libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Viernes, 26 enero 2018

4 cosas que aprendimos gracias a la derecha fujimorista ultraconservadora

Desde la publicación de la fallida exclusiva del diario Correo, el fujimorismo, simpatizantes fujimoristas y los opinólogos más ultraconservadores se encargaron de calificar como “apología del terrorismo” las tablas de Sarhua donadas por la asociación norteamericana Con/Vida Popular Arts of the Americas al Museo de Arte de Lima. Lo curioso, o triste, es que muchas de ellas todavía no habían sido publicadas.

También han llamado “proterroristas” y “prosenderistas” a todo aquel que siquiera intentase defender la muestra de arte. En pocas palabras, un grupo de políticos, periodistas y opinólogos aprovechó que la Dircote investigara -en vano- una muestra de arte y la desinformación de un diario local para atacar, una vez más, a sus eternos rivales.

Congresista fujimorista, Carlos Tubino, retuitea una imagen trucada difundida por una cuenta falsa. La imagen muestra a la directora del MALI, Natalia Majluf, posando al lado de una fotografía de Abimael Guzmán. Todo se trató de un montaje. La imagen original la muestra al lado de Simón Bolivar. Imagen: Captura web

Congresista fujimorista, Carlos Tubino, retuitea una imagen trucada difundida por una cuenta falsa. La imagen muestra a la directora del MALI, Natalia Majluf, posando al lado de una fotografía de Abimael Guzmán. Todo se trató de un montaje. La imagen original la muestra al lado de Simón Bolivar. Imagen: Captura web

Sería justo calificar todo este escándalo como una vergüenza internacional. Que hayan donado esta muestra de arte elaborada por un sobreviviente de la época del terrorismo (que, por cierto, se expuso hace poco en el Museo Reina Sofía de Madrid) y que la misma haya sido calificada como senderista por diversos congresistas y opinólogos es una tragicomedia surrealista.

Pero como en este útero somos optimistas -o fingimos serlo- hemos decidido aprovechar la oportunidad para resaltar que, gracias a los cacareos y los gritos en el cielo, una muestra de arte se volvió tendencia nacional. Y gracias a ello hemos aprendido muchas cosas nuevas.

1. Aprendimos más sobre Sarhua

El 24 de enero, el distrito peruano de Sarhua fue tendencia nacional en Twitter. Sarhua se ubica en el sur de la región Ayacucho y es uno de los doce distritos que conforman la provincia Víctor Fajardo. La comida típica de esta comunidad es la orotinya (sopa de arvejas), la puca picante, la sopa de oca, el cuy chactado y el caldo verde (sopa de paico).

Entre sus fiestas más populares están el carnaval de Sarhua, la fiesta de San Juan Bautista y la fiesta de la Virgen de Asunción. 

El carnaval, como toda fiesta ayacuchana, se celebra a lo grande. Imagen: Captura web youtube

El carnaval, como toda fiesta ayacuchana, se celebra a lo grande. Si quieres ir, se lleva a cabo en febrero. Imagen: Captura web youtube

Sarhua también se caracteriza por su bella artesanía. Entre sus obras están los ponchos, las fajas, los bastones tallados (o varas) y por supuesto las tablas de Sarhua.

2. Aprendimos qué son las tablas de Sarhua

Cuando una nueva familia se constituye y se instala en una nueva vivienda, el compadre tiene la obligación de entregarle una tabla genealógica, también conocida como tabla Apakukuy. Esta tabla contará la historia de los recién casados y estará colgada en el ambiente principal de la casa. Esta tabla es nacionalmente conocida como la tabla de Sarhua.

Este documental te cuenta más sobre los artesanos de Sarhua

Si bien las tablas cumplen la función de registro histórico familiar, algunos artistas ayacuchanos han utilizado su estética para otros propósitos artísticos. Este es el caso de Primitivo Eneván, artista de Sarhua que luego de ver cómo sus padres recibían estas tablas pintadas, hizo sus propias exposiciones que años después recorrerían salas de arte en todo el mundo.

3. Aprendimos a ver una muestra de arte con tablas de Sarhua

La tabla de Sarhua difundida por un diario local no solo contaba una historia incompleta, también revelaba una muestra de arte incompleta. Como hemos visto líneas arriba, las tablas de Sarhua cuentan historias y toda historia tiene un inicio, un desarrollo y un final. En el caso de la serie Piraq Causa, muestra de arte compuesta por más de treinta tablas de Sarhua, la historia nos cuenta lo que hizo Sendero Luminoso con la gente que vivía en Sarhua. Cualquiera que revise la muestra completa verá que se trata de una exposición para expresar una posición muy contraria al terror de Sendero.

A

En 1980, Sendero Luminoso emprende la ILA (Inicio de la Lucha Armada). En los primeros años, Sendero fue amable con los ayacuchanos y respetaba a sus autoridades. A mediados de 1982, la situación cambió y se volvieron violentos. Hacían desfilar a sus autoridades, los maltrataban, robaban sus cosechas y los asesinaban. Esta historia se cuenta mejor en Las Rondas Campesinas y la derrota de Sendero Luminoso, escrito por Carlos Iván Degregori.

La tabla de Sarhua difundida por algunos medios solo mostraba la llegada de Sendero al distrito ayacuchano, hay otras que muestran la captura y la celebración de la caída del “anticristo satanás” Abimaél Guzmán.

Celebración en todo el Perú por la captura de Abimael Guzmán. Nótese la quema del muñeco con el rostro de Guzmán en el cuadro superior derecho. Imagen: Facebook MALI

Celebración en todo el Perú por la captura de Abimael Guzmán. Nótese la quema del muñeco con el rostro de Guzmán en el cuadro superior derecho. Imagen: Facebook MALI

Aquí también resaltamos la publicidad gratuita que ha recibido la muestra artística gracias a los absurdos comentarios de congresistas fujimoristas y apristas.

4. Aprendimos que para algunos limeños solo importa lo que sucedió en Lima

La exfuncionaria limeña del Ministerio de Economía y Finanzas, Cecilia Blume, fue duramente críticada en redes sociales por su doble discurso respecto a dos hechos cometidos por Sendero Luminoso.

Sobre las tablas de Sarhua, Blume afirmó que debían ser guardadas “por un par de generaciones” y que no debían ser exhibidas “porque el terrorismo está aún rondando”. Curiosamente, sobre el atentado de Sendero en la calle Tarata en Miraflores, Blume aseguraba que los medios debían colgar fotos “para que los chicos sen enteren de lo que vivimos”.

Imagen: La República

El sufrimiento solo cuenta si se sufre en Miraflores. Imagen: La República

¿Cuál es la necesidad de esconder lo que ocurrió en Sarhua y mostrar lo que pasó en Lima? No existe ninguna explicación que lo sustente. ¿Por qué a una exfuncionaria del Estado le parece más importante contar lo que pasó en el lugar donde vivía en vez de contar lo que pasó en otra región? Es una pregunta retórica.

Ella no es la única exfuncionaria limeña que pensó así. Jorge Villena Larrea, pepecista y exregidor de Lima, calificó la muestra como “basura” y llamó”poses intelectualoides” a las defensas de las mismas.

Imagen: Captura Web Twitter

Imagen: Captura Web Twitter

Pese a que el MALI y el Ministerio de Cultura ya aclararon lo ocurrido con la muestra, ninguno de los dos se ha retractado hasta el momento. Según informó el MALI, la muestra continuará en reserva hasta que consideren que las tablas ya pueden ser visitadas por el público. Esperamos con ansias poder ver las tablas de Sarhua del maestro Eneván.