libertades , noticias , periodismo , sociedad Miércoles, 21 febrero 2018

3 cosas que deberíamos dejar de hacer a la hora de cubrir una muerte

El periodista deportivo Daniel Peredo ha fallecido y muchos medios, desesperados por cubrir hasta el mínimo detalle del suceso, han realizado publicaciones que nunca debieron salir a la luz. En este post hemos recopilado algunos de estos hechos sin enlaces o imágenes que puedan afectar la memoria del periodista. 

Imagen: Diario Social RD

Imagen: Diario Social RD

Antes de empezar, lo aclaramos: este útero no busca dársela de moralista o editor de la prensa nacional. Nosotros hemos cometido errores una infinidad de veces. Si bien nos acusan de que no hemos entendido nada, queremos demostrar lo contrario compartiendo algunos criterios que hemos asumido a la hora de cubrir la muerte de cualquier persona.

1. Publicar el sufrimiento de sus familiares más cercanos

Las fotos o videos que muestren el llanto de una madre que perdió a su hijo, el dolor de una esposa que perdió a su esposo o las lágrimas de un hijo que perdió a un padre no son ni deberían ser noticia. El lunes 19 de febrero, el diario Trome realizó una publicación titulada “Daniel Peredo: El desgarrador llanto de su esposa en coche fúnebe [VIDEO y FOTOS]”. 

La publicación fue difundida dos veces en redes. Imagen: Captura Twitter

La publicación fue difundida dos veces en redes. Imagen: Captura Twitter

El video publicado por Trome era en realidad un fragmento de la cobertura de Canal N del traslado del ataúd del periodista deportivo. Ante la enorme crítica, el diario cambió el titular a “Daniel Peredo: Periodista será velado en la Iglesia Virgen de Fátima por dos días [VIDEO y FOTOS]” y cambió la imagen de portada que mostraba el llanto de la esposa por una del periodista deportivo.

Trome no es el único diario que hizo esto. Una reportera de Amor de verano, programa de espectáculos de Latina, persiguió al reportero Michael Succar para conseguir sus declaraciones cuando él explicó que no las daría. Lo peor del caso es que Succar dijo varias veces que no declararía por el dolor que sentía ante la pérdida de su amigo. Aún así, la reportera de Latina lo persiguió hasta su vehículo.

2

Aquí nos hacemos una pregunta sincera: ¿Cuál es la necesidad de mostrar el sufrimiento de una mujer que acaba de perder a su esposo? ¿Dónde está la noticia en las lágrimas del reportero Succar? Entendemos que muchos amigos y conocidos de Peredo se hayan quebrado en televisión al momento de hablar sobre su fallecimiento, pero ¿por qué mostrar el dolor de una persona que no está declarando para ningún medio ni mucho menos está en algún canal de televisión? Hasta ahora no encontramos una respuesta válida.

2. Publicar sus últimos minutos con vida

El martes 20 de febrero, en su programa Beto a a saberBeto Ortiz difundió imágenes del partido de fútbol en el que Daniel Peredo se descompuso antes de fallecer. Antes de hacerlo, Ortiz lo anunció a través de su cuenta de Twitter.

Como se puede observar, el tuit tiene más de trescientas respuestas con usuarios completamente en desacuerdo con la transmisión del video. Pese a las críticas, el programa transmitió las imágenes del partido de fútbol y la entrada y salida del fallecido periodista deportivo a los vestuarios. Aquí volvemos a hacernos la misma pregunta: ¿cuál era la necesidad de publicarlo?

En periodismo, publicar este tipo de imágenes sí podrían tener una justificación en contextos históricos (el asesinato del presidente John F. Kennedy, por ejemplo) o policiales (cuando la víctima está desaparecida o secuestrada). En este caso en particular, ninguno de estos casos se cumple. El periodista fallecido no fue asesinado ni mucho menos estuvo desaparecido.

¿Cuál podría ser la justificación en este caso? Beto Ortiz explicó que las imágenes fueron transmitidas porque “es relevante analizar sus últimos momentos”. Insistimos: ¿cuál es la relevancia si no hay ningún denunciado ni su muerte debe ser aclarada?

3. Publicar o difundir imágenes explícitas del fallecido en su ataúd

El martes 20 de febrero, Eloy Marchan, periodista de Hildebrandt en sus Trece, avisó que un grupo de reporteros estaba difundiendo una foto del cuerpo de Daniel Peredo. Estas imagen fue capturada en el velorio del periodista deportivo.

Lo peor vino después, cuando una página de Facebook publicó una foto del ataúd del periodista deportivo. El autor de esta imagen, según indica la misma página, fue Willy Serrato, ex congresista fujimorista, ex alcalde de Olmos y ex presidente del IPD Lambayeque.

Existe un enorme debate sobre la publicación de este tipo de imágenes. En el 2015, por ejemplo, la masiva difusión y publicación de las fotografías de Aylan Kurdi, un niño refugiado sirio que murió ahogado, dividió a la prensa internacional.

Si bien hay argumentos que justifican ambas posiciones, la mayoría de veces en las que se publican imágenes tan sensibles se hacen con una justificación. En el 2012, por ejemplo, “Entierro Gaza” fue la foto ganadora del World Press Photo. La imagen muestra el entierro de dos niños luego de un ataque de misiles israelíes en Gaza, Palestina.

F

Foto: Paul Hansen

¿Por qué se tomó y publicó esta imagen? Por la gravedad de los ataques israelíes contra Palestina. En el caso de Daniel Peredo, como hemos visto, no existe ninguna razón válida. Su fallecimiento ocurrió por causas naturales y no hay nada que pueda justificar la difusión de estas imágenes. 

Volvemos a recordarlo: esta publicación, más que moralista, es un pedido sincero. ¿Podríamos dejar de publicar imágenes sensibles cuando no hay ninguna justificación para hacerlo?