denuncia , discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Viernes, 5 mayo 2017

Entre gallos y medianoche, el fujimorismo vuelve a ejercer violencia contra los peruanos

Nuevo logo. Imagen: Útero.Pe

Nuevo logo.
Imagen: Útero.Pe

Entre gallos y medianoche, mientras la mayoría de nosotros dormía y las redacciones de los diarios cerraban su edición del día, el Congreso de la República de mayoría fujimorista aprobó la derogación del Decreto Legislativo 1323 que incluía como agravante de los crímenes de odio a la orientación sexual e identidad de género.

Esto ya no existe. Imagen: captura web

Esto ya no existe.
Imagen: captura web

En enero de este año, como parte del paquete de medidas legislativas que el Ejecutivo al mando del presidente PPK presentaría ante el Congreso como primera medida de su gobierno, se aprobó la Ley de crímenes de odio 1323. La norma solo incluía como agravante de delito de homicidio para quienes asesinan o hieren motivados por la orientación sexual o la identidad de género de la víctima.

Sin embargo, ayer, después de un largo debate, el Congreso de mayoría fujimorista, con votos del Apra y de Alianza para el Progreso, decidió no dar luz verde a esta norma ¿La excusa? Un tecnicismo: el DL 1323 no debe estar incluido en las facultades legislativas destinadas a seguridad ciudadana.

Durante el pleno del Parlamento, los congresistas Alberto de Belaunde. Marisa Glave, Tania Pariona, entre otros, se gastaron en convencer a la bancada de Keiko, al Apra y a algunos de APP, que la norma sí podía incluirse en las facultades dadas a PPK pues una de las razones fue la lucha no solo contra la inseguridad ciudadana sino contra la violencia de género.

Ningún discurso cambió la historia. Ninguna explicación racional caló. Los fujimoristas ya habían decidido hace varios días el destino de la norma que protegía a las personas gays, lesbianas, bisexuales y transgénero.

La homofobia en verde. Foto: Twitter

La homofobia en verde.
Foto: Twitter

Quien quedó peor que Fredo Corleone fue Kenji Fujimori. Solo envió un tuit en medio del debate y ni siquiera votó sino que se abstuvo. No tuvo las agallas de ser, al menos, el único fujimorista en rebelarse. Tan mal estuvo que tampoco colocó fotito con la bandera LGTB para quedar chévere. El roche estaba hecho.

"Mi bancada". Imagen: captura Twitter

“Mi bancada”. El chiste se cuenta solo.
Imagen: captura Twitter

A esa hora, felizmente, hubo quienes estuvieron atentos al debate y nosotros recogimos los mejores tuits para poder resumir uno de los más grandes episodios de violencia perpetrados por el fujimorismo en complicidad del Apra. Como de costumbre, entre gallos y medianoche. La historia los juzgará.