corrupción , denuncia , libertades , noticias , periodismo , politica , sociedad , violencia Viernes, 23 diciembre 2016

Este nuevo escándalo con bandas criminales es lo único que le faltaba al Sodalicio para terminar de hundirse

El Sodalicio acaba de cumplir el sueño de uno de sus fundadores, Luis Fernando Figari: hacerse conocido a nivel internacional. La cadena Al Jazeera, basada en una impresionante investigación de Daniel Yovera y bajo la producción de Paola Ugaz y Pacha Films, difundió un documental en el que prueba que dos empresas vinculada a los sodálites pagaron a una banda criminal para, según las víctimas, hacerse de unos terrenos sobre los que edificó un proyecto inmobiliario en Piura.

El obispo de Piura tendrá mucho que confesar, y no precisamente ante un cura. Imange: Billy Felices

El obispo de Piura tendrá mucho que confesar, y no precisamente ante un cura. Composición: Útero

El material fue emitido la semana pasada, pero como aquí todos estábamos atentos a los turrones de los congresistas, nadie le paró balón. Aquí te resumimos la investigación.

La tierra prometida

exodo

Los terrenos que son más disputados que los de Jerusalén, se ubican en Piura, donde un grupo de posesionarios fue desalojado (demostraron ser posesionarios con documentos presentados a los periodistas). Ellos fueron invitados a salir a punta de balazos luego de que no aceptaran vender sus predios a la Asociación Civil San Juan Bautista y a la inmobiliaria Miraflores Perú SAC. Ambas empresas, vinculadas a los sodálites, edificaron en la zona el proyecto Miraflores Country Club.

inmobi

Carmen Campodónico, por ejemplo, cuenta cómo un grupo de matones bajaron con pistolas para echarla junto a su familia. Incluso le pusieron un machete en el cuello. Sus hijos intentaron defenderse, pero al ver las armas, Carmen prefirió sacarlos del lugar. Hoy vive hacinada en una pequeña casa (min. 10:57).

A la comunidad de Castilla también le arrebataron sus terrenos en la misma área donde hoy se erige el Miraflores Country Club. En este caso, los delincuentes invadieron los predios, presentaron actas falsas ante el Gobierno Regional de Piura, obtuvieron los títulos, y luego los vendieron a los sodálites. Se tomaron muy a pecho el capítulo 33 del Éxodo.

Mitad monjes, mitad matones

Los encargados del éxodo (obligatorio) de los propietarios despojados fueron los miembros de un grupo criminal en Piura llamado la Gran Cruz del Norte. Esta banda “bendijo” con su presencia a esta región desde el 2009 hasta el 2014.

¿Quién contrató a estos angelitos?

El brigadier de la Policía, Pedro Zapata, detalló cómo se desbarató a este “coro de querubines” y contó cómo la Asociación San Juan Bautista le pagó a esos delincuentes.

El entonces apoderado de la Asociación San Juan Bautista, Alberto Gómez de la Torre Pretell, reconoció que pagó 73 mil soles semanales a la empresa DEGIOCRUZ, fachada de la Gran Cruz del Norte. Lo hicieron, según Gómez de la Torre, por servicios de seguridad, aunque luego la defensa legal indicó que fue porque estaban siendo extorsionados por la banda.

La investigación periodística concluye que la santa empresa les pagó, al menos, un millón y medio de dólares, durante 22 meses, a estos hijos del Señor.

pagos

A esto sumémosle el testimonio de Samuel Alberca, quien fue fundador del sindicato de construcción civil que al inicio albergó a los que después se convirtieron en líderes de la banda. Samuel colaboró con la Policía.

Aseguró haber recibido una propuesta del propio monseñor de Piura, el sodálite José Antonio Eguren, y de Gómez de la Torre Pretell.

Él mismo. Imagen: Espacio 360

Él mismo. Imagen: Espacio 360

El líder religioso le planteó hacerse pasar por el dueño de un terreno invadido, para luego venderlo a los sodálites. Por el favorcito iba a recibir 3 millones de dólares. Samuel, sin embargo, le contestó esto a su eminencia:

“¿Sabes qué? Métete tu plata al culo”.

Cuando él se negó a aceptar la propuesta que -dice- le hizo eguren, los delincuentes del sindicato le dieron golpe de estado y atentaron contra su vida para quedarse con el negocio.

Bonus track

¿Les suena la Asociación San Juan Bautista? Al alcalde de Lima, Luis Castañeda, seguro que sí.

Es la misma a la que la Municipalidad de Lima le regaló vendió un terreno que iba a ser parte del parque zonal de Ancón.

84535-x0wg9nz2hj7ao3y

Recordemos que para vender el predio, la comuna cambió la zonificación, a pesar de que el INPE se opuso a la construcción de un posible cementerio ideado por la San Juan Bautista. También debemos recordar que el número 2 del Sodalicio fue Germán Doig, acusado de abusos sexuales y sobrino de Lucho Castañeda. 

castaneda2

El que se muerde el labio es Doig el de barba detrás es Castañeda. Foto: Caretas

Este nuevo escándalo que involucra al Sodalicio con bandas criminales es lo único que le faltaba a esta institución para revelarse como una de las más poderosas y peligrosas que ha parido la Iglesia Católica en los últimos años. Y el caso no puede ni debe pasar desapercibido.