noticias , politica , sociedad , violencia Lunes, 12 junio 2017

Muchas razones para que alguien, please, le quite el teléfono a Tubino

Carlos Tubino es uno de esos congresistas al que no lo imaginamos en otra bancada que no sea Fuerza Popular. El año pasado se hizo conocido por ser el fashion congress al tildar de “sucios” a los congresistas de izquierda que no vestían como él quería y luego de hacer una investigación a fondo sobre las tabas de Richard Acuña.

El parlamentario fujimorista también es gran luchador de todo lo que contenga la palabra “género” (aunque se llame Carlos Mario DEL CARMEN) y amante de la tecnología. Su cuenta de Twitter se actualiza más que la de Útero. Solo en las últimas 24, entre tuits y retuits, don Carmen (así lo llamaremos a partir de ahora) ha publicado 67 veces. El fin de semana último, su cuenta se puso igual de malcriada que tú en tu tono del centro de Lima.

Malcriado. Imagen: Útero.Pe

Don Carmen es un loquillo.
Imagen: Útero.Pe

Todo nació con Tubino y su fobia por el término “género”. Luego de asegurar que introducir la esa palabra en lugar de “sexo” es parte del maquiavélico plan de la ideología de género, un grupo de usuarios (y otros malcriadazos) empezó a insultarlo.

Así se prendió la mecha. Imagen: Twitter

Así se prendió la mecha. Imagen: Twitter

Cuando la usuaria Pauliyaf dijo que los fujimoristas “siguen ciegamente como borregos” y que “le daban asco”, don Carmen respondió que ella no podía meter sus narices en Perú porque vivía en España. Desde el lanzamiento de ese tuit, Tubino mutó en un Lisurattás de extrema derecha, solo que esta no era una imitación de JB, sino, la fea realidad:

"Falta de cerebro". Imagen: Útero.Pe

“Falta de cerebro”.
Imagen: Útero.Pe

Imagen: Twoitter

“De repente te vas antes que yo”. Purito amor. Imagen: Twitter

 

Imagen:Twitter

Oiga, congresista. Cálmese… no está en el Congreso. Imagen: Twitter

Luego de tanto “tarada”, llegó la hora de la redención. El alma católica retornó al cuerpo de Del Carmen y realizó esta reflexión:

 

Imagen: Twitter

Amén. Imagen: Twitter

Hasta que otra vez aparecieron los malcriados para mandarlo a la tumba y Tubino se olvidó de la enseñanza cristiana de dar la otra mejilla:

Imagen: Twitter

El slash es para que el agredido elija cualquiera de los dos insultos. Imagen: Twitter

Se puso en estado Grupo Colina:

Imagen: Twitter

Debate alturado, ante todo. Una vieja enseñanza fujimorista. Imagen: Twitter

También se dio tiempo para responder una pregunta filosófica sobre lo humano.

Imagen: Twitter

¿En el espejo de Harry Potter, dices? Imagen: Twitter

Entre tanto insulto, pulla y amenaza de bronca, don Carmen fue conmovido por un tuit del PPKuy que pidió dejar de agredirlo por su edad. Ante ello, Tubino aseguró (agárrense) que rechazaba a los que “ante la falta de argumentos, insultaban”.

8

Entonces dejó de insultar… pero para pedir bronca en vivo y en directo…

Imagen: Twitter

En el Pentagonito, pe. Imagen: Twitter

Luego de este capítulo violento, Tubino continuó con su vida normal, o sea, retuiteando mensajes transfóbicos, homofóbicos y contra la ideología de género. Please, que alguien le quite el teléfono.