corrupción , libertades , noticias , periodismo , politica , sociedad Domingo, 11 diciembre 2016

5 poderosas razones por las que PPK debería decirle SÍ a la Cuestión de Confianza

A un día de la movilización contra los abusos del Congreso de la República con mayoría fujimorista, ya son varios de los más destacados columnistas de opinión los que se han mostrado a favor de que el gobierno haga Cuestión de Confianza ante una posible censura contra el ministro Jaime Saavedra.

Foto: Correo

Foto: Correo

En este útero ya hemos explicado en qué consiste y cómo es el proceso para la Cuestión de Confianza y cuáles son sus posibles consecuencias. En síntesis se trata de un mecanismo constitucional que puede aplicar el Ejecutivo para no dejarse arrinconar por un Legislativo adverso.

Este jueves, el Congreso debatirá la moción de censura presentada por la bancada Mototaxi fujimorista en contra del ministro Saavedra. El gobierno, en especial el premier Fernando Zavala, tiene poco tiempo para decidir si hace o no Cuestión de Confianza. Pero como será una decisión muy difícil, algunos de los más destacados columnistas en los diarios, han esgrimido varias razones en las que podría apoyarse el Gabinete PPK para evitar que, sin ninguna razón poderosa, censuren a un miembro de su equipo.

1. Tornillo contra el martillo

En su columna en La República, Mirko Lauer no hace hincapié en la Cuestión de Confianza pero sí en la estrategia que debería seguir el gobierno después del bochornoso debate de interpelación del último miércoles al que comparó con un asalto al paso.

FP se ha jugado a una estrategia vagamente putchista que depende del choque, de la inmediatez, del abultamiento de bíceps. Su deseo de derribar a un ministro (el más apreciado en las encuestas) evidencia la necesidad de demostrar que una bancada intelectualmente zombie sí funciona, como una suerte de jefatura de personal del Ejecutivo.

(…) Frente a la estrategia de martillo que postulan FP y sus socios, el gobierno haría bien en desarrollar una estrategia de tornillo (…) No pasará mucho tiempo antes de que FP empiece a sentir los efectos de su mala conducta.

2. Corruptos y mediocres

Una de las más fuertes columnas es la de Augusto Álvarez Rodrich quien, sin anestesia, llama a este Congreso corrupto y mediocre y explica por qué, si tanto les molesta a los naranjas la Ley Universitaria, simplemente no la cambian.

(…) la ley es mejorable, pero la pregunta, entonces, cae de madura: si ese es –como que es– el objetivo crucial de sus ‘preocupaciones’, ¿por qué no derogan o cambian la ley nomás en el Congreso, un asunto para el que tienen los votos?

La respuesta también cae de madura: porque es rochoso que ellos mismos cambien las reglas del juego para su beneficio. Lo ‘elegante’, como con los sicarios, es que ese trabajito lo hagan otros, como ministros, colegas y coleguitas del más noble y vil de los oficios.

Para AAR, la posible censura en contra de Saavedra se verá más bien como un galardón, tratándose de un Legislativo que destaca por sus miserias.

Hizo bien el presidente PPK al respaldar a su ministro, pero Saavedra ya debiera irse preparando para salir del gabinete recordando que ser censurado por un Congreso corrupto (intereses subalternos del lobby universitario) y mediocre (sin ideas valiosas) es una condecoración que enaltece.

3. El inicio del fin

Rosa María Palacios lo dice de forma bastante clara. A Fuerza Popular no le interesa la corrupción o el retraso de los Juegos Panamericanos, les importa bajarse la Ley Universitaria de otros modos que no sean cambiándola (por su popularidad). Todo esto porque los millones que los dueños de universidades chicha invirtieron en las campañas electorales, vienen a pedir su vuelto.

No es verdad que al Congreso le interese la compra de unas computadoras con las que el Ministro tiene poco que ver. El guión de la mala política ya es conocido. Te rebuscan lo que sea, te arman el file y esparcen la basura en los medios amigos. Lo que le interesa al Congreso es el que negocio universitario de la educación estafa siga en auge. Negocio multimillonario que financió la campaña de varios y que viene a cobrar lo suyo.

En medio de todo esto, Rosa María es clarísima al advertirle a PPK que, si deja que censuren a su ministro, será el inicio del fin de su gobierno.

(…) Si no lo hace (la Cuestión de Confianza), con la censura de Saavedra habrá terminado su gobierno. Como terminó prematuramente el de Toledo en Arequipa o el de Humala en Conga. Advertidos estamos. Si no se hace cuestión de confianza de la permanencia de Saavedra en el gabinete, este gobierno terminará muy pronto. El Presidente está obligado a enfrentar esta batalla. ¿Puede ganarla? Sí. Si lo hace, tendrá a todo el pueblo a su favor.

