se mofan de la orientación sexual de gente que no conocen y que no son homofóbicos porque “tienen amigos gays” se salvarán.