libertades , noticias , politica , redes sociales , sociedad , videos , violencia , webeo Jueves, 20 abril 2017

Grandes momentos de la izquierda peruana resumidos en 3 extraños videos

Esta mañana, mientras tomábamos nuestro quaker con leche de la tía poison, la bancada del Frente Amplio nos sorprendió con un video sobre la toma de rehenes en la residencia del embajador de Japón entre 1996 y 1997 a manos del grupo terrorista MRTA. (El material fue publicado ayer en la noche, pero a esa hora estábamos viendo videos de gatitos).

El material, de poco más de un minuto de duración, recuerda cómo el gobierno autoritario de Alberto Fujimori usó este hecho con fines políticos, mandó a matar a emerretistas que ya se habían rendido (no fueron los comandos sino los “Gallinazos”) y se choreó 1 millón de dólares que un diario japonés había donado a los comandos de la operación Chavín de Huantar.

Sin embargo, hay varios puntos de este material que generan un sinsabor como el hecho de que en ningún momento ponen el rótulo de “terroristas” cuando se refieren a los del MRTA sino que les dicen -en dos oportunidades- “subversivos”.

Pero, justo sobre el final, cuando hablan de que “todos los que lucharon contra el terrorismo y contra la dictadura son héroes”, una foto de fondo escarapeló la piel de aquellos que conocieron muy de cerca los años de violencia que sufrió nuestro país durante la época terrorista. 

Escalofríos. Imagen: Facebook

Escalofríos.
Imagen: Twitter Bancada Frente Amplio

Minuto 1:07:

Se trata del funeral de Edith Lagos, miembro de la cúpula de Sendero Luminoso.

Edith Lagos tenía 19 años cuando murió. A esa edad ya era miembro importante en Sendero Luminoso. Murió en un enfrentamiento con la policía. Imagen: composición

Ayacucho, 1982. Edith Lagos tenía 19 años cuando murió en un enfrentamiento con la policía. A esa edad ya era miembro importante en Sendero Luminoso. Más de 10,000 personas asistieron a su funeral.
Imagen: composición

La imagen no tiene nada que ver con el tema que están tratando pero cobró al toque más atención que todas las cosas que podría haber dicho el FA. Naturalmente, las críticas se fueron contra la bancada, tanto que Marco Arana y Marisa Glave -peleados hace tiempo- salieron a disculparse.

Pero, terminado el drama, nosotros trataremos de poner paños fríos a este lapsus brutus del encargado de comunicaciones de la bancada roja y recordaremos otros momentos, mucho más felices, por supuesto, en que nuestra gloriosa izquierda peruana nos regaló videítos random.

Lalalá. Imagen: Útero.Pe

Gracias Internet.
Imagen: Útero.Pe

1. La virgen en la política

Era noviembre del 2013, después de que casi vacan a la tía Susana Villarán el Jurado Nacional de Elecciones tuvo que llamar a nuevos comicios para elegir regidores municipales. El grupo de Villarán se lanzó a la piscina y tuvo como número uno en la lista a la exregidora y hoy miembro de Habla Castañeda, Marité Bustamante.

La campaña fue cortísima y telaza pero eso no impidió para que los muchachos soñadores den rienda suelta a su i m a g i n a c i ó n. Es así que Marité publicó un video que hasta ahora nos causa pesadillas solicitando el voto ciudadano. Si no lo recuerdas o si no  lo viste, no nos hacemos responsables por los daños que pueda ocasionarte.

¿QUÉ?

¿FUE?

¿ESO?

via GIPHY

Esta imagen fue acompañada centenares de veces por la frase que pronunció la entonces candidata en el primer minuto:

“No soy virgen… en la política”.

Y así este episodio pasó a la historia de las cosas extrañas de la izquierda peruana.

2. Los proto-verolovers

En el 2015, cuando todos en la izquierda estaban peleándose calentando motores para las elecciones presidenciales, ooootro grupo rojito, que ahora conocemos como los verolovers, se lanzó al ruedo con un videíto que hasta ahora estamos tratando de entender.

Todavía nos seguimos preguntando por qué un hipster dice “cultura” y por qué este pata que dice “memoria” alza los brazos como pastor evangélico.

via GIPHY

3. El muñeco de Susana Villarán

via GIPHY

En plena campaña municipal del 2014, un spot de Susana Villarán irrumpió en las redes. Se trataba de una muñeca llamada “Susanita” quien salía bailando la canción Atrévetete de Calle 13, con las letras cambiadas para la ocasión y:

¿Montando skate?

Casi tres años después de esto, la gente que trabajó con la tía regia sigue pensando que esto solo pudo ser obra de Lucho Castañeda una muy pero muy mala persona.

Ojalá que la izquierda pronto nos regale más de esto y menos lapsus de Edith Lagos. De verdad, estaremos profundamente agradecidos.