4. Se acabó el recreo

Luca luca. Composición: Útero.Pe

Bankada mototaksi.
Composición: Útero.Pe

En su columna en El Comercio, nuestro doc sen sei Marco Sifuentes, también le sugiere a PPK ponerse la banda presidencial y empezar a gobernar, sobre todo después de que el país entero haya sido testigo de la actuación casi circense de este Congreso durante la interpelación a Jaime Saavedra.

El miércoles, todos fuimos testigos de algo que ni siquiera califica como espectáculo y está muy por debajo de lo vergonzoso. Los congresistas no tuvieron ningún reparo en demostrar que la reforma universitaria afecta sus intereses (y los del investigado por la DEA y financista del fujimorismo, Joaquín Ramírez, vinculado a Alas Peruanas).

La respuesta de la sociedad civil está muy bien. Van a salir a marchar. Pero será en vano si, en plena manifestación y chistecito de por medio, PPK vuelve a hacerle caso a los que le recomiendan no enfrentarse a un enemigo que ya le clavó la chaveta. El conflicto ya está en marcha. PPK no lo declaró, y esa será su justificación ante la historia. Pero si cede ante Heliogábalo, no llegará al 2021.

Y aquí viene la carnecita:

El Congreso siempre es impopular y los descensos en las encuestas de PPK se deben a que la gente empieza a sentir que no hay autoridad. La cuestión de confianza se vería como un ejemplo de mano dura, sin dejar de ser perfectamente legal y democrático. El populismo está resurgiendo en el mundo (el fujimorismo, como es obvio, lo sabe). Una pequeña dosis, dentro de las reglas de juego constitucionales, podría servir como válvula de escape para esas pulsiones en nuestro país. Basta de ingenuidades.

5. Así de grave

Patricia del Río también hizo una defensa desapasionada del ministro Jaime Saavedra, condenando que el intento de censurarlo responde a intereses sin escrúpulos.

¿Por qué será? ¿Es acaso Jaime Saavedra uno de esos políticos hipnóticos capaz de convencer con cualquier floro a la población? Nada más lejano: Saavedra se ha caracterizado por un discurso técnico, por un estilo donde han primado la sinceridad y la claridad. Pero, sobre todo, y tal vez por eso sigue siendo el ministro engreído de la población, ha sido la primera autoridad frente a la cartera de Educación que logró transmitirles a los millones de padres que mandan a sus hijos al colegio que hay esperanza. Que esa educación que reciben los niños los puede hacer mejores personas. Que un país que se respeta y mira hacia adelante invierte en mejorar las aulas, pagarles mejor a sus maestros, llevar material educativo al último rincón de su país.

(…) Jaime Saavedra es un ministro decente, que está a punto de perder el puesto por haberles malogrado el negocio a individuos inescrupulosos capaces de enriquecerse hipotecando el futuro de nuestros jóvenes. Así de grave.

Bonus Track:

Ayer, después de descubrirse la bancada Mototaxi, Raúl Tola se mandó con todo en su columna en La República. 

Ahí se demuestra fuera de toda duda que esta avanzada no es más que una prueba de poder (Keiko Fujimori: «Me llena de orgullo ver la fuerza de nuestro partido!!!»), que Saavedra es una cabeza de turco (Cecilia Chacón: «Ahora ya saben con quién se meten»), y que el verdadero blanco de esta ofensiva es el propio Pedro Pablo Kuczynski, a quien se quiere amenazar, debilitar, desequilibrar, paralizar.

La única salida a esta afrenta del fujimorismo, explica Tola, es proteger -vía Cuestión de Confianza- los avances en educación que ya son visibles y que son resultado de una buena gestión de Jaime Saavedra al frente del Ministerio.

(…) el gobierno de PPK tiene la obligación de no dejarse avasallar, de mostrarse firme, en sintonía con los ciudadanos que valoran lo que de veras importa. Y la mejor manera de hacerlo es planteando la cuestión de confianza, frente a la eventual censura de Jaime Saavedra.

*****

La defensa a la reforma educativa es genuina y es una respuesta que no tiene nada que ver con arrinconar a PPK impulsados en un “antifujimorismo”. Las sandeces nos salpicaron a todos el miércoles durante la interpelación a Saavedra y el viernes fuimos testigos de una bancada de barrabrava. Está en juego la razón.