denuncia , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Miércoles, 22 febrero 2017

Este es el especial sobre las esterilizaciones forzadas que debería ver la familia Fujimori

Nilda Rojas Martínez acudió al hospital Amazónico en Ucayali. Estaba embarazada y tenía la presión alta. Una vez en el centro, la doctora le indicó que debían practicarle una cesárea. Antes, le hicieron firmar un documento. Fue por una cesárea, pero le ligaron las trompas. Nunca más podría tener hijos.

Este es uno de los 50 testimonios que ha recolectado el diario La República en su especial Secuelas Perpetuas. Son 50 mujeres de comunidades shipibas de Ucayali y de centros poblados de Cusco. Todas ellas denuncian haber sido esterilizadas contra su voluntad durante el gobierno de Alberto Fujimori.

1b

 

La cronología legal sobre las esterilizaciones forzadas es así:

  • En 2009, archivan las primeras denuncias ante la Fiscalía, de 1998 y 2001.
  • En 2012, las denuncias fueron reabiertas.
  • En 2016, se archivó definitivamente el caso, incluidos Alberto Fujimori y sus ministros.
Captura

Imagen: La República

Sin embargo, existen testimonios de varios médicos e incluso víctimas que coinciden en señalar que esta práctica criminal fue parte de una política pública del gobierno de Alberto Fujimori.

Victoria Ccoya Quispe, comunera de Huancarani en Cusco, cuenta como los médicos acudieron varias veces para obligarla a que se someta a una ligadura de trompas:

“Fueron a mi casa varias veces del Centro de Salud a obligarme que me haga la ligadura porque el gobierno, dice, que no debemos tener más de 3 hijos. Eso es lo que nos han ordenado. Me dijeron que no sentiría dolor, que todo estaría bien. Yo les dije que no”.

Finalmente, sin su consentimiento, le ligaron las trompas a Victoria. Le otorgaron una tarjeta para regresar si presentaba alguna complicación por la intervención, pero la tarjeta no le sirvió de nada.

1a

En la campaña pasada, Keiko Fujimori ofreció reparar a las víctimas de las esterilizaciones forzadas, pero nunca más volvió a pronunciarse por el tema. Hoy la vemos haciendo campaña para el 2021 (o antes, si el preisdente es vacado) y denunciando una campaña sucia contra su partido cada vez que la justicia los toca.

Aún tiene tiempo de desmentir a quienes aseguran que esa promesa solo fue una estrategia de campaña, señora Fujimori.