denuncia , internacionales , libertades , noticias , politica , sociedad Lunes, 23 abril 2018

Esta es la historia no contada de cómo la OEA de Luis Almagro metió más que sus narices para que no vaquen a PPK

Partes de esta historia figuran también en esta nota de diario Correo.

El 20 diciembre del año pasado, un día antes de debatirse por primera vez la vacancia en contra del entonces presidente Kuczynski, llegaron al Perú dos comisionados de la Organización de los Estados Americanos (OEA) enviados en misión por el presidente de ese organismo, Luis Almagro.

Los enviados especiales fueron el Secretario de Asuntos Jurídicos de la OEA, Jean Michel Arrighi, de nacionalidad uruguaya y el empresario argentino Gustavo Cinosi, Asesor de Asuntos Institucionales de esa misma organización.

Arrighi y Cinosi. Los hombres de Almagro que llegaron al Perú. Imagen vía: Diario Las Américas

Arrighi y Cinosi. Los hombres de Almagro que llegaron al Perú.
Imagen vía: Diario Las Américas

Arrighi llegó a las 9:40 de la noche en un vuelo de American Airlines proveniente de Miami, mientras que Cinosi llegó casi media hora más tarde, a las 10:05 p.m. en un vuelo de la aerolínea Latam que partió desde Santiago de Chile.

Hasta ese momento todo parece un habitual comportamiento de un organismo internacional cuando la democracia de un país se ve en peligro. Sin embargo, debemos recoger todas las piezas de este rompecabezas para poder concluir que la OEA se entrometió más de lo debido en la política nacional en pleno proceso de vacancia de PPK y ad portas de un indulto negociado a favor del exdictador Alberto Fujimori.

El pedido de auxilio y los vuelos express

A pesar de la negativa del entonces canciller Ricardo Luna y siguiendo los consejos del exdiputado Alberto Borea y el expremier Pedro Cateriano, PPK envió una carta de auxilio a Luis Almagro.

La mañana del 20 de diciembre, el titular de la OEA publicó un tuit en el que adjuntaba la carta de PPK, con firma pero sin sello, escrita con desesperación un día antes, donde solicitaba la presencia de observadores de la OEA para la votación en el Congreso sobre su vacancia (21 de diciembre).

En tiempo récord llegaron los dos miembros del organismo, quienes al día siguiente de su arribo a la capital, visitaron varios despachos del Congreso de la República buscando hacer desistir a los parlamentarios para que voten en contra de la vacancia.

Ese mismo día, la entonces embajadora del Perú en el Reino Unido y amiga personal de PPK, Susana de la Puente, era la que coordinaba el arribo a Lima de la delegación internacional. Tenía conocimiento de los vuelos y las horas exactas de la llegada de los enviados de Almagro.

  • “Susana realizó todo desde el Reino Unido. Estuvo pegada al teléfono coordinando en los días previos a la votación y el mismo día en que PPK se salvó de ser vacado”, mencionan fuentes palaciegas a Útero.Pe.

Desde el círculo más íntimo de PPK se ha filtrado la versión de que, debido a la alta burocracia de la OEA, una persona cercana al presidente envió los billetes de avión a los comisionados para que puedan llegar el mismo 20 de diciembre a Lima. Así lo dio a conocer el congresista Victor Andrés García Belaunde en una entrevista en RPP. Útero.Pe se comunicó con el organismo internacional sin obtener respuesta a nuestras consultas sobre este particular detalle.

Amigos por siempre. Imagen: Caretas

Amigos por siempre.
Imagen: Caretas

OEA en marcha

Alrededor de las 11 y media de la mañana del 21 de diciembre del 2017, día de votación de la vacancia, Cinosi y Arrighi visitaron, por ejemplo, al congresista del Frente Amplio, Jorge Castro, uno de los impulsores para sacar del cargo a PPK.

La conversación entre los tres se desarrolló finalmente en la Sala de Embajadores del Parlamento y trataron de persuadir al legislador de que no vote para echar al presidente. Además, le informaron, según nos contó el mismo Castro, que no era el único parlamentario con el que estaban conversando.

De hecho, la delegación también intentó reunirse con el congresista Víctor Andrés García Belaunde, quien era otro de los entusiastas para vacar a PPK. Sin embargo, el legislador se negó a recibirlos. Por el contrario, en pleno debate del 21 de diciembre, les envió un documento diciéndoles que estaban jugando un papel reprochable.

Almagro y PPK

El 9 de abril pasado, en una entrevista en RPP, el congresista Vitocho reveló que Almagro se entrevistó con él en el Swissotel de Lima. Fue entre el 9 y el 13 de febrero de este año. A las 5:00 p.m. Almagro se hospedaba en ese lugar. Esto fue lo que contó Vitocho en RPP:

  • “Nos aseguró que PPK seguía, que tenía ciertas fortalezas, que tenía más experiencia de la que nosotros creíamos. Que tenía mejor reacción, mejor juego del que creíamos y que no iba a renunciar y que la vacancia no iba a proceder”.

Algo así. Imagen: composición

Ya sabemos quién fue el más feliz.
Imagen: composición

Útero.Pe obtuvo más detalles de dicha cita en la que no solo participaron el jefe de la OEA y el parlamentario peruano, sino también estuvieron presentes el excandidato presidencial Alfredo Barnechea, el legislador Edmundo del Águila, Luis Almagro, su asesor Gustavo Cinosi (aunque al principio este no quiso sentarse ante la presencia de Vitocho) y otra persona más de la OEA.

La reunión se prolongó por casi cuatro horas y, entre varios temas de los que se trató, el jefe del organismo internacional reveló que en los primeros días de noviembre del 2017 se encontró con PPK en Buenos Aires, Argentina, durante el XVIII Foro Iberoamérica.

El entonces presidente del Perú le realizó una particular consulta: “¿Cómo se vería un indulto a Fujimori a nivel internacional?”. Según nuestras fuentes, la respuesta del titular de la OEA solo se limitó en decirle que un indulto  era decisión de PPK. Aunque guardaron reserva de los demás detalles.

*****

Ha pasado poco más de un mes desde que PPK dejó el cargo. Los esfuerzos la intromisión de Almagro no sirvieron de mucho. Ahora sabemos que el expresidente le abrió la reja al asesino y ladrón Alberto Fujimori con tal de mantenerse en el poder. Hay ciertos pasajes de nuestra historia que es obligatorio desentrañar porque solo conocerlos ayudará a que no nos vuelva a suceder.