corrupción , denuncia , narcotrafico , noticias , politica Martes, 24 abril 2018

El juez que salvó a fujimorista Ananculí del desafuero fue sancionado por favorecer a los Sánchez Paredes

Betty Gladys Ananculí Gómez, congresista fujimorista por Ica, contrario a lo que señalan los dos reportajes que distintos medios le dedicaron el último domingo (sí, dos reportajes para ella solita), es una congresista conocida a quien le hemos dedicado varias publicaciones. Es decir, no ha aparecido recién en el mapa.

En el 2016, cuando estaba haciendo campaña para llegar al Congreso, Betty estaba siendo investigada por presuntamente haber mentido en su hoja de vida sobre sus estudios. En resumen, el Ministerio Público la tenía en la mira porque los años que declaró haber estudiado en la primaria cambiaron las dos veces que postuló a un cargo público.

Ay, Betty. Imagen: Captura web

Ay, Betty. Imagen: Captura web

¿Y qué hay de nuevo con esto?

Resulta que, aparte de cursar primaria y secundaria, Betty declaró que estudió comercio exterior en el Instituto Superior Alas Peruanas de Ica del 2011 al 2013. Cuarto Poder y Día D se dieron el trabajo de verificar que esto fuera cierto y lo que encontraron fue más sospechoso que los correos electrónicos que te mandan de Nigeria diciéndote que heredaste una fortuna millonaria.

1. Los 22 profesores fantasma

Para no hacerla muy larga vamos a resumir los puntos más importantes de ambos reportajes. Como bien indicamos al inicio, Betty declaró haber concluido sus estudios en el ISAP de Ica entre el 2011 y el 2013.

La ciudadana Nélida Tasayco (quien le sigue el rastro desde hace años) notó algunas incongruencias en estas declaraciones y denunció a la entonces candidata fujimorista por falsa declaración en procedimiento administrativo y falsedad genérica. 

a

Aquí, chilling, cuando estaba en campaña con el número 3 de Ica. Imagen: Youtube

Ante la denuncia, la Fiscalía le abrió una investigación preliminar el 24 de junio del 2016 y solicitó al instituto mencionado que le envíe todas las actas de la supuesta estudiante Ananculí para verificar que todo estuviera en regla.

Fue entonces que empezó el festival de sorpresas

En las seis actas presentadas por el instituto figuran los nombres de los supuestos profesores y los supuestos compañeros de clase de Ananculí. Un profesor, Fabian Escate Castillo, fue consultado por ambos dominicales si le había enseñado a Betty en alguna clase y su respuesta fue que jamás la había visto en persona.

Otro profesor, José Peña Quijate, dijo lo mismo: no la conoce, no la ha visto en persona y no ha sido su alumna. Es más, el profesor Peña asegura que por esos años (en los que supuestamente Betty estudió en el instituto) ya no trabajaba para el ISAP.

En este reportaje de Cuarto Poder están todos los detalles 

Lo más loco del caso es que la Fiscalía realizó un peritaje grafotécnico con todas las firmas de los profesores y concluyó que todas (TODAS) eran falsas. El fiscal del caso Ananculí, Alioshka Antezano Loayza, dijo en Cuarto Poder que, hasta hoy, son 22 los profesores que han declarado para la Fiscalía y todos han asegurado que no han sido profesores de la hoy congresista. 

Y eso no es todo. Los nombres de los supuestos alumnos que estudiaron junto a Betty tienen algo en común: todos son familiares del administrador del instituto, Italo Fabricio Gallegos. El caso es tan rochoso que uno de los “compañeros de clase” de Betty es el sobrino del administrador del instituto y en esa época tenía 14 años y estaba en cuarto de secundaria.

¿Cómo puede un joven de 14 años estudiar en la secundaria y ser estudiante de un instituto técnico al mismo tiempo?

De cereza del pastel, el fiscal Antezano cuenta que cuando solicitó los recibos de pago de Ananculí y de sus compañeros de clase (algo que comprobaría la versión de la congresista), el instituto aseguró que:

¡TODOS ERAN BECADOS! 

Pero hay algo más.

2. El siniestro pasado del juez Fernández Tapia

Un dato que parece haber pasado desapercibido en ambos reportajes es el historial del juez de Ica, Fernando Vicente Fernández Tapia. En los reportajes se indica que el mismo día que la Fiscalía presentó la acusación, el juez Fernández presentó fundado el recurso de la congresista que, en pocas palabras, pedía mandar todo al tacho ya que ella tenía inmunidad parlamentaria.

El juez Fernández, por insólito que parezca, le dio la razón y declaró la nulidad en todo

Al igual que Betty Ananculí, el juez Fernando Fernández también tiene un pasado oscuro. En el 2014, la ODECMA, la entidad de control de la magistratura (o sea para que no se maleen los jueces), le abrió una investigación preliminar por “no motivar de forma suficiente el sobreseimiento del caso de los Sánchez Paredes”.

El juez Fernández, según informa Correo, incurrió en el delito de prevaricato al archivar el caso con documentos inexistentes. Este caso terminó con dos personas muertas y el juez Fernández fue suspendido por seis meses.

En el caso de Betty, según el informe de Cuarto Poder, el Ministerio Público apelará la decisión de archivar el caso y continuará con la investigación. Lo más alucinante de todo es que no es la primera vez que un congresista de Fuerza Popular es denunciado por haber mentido en su hoja de vida.

Estamos seguros de que esta tampoco será la última vez.