economía , internacionales , libertades , noticias , politica , sociedad Viernes, 23 febrero 2018

EXCLUSIVO: Los vínculos venezolanos del socio de PPK

El gobierno de PPK se ha distinguido en los últimos días por hacer todo mal generar atención en asuntos que tal vez habría podido evitar, como el escándalo armado por la inminente visita de Maduro, el presidente de Venezuela, a nuestro país para la Cumbre de las Américas. La cancillería peruana, a cargo de la multifacética ministra Cayetana Aljovín, se ha encargado de producir este vaivén diplomático.

Para no seguir entrando en floro, la conclusión es una sola: a PPK no le gusta el chavismo. Lo condena. Lo desprecia. Y no le falta razón. Sin embargo, no importa cuán mala sea una dictadura si se trata de dinero. Si no, pregúntenle al socio y amigazo de PPK, el empresario Gerardo Sepúlveda. Y aquí comienza esta historia de dinero, negocios y fanfarronerías.

Así. Imagen: Útero.Pe

Panas.
Imagen: Útero.Pe

1. Venequip

Venequip es el nombre de una empresa venezolana fundada en 1927. Nació como distribuidor oficial de Caterpillar. A lo largo del siglo XX, la empresa fue ampliando sus actividades en áreas como la construcción, la agricultura, la ganadería y el petróleo.

En 1998, Venequip ya era inmensa y abrió una sucursal en Miami, Florida, con el nombre de:

Venequip Machinery Sales Corp. (VMSC)

Es justamente esta sucursal gringa la que nos hizo pensar en la frase que siempre ronda nuestra cabeza “el dinero no tiene ideología”. En Venequip Machinery Sales Corp. es que encontramos, gracias a documentos obtenidos en exclusiva para Útero.Pe, al socio, amigo y yuntaza de PPK, Gerardo Sepúlveda, quien figura nada más y nada menos que como director desde el 2012. 

2. Sepúlveda y Venequip

El socio socialista. Imagen: Útero.Pe

El socio socialista.
Imagen: Útero.Pe

En el reporte anual de la empresa, presentada este año (año de convulsión en Venezuela) y también en el 2012 ante el estado de Florida, Sepúlveda registra, además, la siguiente dirección: 2665 S. Bayshore Drive #715, Coconut Grove, Florida.

La dirección que PPK conoce muy bien. Imagen: Útero.Pe

La dirección que PPK conoce muy bien.
Imagen: Útero.Pe

El 2665 de Bayshore no es otro lugar que la sede de las múltiples empresas que tienen en conjunto el actual presidente peruano y su amigo y socio. En esa dirección funciona también la maraña empresarial que hoy está bajo la lupa por el caso Lava Jato, como Latin American Enterprise, First Capital y Westfield Capital.

Imagen: Útero.Pe

Imagen: Útero.Pe

Dicho esto y conocido el vínculo actual entre el pataza de PPK y la sucursal de la empresa Venezolana, pasemos a otro punto para cerrar este círculo fantoche.

3. Venequip y la dictadura

Pero el crecimiento de Venequip, con casi un siglo de existencia, también se debe a su cercana relación con los gobiernos de ese país, incluso con el criticado gobierno chavista heredado por el seguidor del Dr. Dolittle, Nicolás Maduro.

En el 2013, cuando Sepúlveda ya era director de la filial en Miami, Venequip firmó un convenio millonario con el gobierno autoritario de Venezuela para ensamblar camiones de carga. Así lo reportó la web de Noticias 21 el seis de diciembre del 2013:

“El Gobierno concretó este viernes un acuerdo para lainstalación de una empresa mixta en Barquisimeto para el ensamblaje de tractores y camiones junto a la empresa Venequip con el objetivo de satisfacer la creciente demanda en el sector”.

El ministro del Poder Popular para Industrias, Ricardo Menéndez, declaró ese día que el objetivo era llegar a los 2,100 unidades ensambladas y 3,000 unidades al año. El convenio se firmó con el presidente de Venequip, John Marsh, y el Gerente Internacional para América Latina y el Caribe de Navistar-Internacional (de capitales mexicanos), Roberto de Francisco.

El convenio era tan importante para el país, que el mismísimo Nicolás Maduro lo anunció con bombos y platillos en una conferencia de prensa el mismo seis de diciembre del 2013.

 

A Cayetana Aljovín no le gusta esto, pero mejor saquen ustedes sus propias conclusiones.