corrupción , denuncia , noticias , politica , violencia Miércoles, 11 julio 2018

Si nos ponemos malpensados y asumimos que Keiko es la Señora K, ¿qué koincidencias encontraríamos?

36898665_10155461680906771_4858267229126393856_n

Ayer, tal y como te lo contamos en este post uterino, un megaterremoto remeció todos los cimientos de los locales de Fuerza Popular. Siguiendo la línea de la investigación de IDL Reporteros, Panorama publicó un audio con la conversación del presidente de la Segunda Sala Penal Transitoria Suprema, César Hinostroza Pariachi, y un interlocutor desconocido.

Lo más escandaloso del audio es que el interlocutor le dice a Hinostroza que la “señora K” quiere juntarse con él en su casa.

La “señora K”, señaló el hombre misterioso, es de “la fuerza número uno”.

Oye, la señora K podría ser cualquiera que tenga un nombre que empiece con K. Podría ser, no sé, Karina Calmet.

Si somos buena onda, podríamos pensar que la señora K es Karina Beteta, Nancy Lange de Kuczynski o, tal vez, la maestra Krabappel de Los Simpsons. Pero si pensamos muy pero muy mal y asumimos que la señora K es Keiko Sofía Fujimori Higuchi, encontraremos un montón de coincidencias bastante llamativas.

Revisemos, rapidito nomás, algunas de éstas.

1. La sala presidida por Hinostroza evaluará la casación de la señora K

Desde el 2016, la Fiscalía investiga el caso de los cocteles de Fuerza Popular, osea las reuniones organizadas por el fujimorismo para recaudar fondos y con las que logró amasar una fortuna de 4 millones de soles. Como sabemos, este caso llamó la atención de la Fiscalía ya que, hasta hoy, no se sabe quiénes participaron en estos cocteles. Es por eso que sospechan que estas actividades habrían sido utilizadas como fachada para ocultar dinero ilícito.

¿Qué tiene que ver el juez Hinostroza en este caso? Pues resulta que en junio de este año, la Segunda Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema admitió a trámite el recurso de casación presentado por los abogados de Keiko. Esta casación, en sencillo, busca poner fin a la investigación de los cocteles. Es como decirle al fiscal que formule la denuncia ante el juzgado con lo que tenga, para que ya no siga investigando.

¿Quién preside esa sala de la Corte Suprema?

El juez César Hinostroza Pariachi

Esta infografía de La República resume perfectamente el caso de los cocteles millonarios.

Esta infografía de La República resume perfectamente el caso de los cocteles millonarios.

Esta casación ha sido admitida a trámite pero todavía está pendiente

Si a esto le agregamos que en el allanamiento a la vivienda de Jaime Yoshiyama, fundador de Fuerza 2011, se encontró una anotación que decía “buscar un juez”, el roche se complica aun más.

2. Hinostroza permitió archivar el caso de Joaquín Ramírez

En agosto del año pasado, cuando se le investigaba por presunto lavado de activos a Joaquín Ramírez, exsecretario general de Fuerza Popular, el juez Hinostroza cambió las reglas de juego y emitió un fallo que ocasionó el archivo del caso en setiembre del mismo año. 

Esta decisión, en sencillo, obligaba a la Fiscalía a comprobar el delito fuente que originó el dinero ilegal. Gracias al accionar del juez Hinostroza, el mismo que se reunió con la señora K, Joaquín salió limpio de polvo y paja.

asads

3. El partido de la señora K ha citado a los periodistas que filtraron los audios

Tal y como hemos informado en este útero, tanto el Ejecutivo como el Legislativo ha anunciado que investigará a los magistrados y a los vocales del CNM involucrados en los audios publicados. El presidente invocó al Congreso a destituir a los vocales del CNM ya que solo ellos, como manda la Constitución, pueden hacerlo.

Pero por otro lado, por increíble que pueda parecer, la Komisión de Fiscalización y Kontraloría del Kongreso, presidida por el fujimorista Rolando Reátegui, ha citado a nada menos que Gustavo Gorriti y Rosana Cueva para conocer “la forma y circunstancias por el cual obtuvo los audios”.

El partido de la señora K ha citado a los periodistas que
publicaron los audios que comprometían a la señora K

No queremos ser mal pensados. La señora K podría ser Karina Rivera o la abuelita Koko, pero si pensamos que es Keiko Fujimori, el rompecabezas nos muestra un paisaje terrrorífico.