discriminación , economía , libertades , noticias , politica , sociedad Martes, 24 abril 2018

Todo el mundo está hablando de pobreza pero nadie se da cuenta de que en realidad hay más pobres de lo que muestran las cifras

Hoy, los noticieros y las redes están hablando de la portada de El Comercio, que informa que por primera vez en lo que va del m i l e n i o la cifra de pobres incrementó. Hemos pasado de tener el 20.7% en el 2016 a 21.7% en el 2017, o sea se incrementó en un punto porcentual.

  • Esto quiere decir que 375.000 peruanos pasaron a las filas de la pobreza.
  • Y que en total ahora tenemos a 6’906,000 personas pobres en el país.

Pero esta medición que hace el INEI hace referencia a la:

Pobreza monetaria

Que no es otra cosa que medir cuánta plata tienes en el bolsillo. Para ser pobre según el INEI debes tener máximo 338 soles mensuales.

  • O sea que si mensualmente tienes en el bolsillo 338 luquitas, treinta céntimos y un chizito, el INEI considera que ya no eres pobre.

(Hay quienes aprovechando el pánico se hacen autobombo, felizmente nuestro tío Heduardo le respondió):

Este tipo de mediciones a nosotros nos suena tan absurdo como a ti. Lo que pasa es que los gobernantes de turno que nunca en su vida han experimentado el hecho de vivir con 338 soles al mes creen que esa cantidad es la suficiente para comprar los alimentos y otras necesidades.

Sin embargo, hace seis años, el profesor Enrique Vásquez de la Universidad del Pacífico, presentó un estudio muy paja, titulado “El Perú de los pobres no visibles para el Estado: la inclusión social pendiente a julio del 2012”, donde explica los lineamientos de una mejor medición de la pobreza de tal manera que los que gobiernan dejen de huevearnos abran los ojos pero hasta ahora nadie le hace caso.

¿De qué hablas, ah? ¿Quéstudio?

Hablamos de:

La Pobreza multidimensional

Enrique Vásquez comparó las cifras del INEI sobre pobreza monetaria -esa que más arribita vimos que su criterio era random- con la pobreza multidimensional (que evalúa más aspectos aparte del dinero).

¿Cómo se mide esta pobreza?

El investigador tiene nueve formas de evaluarla, que están agrupadas en tres criterios fundamentales: Salud, educación y condiciones de vida. ¿Quéjeso?

  1. Se debe verificar si la persona acude a un centro de salud cuando siente malestar y si consume el mínimo de calorías requeridas al día.
  2. También miden el grado de instrucción académica de los miembros de la familia.
  3. Y si cuentan con servicios básicos (agua, desagüe, luz, gas y cómo es el lugar donde viven, si es de cemento o de madera o de adobe o paja, etc.).

Este cuadrito lo explica mejor (cada respuesta es un puntaje y luego dividen todo para ver concluir finalmente si eres pobre o no).

Y esto les da pereza aplicar a los gobiernos de turno. Imagen: Universidad del Pacífico

En serio, ningún gobierno ha querido aplicar esta medición. 
Imagen: Universidad del Pacífico

Ahora sí, vayamos a los números, pero no se vayan a dormir, aquí viene lo bueno:

  • Para ese entonces, según el INEI, había 8 millones 300 mil peruanos pobres monetarios. 
  • Sin embargo, con las mediciones de Vásquez, esta cifra se elevaba a unos 11 millones 930 mil pobres. 
  • Es decir, había más o menos 3 millones 600 mil peruanos pobres que el INEI no estaba considerando como tales.

Es síntesis:

  • A los pobres les decían que eran de “clase media”. O sea, eso es más falso que billete de monopolio.
La pobreza es mucho más compleja como para medirla solo con dinero. Imagen: Semana Económica

La pobreza es mucho más compleja como para medirla solo con dinero.
Imagen: Semana Económica

¿Pero cómo sacó Vásquez que había más pobres que lo que nos decían las cifras oficiales?

Fue más mosca: usó las mismas cifras oficiales ¿Cómo  así? En su estudio lo explica de esta manera:

Es importante enfatizar que los datos utilizados para calcular la pobreza multidimensional provienen de la misma base de datos con la que se calcula la pobreza monetaria: la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) que es publicada todos los años por el INEI, con base anual y metodología actualizada.

Esto ocurría hace seis años y no se hizo nada al respecto. Ahora todo el mundo está locazo reclamando que hay más pobres pero nadie se detiene a pensar que treinta céntimos y un chizito no hacen la diferencia.

Nosotros dejaremos por aquí lo que indica el profe Vásquez en la página 7 de su estudio:

  • Es momento de dejar de mirar la pobreza monetaria y tomar en cuenta la pobreza multidimensional, ya que ésta expresa más acuciosamente la vulnerabilidad de las personas y los hogares”.