corrupción , denuncia , noticias , politica , videos Viernes, 24 noviembre 2017

Recordemos a José Miguel Castro, el niño mimado de Susana Villarán

En junio de este año, Hildebrandt en sus trece publicó el primer informe demoledor contra Susana Villarán: un colaborador eficaz había asegurado que Odebrecht financió la campaña por el No a la revocatoria. La denuncia pasó por agua tibia ya que el escenario permanecía nublado. Sin embargo, con las nuevas declaraciones del hombre fuerte de Odebrecht y un reconocido publicista, la pesadilla de Susana Villarán está más nítida que nunca.

Sin embargo, hay otro personaje en el que nos enfocaremos hoy

a

Marisa Glave, José Miguel Castro, Susana Villarán y Eduardo Zegarra durante la campaña contra la revocatoria. Foto: Twitter Susana Villarán

José Miguel Castro fue la mano derecha de Susana Villarán en toda su gestión. Puede que no lo recuerdes mucho ya que desde que salió de la Municipalidad de Lima se mantuvo en silencio. Hoy, debido al escándalo brasileño y su participación en el mismo, es necesario recordarlo.

1. ¿Quién es ese tal José Miguel?

José Miguel Castro Gutiérrez es un economista que ha ocupado cargos altos en empresas privadas como Interbank y Cofide. Durante la gestión de Susana Villarán fue gerente municipal, la mano derecha, el segundo hombre fuerte de la Municipalidad de Lima. Estuvo en el sillón gerencial desde el 2012 hasta el 2014.

E

Aquí, pes. Chillin. Foto: El Comercio

José Miguel fue el hombre más cuestionado durante toda la gestión de Villarán. En el 2013, solo para mencionar un ejemplo, la periodista Maria Eugenia Guevara publicó un reportaje sobre el Clan Ugarte. Este apelativo hacía referencia a toda la familia política de José Miguel que, de una manera u otra, trabajó (o hizo trabajos) para la Municipalidad de Lima. 

Según denunció SMT, casi toda la familia política de Castro trabaja, ha trabajado o ha realizado consultorías para la Municipalidad de Lima. Veamos familiar por familiar:

  • Daniela Maguiña Ugarte, su cuñada: Ha cobrado 67 mil 40 soles a la Municipalidad por consultorías en Seguridad Ciudadana, entre 2012-2013. Como ella no puede ser proveedora, explica el reportaje, sus consultorías las pasa como gastos de menor cuantía. 
  • Carmen Ugarte Ubilluz, su suegra: Ha realizado consultorías también para la gerencia de Seguridad Ciudadana, específicamente para la CEMFOCAS (Centro Metropolitano de Formación y Capacitación de Serenazgo). Durante el 2012, cobró 21 mil 600 soles
  • Álvaro Espinoza Benza, su concuñado: Ha hecho consultorías por 10 mil soles para la Municipalidad de Lima en el 2011. Además, ha sido jefe del programa Barrio Mío y miembro de Invermet (Fondo Metropolitano de Inversiones). 

Coincidentemente, desde entonces, Villarán fue una de sus más recias defensoras.

2. José Miguel: el protagonista

Basta revisar algunos de los reportajes más elaborados durante la gestión villaranista para darse cuenta que Castro protagonizaba casi todos los escándalos mediáticos. En el 2014 reventó el roche de la Caja Metropolitana: un informe especial de auditoría detectó irregularidades en la Caja Metropolitana de Lima.

Este es el reportaje de Panorama que contó el roche al detalle

Un crédito hipotecario directo de US$ 2 millones y un crédito de US$4.5 millones fueron a parar a una promotora llamada Chulucanas. El dueño de esta promotora era Andrés Muñoz, exjefe y amigo de José Miguel Castro. Lo raro de este escándalo es que el dinero terminó en las arcas personales de Muñoz y lo peor de todo fue que los auditores, los que realizaron  la investigación fueron despedidos de la Municipalidad por “quebrantamiento del reglamento interno”. Un niño con la cara llena de chocolate era más sigiloso.

A pesar del chongazo, Villarán pasó al recuerdo por defenderlo de la siguiente manera.

Fuente: Captura de pantalla Twitter.

Fuente: Captura de pantalla Twitter.

Otro chongo de Castro también estalló a causa del roche de la Caja Metropolitana. El exregidor del PPC, Alfredo Lozada, denunció que José Miguel era gerente municipal y miembro del directorio de la Caja Metropolitana al mismo tiempo. Este hecho, evidentemente, incumple con la Ley Orgánica de Municipalidades. Empero, Castro ocupó el sillón gerencial hasta el final de los días villaranistas. 

3. El final de José Miguel

Como bien detallamos en este post uterino, son tres personas las que le dieron la estocada final a Susana Villarán en el caso Odebrecht: Ricardo Boleira, Jorge Barata (ambos de Odebrecht) y Valdemir Garreta (publicista de FX Comunicaciones). Cada testimonio ha sido publicado por tres medios nacionales: IDL-Reporteros, Hildebrandt en sus trece y El Comercio. En síntesis, todos coinciden en que se entregaron US$3 millones para financiar la campaña por el NO a la revocatoria de Villarán en el 2013.

Boleira, Barata y Garreta. Composición: Útero.pe

Boleira, Barata y Garreta. Composición: Útero.Pe

Otro punto en el que convergen los testimonios publicados es uno muy familiar: José Miguel Castro.

Según Barata, Castro lo contactó por teléfono para tener una reunión en su despacho. Una vez reunidos, le pidió una contribución de US$ 3 millones para la campaña por el No. Barata también asegura que luego recibió una llamada de Susana Villarán.

Acto seguido recibimos la llamada de la misma alcaldesa pidiendo esa contribución. Ella afirmó la necesidad, y la importancia de la continuidad. Entonces esa señora tenía una proyección política muy grande.

Pero aquí no termina el roche de Castro. Según Garreta, Villarán le indicó que la persona encargada de su contratación sería José Miguel Castro. Y fue el propio Castro el que le confirmó que la campaña sería financiada por Odebrecht y OAS.

Debido a la abundancia de testimonios, el Ministerio Público ha decidido abrirle una investigación preliminar a Susana Villarán.

A pesar de la tecnología, los refranes mantienen su esencia intacta: dime con quién andas y te diré quién eres.