ecología , economía , internacionales , libertades , noticias , politica , redes sociales , sociedad Martes, 5 diciembre 2017

Un peruano demanda a una gigante empresa alemana y es noticia en todo el mundo menos aquí

Grábense bien ese rostro, dará que hablar a nivel mundial en los próximos meses y años. Imagen: YouTube

Recuerden este rostro, dará que hablar en los próximos meses y años en todo el mundo.
Imagen: YouTube

Para nadie, excepto Donald Trump, es una novedad hablar del cambio climático y del calentamiento global. Las continuas emisiones de CO2 y otros gases a la atmósfera aumentan la temperatura del planeta Tierra y esto puede descontrolarse hasta que desaparezcamos toditos en cuerpo y alma como Remedios la bella. ¿Los responsables? la humanidad, pero sobre todo los humanos que controlan las industrias explotadoras de recursos no renovables.

Dicho esto, la historia a continuación está circulando por varios importantes medios internacionales como la BBC de Londres, El País de España y el canal Arte de Francia; sin embargo en nuestro país todavía nadie conoce al David que se enfrenta a Goliat en algo muy cerca a la segunda parte de Avatar.

Desde Huaraz contra el mundo

Saul Luciano Lliuya vive  en Huaraz, se dedica a la ganadería y también es guía turístico en las montañas que le rodean. Tiene 38 años y dos hijos. Su trabajo le hizo notar que a lo largo de los años, los glaciares estaban reduciéndose con perniciosa rapidez.

Como sucede en varias partes del mundo, la desaparición de los glaciares provocará un aumento del nivel del agua, en la localidad de Saul, esto sucederá precisamente en la laguna Palcacocha y esto puede provocar inundaciones en la zona. De hecho, en enero de este año se iniciaron trabajos contra riesgos debido al incremento de agua.

Por esa razón, la lucha de Saul no tiene precedentes, pues ha demandado a la gigante empresa alemana RWE, dedicada al rubro energético, por liberar gases a la atmósfera, calentar el planeta y provocar que los glaciares en Huaraz se derritan. Nuestro compatriota exige que la empresa repare los daños y se construya infraestructura que proteja a su comunidad de posibles inundaciones, entre otras demandas.

Esta es una planta de la poderosa RWE. Imagen vía: AFP

Esta es una planta de la poderosa RWE.
Imagen vía: AFP

¿Cómo así llegó a esa conclusión para acusar a la alemana?

Según lo que explica la BBC:

  • “El recurso judicial de Luciano se basa en un estudio científico de 2013 que asegura que RWE es responsable del 0,5% de las emisiones globales “desde el comienzo de la industrialización” y solicita que asuma su parte de responsabilidad”.

¿Dónde se puso la demanda?

  • La demanda ha sido admitida en noviembre pasado en un tribunal de apelaciones en la ciudad alemana de Hamm.
  • La batalla en contra de la RWE empezó en el 2015.
  • Saul Lliuya es representado por la ONG ecologista alemana Germanwatch, quienes costean su defensa y los pasajes a ese país europeo cuando es necesaria la presencia del demandante.
Esta es la laguna Palcacocha, actualmente ya hay riesgo de inundación. Imagen: Andina

Esta es la laguna Palcacocha, actualmente ya hay riesgo de inundación.
Imagen: Andina

El País recogió la opinión del antropólogo Noah Walker, quien asesora a Luciano. Para él esto marca “un precedente muy importante”; sin embargo la parte difícil de la contienda legal será comprobar que la actividad industrial de la RWE contribuyó a derretir los glaciares en Huaraz.

  • “Walker reconoce sin embargo que la fase de pruebas va a ser complicada y que serán peritos independientes como geólogos y científicos climáticos los que tengan que desplazarse hasta Huaraz para hacer las mediciones”.

La empresa también se ha pronunciado al respecto, aduciendo que no se puede culpar a una sola empresa por el calentamiento global y que, más bien, ellos están tratando de mejorar sus procesos para disminuir el impacto ambiental tras el desarrollo de sus actividades.

En fin, esta demanda está como para un guion de Hollywood. Marca un precedente, sí. Sobre todo si desde otras partes del mundo empiezan a demandar a las grandes corporaciones por los daños irreparables al planeta y a nuestra forma de vivir.