discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad Jueves, 19 octubre 2017

El mismo fujimorismo que quiere boicotear a Caretas por machista busca rematar esta ley de género

El caso de Rafo León y su columna machista contra las congresistas fujimoristas ya dejó de ser un enfrentamiento solo contra la China Tudela.

El fujimorismo ha llamado a boicotear la publicidad de la revista Caretas, o sea, quiere poner en práctica el mismo método de presión que se utilizó contra Phillip Butters. La diferencia es que Fuerza Popular es, en sí mismo, un poder del Estado (no ciudadanos de a pie) y Phillip Butters no es un desagradable personaje de ficción.

El primero en lanzar la amenaza de denuncia contra Rafo León fue el presidente del Congreso, Luis Galarreta. El exlegislador del PPC y de PPK también pidió un boicot contra la revista que alberga a León:

“[Contra] este tipo de cobardes vamos a tomar las acciones legales como corresponden. (…) Que responda el Poder Judicial si es ilegal o no es ilegal. (…)

Le pido a la empresa Subaru que tenga la valentía de poner a un costado y dejar de publicitar a este individuo. Espero que Subaru o cualquier empresa que esté auspiciando a este personaje se dé cuenta de que no puede ponerle un centavo a programas de gente que tiene este nivel de cobardía con las mujeres”.

El pedido de boicot por parte de Galarreta ha dado pretexto para evitar que Caretas haga una necesaria reflexión sobre enfoque de género

A su pedido se sumaron varios congresistas fujimoristas que tuiteaban contra la revista con el hashtag #CaretasNuncaMás”. El periodista de RPP, Carlos Villarreal, informó que Mauricio Mulder (APRA), Alejandro Aramayo y Karla Schaffer apoyaron el pedido de Galarreta para que “las empresas no inviertan en publicidad en Caretas”.

El Instituto de Periodismo y Sociedad (IPYS) emitió un comunicado oponiéndose a “cualquier tipo de boicot a medios de comunicación promovido por representantes del Estado, como hace el Presidente del Congreso, Luis Galarreta, respecto de contenidos de la revista Caretas”.

Feministas hasta que se acuerdan de la ideología de género

Imagen: Útero.Pe

Imagen: Útero.Pe

El fujimorismo tomó la lucha contra el machismo como un pretexto para boicotear a Caretas. Hoy, la agenda del pleno señala que se debatirá en la insistencia para aprobar la derogatoria del decreto legislativo 1323, el cual “fortalece la lucha contra el feminicidio, la violencia familiar y la violencia de género”.

Imagen: El Congreso

Imagen: Agenda del Congreso

La norma buscaba modificar los artículos 46 y 323 del Código Penal para incluir como agravantes del delito de homicidio el asesinar o herir “por la orientación sexual o la identidad de género de la víctima”.

Al lado derecho, lo subrayado de negro era lo que no le gustó al fujimorismo. Imagen: Proyecto de ley

Lo subrayado de negro era lo que no le gustó al fujimorismo. Imagen: Proyecto de ley 1319

El DL lo había promulgado PPK como parte de su pedido de facultades para tomar medidas contra la inseguridad ciudadana. El Congreso lo derogó a la medianoche del viernes 5 de mayo, pero PPK no lo ha aceptado y no ha firmado la derogación. Por eso es que el proyecto ha regresado al Congreso y la bancada feminista de Keiko insistirá en bajarse la ley.

El pretexto de los fujimoristas fue que este decreto “no se habría enmarcado en las facultades legislativas otorgadas al Ejecutivo”. Quienes votaron a favor de esta eliminación fueron los hoy indignado Luis Galarreta, Úrsula Letona, Leila Chihuán, Karina Beteta y muchos otros fujimoristas que creen en las libertades personales tanto como en la libertad de expresión.

Hasta el cierre de esta nota, la derogatoria del decreto aún no se debatía en el pleno, pero su muerte oficial en el Kongreso solo es cuestión de días u horas.