denuncia , discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Miércoles, 23 agosto 2017

El Kongreso está a punto de aprobar una ley para que abandones un bebé como quien bota un colchón viejo

¿Se imaginan dejar a un bebé en algo parecido a un  buzón de correos como si se tratara de un objeto inerte? Bueno, un proyecto de ley presentado por Yhonny Lescano y aprobado en la Comisión de Justicia y Derechos Humanos con votos fujimoristas, planea legalizar el abandono bajo el tierno nombre para dorarnos la píldora de:

“Cunas salvadoras”

El proyecto 211/2016 o “Ley que regula el nacimiento confidencial y ampara al expósito” se trata de lo siguiente:

  • Los establecimientos de salud públicos y privados y organizaciones de fines de lucro acondicionarán, en la parte externa de sus locales, cubículos, buzones o incubadoras para que pongan bebés.
  • De estos pueden hacer uso “las madres que no deseen conservar a sus recién nacidos” y la gente que se encuentre bebés abandonados en las calles (normalmente los llevas a una comisaría…).
  • Los buzones servirán para que los dejen ahí de modo “anónimo y seguro”.
  • El establecimiento en el que abandonen al bebé dará aviso al Ministerio de la Mujer para que proceda al trámite legal y lo lleven a un albergue o lo den en adopción.
  • En síntesis: es una legalización del abandono.

Oye pero no suena mal, que el Estado se haga cargo…

No suena mal siempre y cuando tengamos un Estado responsable y siempre y cuando no haya maldad en el mundo. Como ninguna de esas dos variables se cumple, este proyecto está diseñado en un contexto parecido a la velocidad constante: no existe excepto en el vacío. Ya, ya sabemos que este ejemplo es muy nerd pero la idea es esa. Para mayor entendimiento, nuestros amigos de Promsex emitieron un comunicado con todo lo que se desprende de esta norma próxima a aprobarse y todo lo que puede ocasionar si se legaliza el abandono en nuestro país.

¿En serio alguien encuentra lógica en abandonar un bebé en algo parecido a un buzón? Imagen: Útero.Pe

¿En serio alguien encuentra lógica en abandonar un bebé en algo parecido a un buzón?
Imagen: Útero.Pe

1. La precariedad

Ok, se colocan las “cunas salvadoras” pero, ¿nadie ha tomado en cuenta las condiciones precarias de los establecimientos de salud en las zonas más pobres del país? 

  • Según las cifras del Ministerio de Salud, entre el 2011 y el 2015 se incrementó la mortalidad neonatal de 62.6% a 68.4%.

2. Los peligros para el recién nacido

Ya que hablábamos de maldad en el mundo, Promsex advierte que legalizar el abandono:

  • “Puede generar sistemas de comercialización y tráfico de recién nacidos, con fines de adopción o cualquier forma de explotación posterior”.

¿Cómo podemos afirmar eso? Pues recuerden que en el momento del abandono “anónimo y seguro” el recién nacido es un NN, nadie tiene registro de él por lo que bien pueden reportarlo a las autoridades correspondientes o crearse un mercado ilegal de tráfico de recién nacidos para muchos fines y uno peor que el anterior.

A esto se agrega otra de situación de riesgo que es cuando la madre es una niña o adolescente en situación de violencia. El familiar podría arrebatarle al recién nacido por estos motivos:

  • “También abre la posibilidad de que los recién nacidos sean arrebatados de sus madres, especialmente tratándose de niñas y adolescentes, por adultos cuidadores motivados por el  estigma y rechazo familiar e incluso de quienes mantienen sobre ellas situaciones de violencia sexual permanente”.

3. Crea una situación de discriminación

No es la primera vez en el mundo que se está intentando hacer una especie de buzón de correos con recién nacidos. Según lo que explica Promsex, en Alemania se llamó “baby hatches”, pero su aplicación no redujo la tasa de muerte neonatal ni mucho menos el abandono. La situación empeora con lo que sucedió en lugares como China:

  • “Incluso se conoce que en China este sistema sirvió para el abandono de recién nacidos con alguna discapacidad”.

4. Lo que hay detrás

¿Te imaginas que miles de niños vayan a parar a instituciones plagadas de gente con ellos? Imagen: Útero.Pe

¿Te imaginas que miles de niños vayan a parar a instituciones plagadas de gente con ellos?
Imagen: Útero.Pe

El 19 de agosto del 2015, bajo supervisión del notario Murguía, se inscribió la Asociación Cunas Salvadoras. Esta ONG (sí porque los caviares no son los únicos oenegeros) es la que impulsó la creación del proyecto que lleva la misma chapa y que está a punto de discutirse en el Pleno del Congreso de la República.

Según los registros públicos a los que Útero.Pe accedió, Cunas Salvadoras, con dirección en la calle Cantuarias 338, Miraflores, está integrada por conocidos personajes, algunos ligados al Sodalicio de Vida Cristiana. Así se conforma la asociación:

Integrantes:

  • Alberto Gonzalez Cáceres, presidente.
  • Carlos Ferrero Costa, integrante. Sí, el expremier de Toledo.
  • Rossana Echeandía Escudero, integrante. Es la exeditora de El Comercio, miembro de “Las fraternas”, la rama femenina del Sodalicio de Vida Cristiana.
  • José Antonio Anderson Trujillo, secretario.
  • Mariana de Lama Menacho, tesorera.
  • Enrique Azurín Gonzales, segundo vocal.
  • Carol Maraví Deininger, integrante.
  • María del Carmen Alva Prieto, primera vocal.
  • Eduardo Gómez de la Torre Freundt.
  • Olga Combe Jeanneau, integrante.

5. ¿Y la plata?

El proyecto de ley indica que este no generará gastos al tesoro público, pues será asumido por el Ministerio de la Mujer (Mimp) y su pliego presupuestal del Programa para el Bienestar Familiar. Sin embargo, las cuatro líneas dedicadas al análisis de costo/beneficio en el documento preparado por la comisión de Justicia y Derechos Humanos del Congreso no son suficientes.

  • No indica cómo serán ni cuánto costará acondicionar estos “buzones”.
  • Tampoco detalla cuánto costará el “timbre o alarma” con las que deben contar las “cunas salvadoras”.
  • Mucho menos existe una aproximado sobre la cantidad que se necesita para cada ciudad, pues no se incluyen las cifras de abandono de menores en nuestro país.

Esta norma, que a todas luces favorece el tráfico de niños, está a punto de discutirse (y aprobarse) en el Pleno del Congreso de la República mañana mismo.