denuncia , discriminación , libertades , noticias , politica , Salud , sociedad , violencia Martes, 17 enero 2017

5 hechos que destruyen los argumentos de la Fiscalía para archivar las denuncias de abuso en el Sodalicio

En un comunicado para el olvido de prensa, la fiscalía resolvió archivar las denuncias contra el líder y fundador del Sodalicio de Vida Cristiana, Luis Fernando Figari y la cúpula central de esa organización de la Iglesia Católica.

Cinco exmiembros de esa institución habían denunciado a Figari y a sus amigos por violencia sexual, secuestro, lesiones y asociación ilícita para delinquir. Todos ellos y otras víctimas más contaron su testimonio, que quedó documentado en el libro Mitad monjes, mitad soldados, de los periodistas Pedro Salinas y Paola Ugaz.

Mitad monjes, mitad impunes

La fiscal Peralta le da buenas noticias a un probado abusador. Foto: El Comercio/Composición: Útero.Pe

La fiscal Peralta le da buenas noticias a un comprobado (por el mismo Sodalicio) abusador.
Foto: El Comercio/Composición: Útero.Pe

Atrás quedó el compromiso de la fiscalía de atender el caso con la mayor celeridad posible. Ayer, la fiscal María del Pilar Peralta, resolvió su archivo y con ello cubrir con un manto de impunidad los abusos perpetrados al interior de la organización. En este útero, con la ayuda de nuestro amigo José Alejandro Godoy (Godoypedia), hemos seleccionado los cinco argumentos principales usados por la magistrada para archivar las denuncias. Cada uno de ellos con hechos que rebaten su posición.

1. ¿Ninguna víctima se acercó?

Para Peralta, ninguna víctima de violencia sexual se acercó a la fiscalía para declarar su testimonio.

Hecho

  • Los testimonios quedaron plasmados en el libro Mitad monjes, mitad soldados, y fueron alcanzados a la fiscal.

Otros testimonios se presentaron ante la Comisión de Ética para la Justicia y Reconciliación creada por el propio Sodalicio. Sus conclusiones son tan poderosas como dolorosas. Después de leer esto, es posible que se te haga un nudo en la garganta y no comprendas cómo la fiscal ha podido archivar el caso:

  • “De los malos tratos verbales, escarnio, burlas, humillaciones; de una constante manipulación de la voluntad, así como de los abusos sexuales infringidos contra algunos de los formandos, incluso menores de edad. Las víctimas de estos abusos sexuales evidencian daño profundo, no solo por los actos físicos de agresión a los que fueron sometidos sino también a las injustas confusiones a las que se les expuso sobre su propia identidad sexual, dificultando duramente su despliegue personal al incorporarse a la vida civil, incluyendo sus relaciones afectivas”.
  • “En muchos casos el daño se ha visto incrementado por el temor a la vergüenza de no haber podido denunciar la violencia en su contra, así como advertir la indolencia del SCV en los casos en que, enterados de la ocurrencia de esos actos, no procedió con la firmeza y justicia que esos abusos reclamaban”.
  • “No se protegió a las víctimas pese a conocer lo ocurrido; se las dejó a su suerte y más bien, en ciertos casos, se privilegió cubrir al victimario y proteger a la organización, llevando a cabo procesos de aparente investigación que no concluían en una sanción efectiva. Las dolencias psicológicas no fueron advertidas o tratadas, ni oportuna, ni adecuadamente”.

2. Delitos ya prescribieron

Según la fiscal:

  • “Teniendo en cuenta que el Sodalicio tiene 40 años de fundado, los delitos cometidos ya prescribieron”.

Argumento

Paola Ugaz explicó a este útero que el argumento de la prescripción no es válido para los delitos por los que se ha denunciado a Luis Fernando Figari y toda su cúpula.

  • En el caso de secuestro agravado, asociación ilícita y lesiones graves, los delitos aún no prescriben.

3. Víctimas no son víctimas porque “se inscribieron por propia voluntad”

Ninguna sentencia reparará el daño ocasionado. Pero al menos sabremos que la justicia existe. Foto: Correo

Ninguna sentencia reparará el daño ocasionado. Pero al menos sabremos que la justicia existe. Hoy solo hay impunidad.
Foto: Correo

En esta parte, los argumentos de la fiscal María del Pilar Peralta están dirigidos para quienes denuncian secuestro, lesiones graves y asociación ilícita para delinquir:

  • En el estatuto del Sodalicio dice que se necesita la mayoría de edad para ingresar. Además, cada miembro solicitaba ingresar en la institución y pasaba por un periodo de prueba antes de formar parte. Por esa razón, desestima el “secuestro mental” de los denunciantes.

Hecho

Tanto Pedro Salinas y Paola Ugaz en su libro, como decenas de testimonios que hemos conocido a lo largo de estos meses e incluso antes de que se publicara Mitad monjes, mitad soldados, las declaraciones de maltrato psicológico en el Sodalicio han sido por demás abundantes. Incluso la comisión creada por esa institución así lo afirma:

  • “Los daños psicológicos vienen también de la implementación de esas prácticas de sobre exigencia física irrazonable, de la exposición a riesgo de sufrir daño, o perder la vida al imponerse prácticas de actividades peligrosas”.

A todo ello se le puede agregar nuevamente el constante maltrato y manipulación psicológica sufrida por los miembros durante su estancia.

4. “No hay declaratoria de incapacidad mental”

La fiscal esperaba que las víctimas presenten discapacidad mental después de los abusos sufridos. Además, desestima la denuncia porque considera que han llevado vidas exitosas. Ella sabe más que las víctimas lo que sienten por dentro.

  • “Ninguno de los agraviados presenta problemas psicológicos derivados de su permanencia en el Sodalicio. Por el contrario, todos ellos llevaron vidas personales y profesionales exitosas. A esto se suma que no tienen un certificado que declare incapacidad mental”.

Hecho:

  • Existe una pericia elaborada por el psicólogo Jorge Bruce que comprueba la afectación psicológica de los peticionarios, sin embargo, esta no fue aceptada por la fiscal porque “él ya conocía el caso”.
  • Varios de los denunciantes han declarado que necesitan actualmente de ayuda psicológica para superar lo vivido en la organización religiosa.

5. “Ninguno presenta daños psicológicos ni físicos”

Aunque suene increíble, la fiscal esperaba que 20 años después de haber sido víctima de maltrato, alguno de los denunciantes presenten lesiones físicas. Este es otro de sus argumentos:

  • “Queda descartado lesiones graves porque ninguna de las supuestas víctimas presenta signos de maltrato físico ni psicológico”.

Hecho

  • El propio Sodalicio le paga el tratamiento psicológico a José Enrique Escardó, quien fue el primero que denunció a la organización, y a otras víctimas más.

Por estas razones y más, algunos periodistas y usuarios se pronunciaron en redes

 

 

Los argumentos que rebaten la posición de la fiscal no solo son cinco, sino que se cuentan por centenas, acumulados en más de 40 años de maltratos. Más de 50 testigos ofrecieron su declaración a la fiscal Peralta pero nada de eso fue suficiente. El abogado defensor de las víctimas, José Ugaz, ya anunció que apelará esa decisión. Sin embargo, a pesar de ello, en estos momentos Luis Fernando Figari es libre. Impunemente libre.