discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Miércoles, 8 marzo 2017

Una congresista fujimorista acaba de decir que el problema del maltrato a las mujeres son… ¿las mujeres?

Composición: Útero.Pe

Composición: Útero.Pe

Justo en el Día Internacional de la Mujer, en RPP Noticias entrevistaron a varios congresistas para conversar acerca de este tema. Una de las invitadas estelares fue la fujimorista Rosa Bartra.

Todo iba bien, hasta que se habló sobre la violencia contra las mujeres. Más bien, y hay que aclararlo, sobre la violencia m a c h i s t a contra las mujeres. La primera que tomó el micrófono para conversar sobre ello fue la congresista naranja y empezó su intervención haciendo énfasis en que el problema de violencia que sufren las mujeres debe ser enfocado desde la salud mental de ellas porque todo lo demás no funciona.

Quienes diseñen políticas para enseñar a que las mujeres hablen, se defiendan, agrupen, es un tema complejo y transversal que parte desde entender esto como un problema de salud mental en el país. 

Hay la necesidad de empezar a ver esto como un problema de salud mental y ver un enfoque diferente del que tenemos ahora.Refugios y casas de acogida. Ninguno ha funcionado. Las mujeres terminan abandonando esas casas al segundo o tercer día y regresando con el agresor.

Pero tiene sentido lo que dice, ¿por qué tanto odio, ah?

Sí, aparentemente tiene sentido. Lo malo está en esta frase:

“Esto debe ser entendido como un problema de salud mental de las mujeres”.

¿Y eso qué tiene de malo?

La violencia contra las mujeres:

No es un problema solo de las mujeres

Y no lo decimos nosotros, sino que consultamos con nuestra amiga y psicóloga de la Universidad Cayetano Heredia, Alexandra Hernández, quien nos explicó que no se trata solamente de un problema de salud mental que las mujeres deben resolver sino que la violencia se debe enfocar desde el contexto en que se desarrolla este problema.

  • Por supuesto que hay un tema de salud mental pero la causa no es la mujer en sí. Esto sigue siendo causado por el machismo. El machismo, como cualquier otra forma de discriminación, genera problemas de salud mental asociados.
  • En un contexto social sexista, una mujer maltratada internaliza la violencia y la asume como parte de su vida cotidiana. La violencia es causa directa de muchos problemas de salud mental como depresión y ansiedad. Esto se inserta en los repertorios de conducta o la personalidad y hace más complicado salir del círculo vicioso de agresión.
  • El agresor suele generar en su víctima la sensación de que nadie más la va a querer o de que va a quedarse sola y desprotegida. Esto, asociado a problemas de pobreza y exclusión social, hacen que sea complicado romper con el ciclo.

Atentos a este punto:

  • Por eso el culpable sigue siendo el sistema y jamás la víctima. No podemos hacer el análisis desde el síntoma, sino desde el contexto.

Hoy, en el Día Internacional de la Mujer, sería paja que empecemos a entender que la violencia producida por la discriminación es el resultado del funcionamiento de todo un sistema machista y por eso perverso. Empecemos a llamar a las cosas por su nombre.