cine , discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Sábado, 12 mayo 2018

ÉKCITO: Karina Calmet pide que “no vayan” a ver esta peli y logra que le den más salas en los cines

Karina Calmet se acaba de graduar de keikista en campaña presidencial. Intentó censurar una película peruana y desanimar al público de que acuda a verla, pero muchos pensaron que su “no vayan” era al estilo Melcochita y quisieron asistir. Incluso un cine le otorgó una sala más para una función más.

Composición: Útero.Pe

AYNNNNNNNN. Composición: Útero.Pe

La candidata frustrada a la alcaldía de Lima aliada del fujimorismo pidió boicotear y censurar la cinta ‘La casa rosada’, que se estrenó la semana pasada. La exactriz aseguró que la película “no cuenta la historia de lo que fue el terrorismo sino al revés” y que promueve la “apología [al terrorismo]”. 

Imagen: Twitter

Calmet debería ser objeto de estudio para las nuevas campañas marketeras. Imagen: Twitter

En este útero pudimos ver la cinta del director fallecido Palito Ortega Matute y comprobamos que nada de lo que dice la actriz felizmente retirada es cierto.

La historia ocurre en Ayacucho y cuenta cómo un catedrático de la Universidad de Huamanga es acusado i n j u s t a m e n t e de pertenecer a Sendero Luminoso. Agentes de inteligencia lo detienen y para sacarle información —que él no tiene— lo torturan. El Ejército también participa en los abusos que incluyen cremaciones en un horno que tenían en el cuartel ‘Los Cabitos’. Ese horno no fue ficción.

El papel criminal de los senderistas también es narrado, pues varios de ellos asesinaban a quienes consideraban “soplones”. Su enfrentamiento con las Fuerzas Armadas ponía en medio del fuego cruzado a quienes no participaban en ninguno de los dos bandos. La consecuencia para los civiles, por parte de uno o de otro, era la muerte.  

Calmet conocía tanto de la película que confundió al director Palito Ortega Matute con el cantante argentino Palito Ortega (Ramón Bautista Ortega).

Por eso el público se tomó a Calmet tan en serio como cuando opina sobre política e hicieron una campaña para llenar las salas donde se proyecta la peli. Incluso algunos organizaron concursos para regalar entradas y el hashtag #GraciasKarinaCalmetPorLaCasaRosada se hizo tendencia.

Más funciones

El jueves último, el Twitter oficial de la película informaba que sus productores estaban asombrados por “las pocas salas y horarios en las que nos dejarán seguir exhibiendo”. Se deslizó la idea de que pudo haber sido retirada de varios cines por injerencia política (el fujilover Edwin Donayre aseguraba que la cinta “denigraba a las Fuerzas Armadas”).

Pero como siempre, llegó una fuji para unir a la mayoría: gracias al pedido de la gente que hizo causa común contra Calmet, Cineplanet le otorgó una sala más para hoy en la sede de Alcázar, en el óvalo Gutiérrez. Las funciones puedes verlas aquí.

Ya sabes, Keiko: si quieres ganar las próximas elecciones, debes contratar a Calmet para que pida que NO voten por ti. Ékcito asegurado.

MEMON