denuncia , discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Miércoles, 25 abril 2018

Justo en plena indignación por el caso Eivy Agreda, un filofujimorista lanza una amenaza machista contra una congresista

Los especialistas (especialistas, no opinólogos de Twitter) ya aclararon que los feminicidios y las violaciones no son causadas por los trastornos mentales. Los que causan estos delitos, como el ataque contra Eivy Agreda, no son “monstruos” o “enfermos”, son machistas, hombres comunes y corrientes que encontramos en nuestros círculos cercanos.

El machismo es tan peligroso y tan común que lo encontramos en nuestras casas y en la política. Como en el excongresista del APRA y vicepresidente de Alan, Luis Giampietri, quien acaba de lanzar una amenaza aderezada de machismo contra la parlamentaria del Nuevo Perú, Marisa Glave.

Qué medito. Imagen: Útero.Pe

Así se ve Giampietri cuando habla de “contestar como hombre”.
Imagen: Útero.Pe

Así empezó todo

La semana pasada, el Congreso aprobó una iniciativa de ley que nombra a los mineros y al personal auxiliar que participó en la operación Chavín de Huántar como ‘Defensores Calificados de la Democracia’. Glave se opuso al proyecto porque dentro del grupo de “personal auxiliar” se podía incluir a personajes como el ex vicepresidente de Fujimori en el 2000, Francisco Tudela, o como Luis Giampietri:

“Estamos hartos de que usen a los militares que heroicamente ingresaron para justificar a otros, que usen una acción heroica para llevarse un millón, que usen a los mineros para condecorar bajo la mesa ¿a quién? ¿A Tudela, a Giampietri? ¿Eso quieren hacer? Díganlo, pues”.

Giampietri fue rehén de la toma del MRTA y colaboró con el rescate, pero también “estuvo incidentalmente al mando de la operación” en El Frontón. El caso se resume en el enfrentamiento de un grupo de marinos contra los terroristas presos que se amotinaron en ese penal. El saldo fue de 3 marinos muertos y 133 reos fallecidos.

Orgulloso de sus marinos. Imagen: T21

Orgulloso de sus marinos. Imagen: T21

La Fiscalía acusa a los marinos de asesinar a los presos cuando estos se rindieron. Para Giampietri no fue una masacre sino un combate. Además, se opone a que se juzgue el caso (como lo ordenó la Corte Interamericana de Derechos Humanos) porque el tema ya prescribió.

La amenaza

El periodista Augusto Álvarez Rodrich hizo el esfuerzo sobrehumano de leer una entrevista de Expreso al excongresista filofujimorista. En la nota, el ex vicepresidente de Alan le responde a Glave y le pide que “modere sus palabras cuando se dirija a él”, porque “mientras ella es una legisladora, él fue vicepresidente”.

Tanta humildad como su exjefe. Imagen: Diario UNO

Tanta humildad como su exjefe. Imagen: Diario UNO

La orden de cuartel petición está aderezada con una amenaza recontra machista:

“Yo le exijo respeto, así como yo respeto a las mujeres, pero que no siga con ese tipo de comportamientos, porque de lo contrario tendré que contestarle como hombre y a los hombres se les contesta de otra forma”.

Dos hombres que aman a las mujeres. Imagen: La República

Dos hombres que aman a las mujeres. Imagen: La República

¿Cómo se le contesta a los hombres, vicealmirante? ¿Con balas, como en El Frontón?

En la misma entrevista aprovecha para usar la vieja confiable: vincular a la izquierda con los grupos terroristas como Sendero Luminoso y el MRTA:

“Respecto a la enemistad con la izquierda, sostuvo que esta detesta a la Marina porque le asestó los dos golpes más fuertes, a Sendero Luminoso con el caso El Frontón y al MRTA en la embajada del Japón. ‘Ellos no perdonan eso, porque les frustró la subversión que estaban tratando de hacer, entendiendo a la subversión como el trastocamiento del orden legalmente establecido'”.

Lo cierto es que Giampietri es la prueba viviente de que no se necesita ser un psicópata para ser un machista. Bueno, quizá no es el mejor ejemplo para afirmar ello, pero la idea es esa.