noticias , periodismo , politica , sociedad Viernes, 5 enero 2018

La verdadera historia de la falsa renuncia de Ana Vega y Pier Figari

Keiko Fujimori y Ana Herz de Vega saliendo por la puerta falsa de Palacio de Gobierno en el 2000. Foto:

Keiko Fujimori y Ana Herz de Vega saliendo por la puerta falsa de Palacio de Gobierno en el 2000. Foto: (CEDOP / Archivo Histórico de El Comercio

Esta historia empieza el miércoles 3 de enero, cuando la congresista de Fuerza Popular e integrante del nuevo bloque kenjista, Maritza García, brindó diversas entrevistas para la prensa escrita y televisiva. Maritza reveló que su grupo parlamentario estaba interesado en reconciliarse con el keikismo, pero para ello debían haber cambios radicales. El más importante de ellos era la separación de los asesores de Keiko Fujimori: Ana Herz de Vega y Pier Figari.

Ninguno de los nueve integrantes del bloque kenjista quería volver a someterse al autoritarismo del mototaxi. García explicó, con lujo de detalles, cómo es que los asesores influían en la Comisión de Ética del Congreso para chantajearlos con procesos disciplinarios. Los motivos de Kenji Fujimori para pedir la separación de los asesores eran más que personales. El 27 de diciembre, en su cuenta oficial de Twitter, Kenji pidió las cabezas de los asesores. “Reconciliación es igual a reestructuración”, detalló en la leyenda de su ilustración de Beatrix Kiddo. De Vega y Figari, según Kenji, habían conspirado sistemáticamente contra la libertad de Alberto Fujimori.

El jueves 4 de enero, Miguel Torres, congresista, presidente de la Comisión Disciplinaria y subsecretario general del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Fuerza Popular, emitió una endeble respuesta dirigida a Maritza y sus aliados. Según Torres, había “falta de información o desactualización” en las demandas del bloque kenjista. De Vega y Figari no podían ser separados de Fuerza Popular porque ellos ya no eran miembros del CEN desde mediados de diciembre.

Ana y Pier en la actualidad. Imagen: Crónica Viva

Ana y Pier en la actualidad. Imagen: Crónica Viva

En teoría, Torres dijo la verdad. El viernes 15 de diciembre, ante representantes del JNE y la ONPE, Fuerza Popular eligió a los nuevos miembros de su CEN. Los cambios fueron drásticos: Joaquín Ramírez dejó de ser secretario general y su lugar fue ocupado por José Chlimper. El nuevo subsecretario general, Miguel Torres, reemplazó a César Luna Victoria (exministro de Alberto Fujimori). Ana Herz de Vega desapareció del listado y su cargo de secretaria nacional de organización fue ocupado por Héctor Becerril. Pier Figari dejó la secretaría nacional de ética y disciplina y le entregó su lugar al congresista keikista Edwin Vergara. Keiko Fujimori mantuvo su lugar como presidenta, Kenji Fujimori fue reemplazado por Wilfredo Ponce de León.

A pesar de estos cambios, los coordinadores regionales de Fuerza Popular emitieron un comunicado oficial el jueves 28 de diciembre en defensa de Ana Vega y Pier Figari. Un día después de la publicación de la ilustración de Kenji Fujimori, los coordinadores regionales saludaron el indulto de Alberto Fujimori, rechazaron las “falsas acusaciones de quienes denuncian la existencia de conspiraciones” para impedir la libertad del líder histórico del fujimorismo y manifestaron su absoluta “solidaridad y respaldo” a Ana Vega y Pier Figari. ¿A qué se debía este abrupto apoyo a dos miembros del CEN fujimoristas que acababan de dejar el cargo? Una fuente nos asegura que los coordinadores regionales, elegidos personalmente por Ana Vega, viajaron a Lima con los pasajes pagados por el partido para emitir este comunicado. Su solidaridad no fue auténtica, fue solicitada. 

Nuestra fuente también nos explicó otro misterio sin resolver: la fecha de la salida de Ana Herz de Vega y Pier Figari. Si revisamos el calendario, notaremos que los nuevos miembros del CEN fueron elegidos el 15 de diciembre, ocho días después del allanamiento a los locales de Fuerza Popular y nueve días antes del indulto de Alberto Fujimori. ¿Por qué salieron los asesores del CEN en esa fecha? Porque sospechaban que el indulto era inminente. La salida de Fujimori representaba un peligro para su permanencia en los cargos y por lo mismo debían ser precavidos.

Volvamos al jueves 4 de enero, cuando Miguel Torres reveló que los asesores ya no ocupaban cargos en el CEN de Fuerza Popular. Ese mismo día, el presidente del Congreso, Luis Galarreta, le dio una versión distinta sobre el estado de los asesores de Keiko a Correo. Galarreta dijo que ni De Vega ni Figari “tienen por qué dar un paso al costado”. Estas declaraciones no solo contradijeron las explicaciones de Torres, también revelaron que De Vega y Figari no se habían apartado.

Pero esa no es la única prueba de que algo bastante extraño ocurrió aquel 15 de diciembre cuando el CEN de Fuerza Popular cambió por completo. En la noche del jueves 4 de enero, el CEN de Fuerza Popular emitió un comunicado con cuatro acuerdos:

  1. Saludar la libertad de Alberto Fujimori “a pesar de discrepar con la forma”.
  2. Renovar su compromiso con la lucha contra la corrupción.
  3. Comunicar que el 15 de diciembre se aceptó la renuncia de seis integrantes del CEN y por lo mismo se procedió a la elección de uno nuevo.
  4. Renovar la confianza a Ana Herz de Vega y Pier Figari.

Se suponía que los asesores ya no formaban parte del CEN, sin emabrgo, el propio CEN le renovó su confianza. En el punto 3 del comunicado se informó que seis integrantes renunciaron al CEN “fundamentando su decisión”. Uno de los miembros del anterior CEN que no aparece en el nuevo es Kenji Fujimori. Nosotros nos comunicamos con Kenji para conocer el origen de su renuncia. Le preguntamos por qué decidió dejar el CEN y le pedimos que comparta con nosotros el “fundamento de su decisión”. Pero nos llevamos una grata sorpresa: él no renunció. ¿Por qué ya no aparece en el CEN de Fuerza Popular si él no renunció?

La primera conclusión a la que podemos llegar es que nada ha cambiado en Fuerza Popular. La confianza de los asesores ha sido renovada y ellos seguirán tras bambalinas. Su salida fue la primera y más importante condición para la alianza entre el keikismo y el kenjismo. Con esto también podemos concluir que cualquier posibilidad de reconciliación fujimorista ha quedado en el pasado. Finalmente, que Kenji no haya renunciado al CEN y aun así haya sido reemplazado nos dice que lo sacaron. Maritza García dijo en las entrevistas que, en caso de no ser aceptadas sus condiciones, el bloque kenjista tomaría la decisión de retirarse de Fuerza Popular. También confirmó que los nueve aliados de Kenji ya fueron retirados de los grupos de whatsapp y de todos los grupos de coordinación. La fisura fujimorista es irreparable y la guerra es inminente.