discriminación , libertades , noticias , politica , sociedad , violencia Jueves, 13 octubre 2016

Esto es todo lo que se ha dicho después de las declaraciones del denunciado fundador del Sodalicio, Luis Figari

Hace pocos días, Luis Fernando Figari declaró por primera vez a la prensa desde que explotaron las denuncias en su contra tras la publicación del libro Mitad monjes, mitad soldados, de Pedro Salinas y Paola Ugaz. Figari es acusado de los delitos de pederastía, abuso psicológico y físico en contra de los integrantes de la agrupación que fundara en 1971.

Las víctimas son, en su mayoría, jóvenes menores de 18 años quienes ingresaron al Sodalicio de Vida Cristiana bajo la esperanza de convertirse en “los soldados de María”, descripción favorita del fundador. Hoy la cúpula sodálite está siendo investigada en el Ministerio Público por estos y otros delitos.

1. “Soy inocente”, “¿Víctimas? ¿Dónde?”

Las periodistas Paola Ugaz y Dánae Rivadeneyra llegaron hasta Italia para asistir al interrogatorio al que sería sometido Figari. El 10 de octubre -un día antes de presentarse a dar su declaración ante las autoridades-  lo encontraron en la sede de la embajada peruana en Roma y lo interceptaron.

¿Qué dijo Figari?

Lo mismo que Fujimori antes de que sea condenado: “Say inacenta”, perdón, clamó su inocencia frente a las cámaras de La Mula y acusó a Alessandro Moroni, actual líder del Sodalicio, de haberle prohibido hablar con la prensa e incluso viajar a Lima para dar la cara. Pero lo peor fue cuando desconoció la existencia de víctimas de su organización (y de él mismo).

2. La respuesta de Moroni

El primero que respondió al fundador de la organización hoy en el ojo de la tormenta fue Alessandro Moroni, actual Superior General del Sodalicio.

¿Qué dijo Moroni?

Desde Argentina envió un video a RPP que fue emitido en el programa de Milagros Leiva.

“Hace unas horas me he enterado de la infeliz declaración de Luis Fernando Figari quien dice desconocer la existencia de víctimas del Sodalicio y en el Sodalicio. Quiero decirles que esas víctimas existen (…) Estas declaraciones han sido y son una ofensa para todas aquellas personas que han sufrido”.

3. Soy víctima y sí existo

La Mula recogió el testimonio de cinco víctimas del Sodalicio, quienes se dirigieron al líder fundador Luis Figari en un potente video de poco menos de dos minutos de duración. Pedro Salinas, Vicente López de Romaña, Martín López de Romaña, Óscar Osterling y el primero en denunciar a la organización, José Enrique Escardó, declararon como víctimas de abuso del sistema sodálite y del propio Figari.

A estos videos se sumó Santiago, víctima de abuso sexual dentro del Sodalicio, quien denunció a Luis Figari en el 2011. Santiago prefirió responder con un poema que se puede leer íntegro en el blog de Pedro Salinas en La Mula.

“Tú, fundador del sodalicio, no me educaste con rigor exagerado, ni has forjado mi espíritu con exceso de fuerza. Yo soy una de tus víctimas, retorcido y desgarrado, manipulado y abusado. Yo existo y busco justicia.

Mi denuncia, entregada el 2011, tiene firma y cargo, nombre y apellido, teléfono y DNI, verdad y esperanza. ¿Qué más es necesario?”.

4. Habla con mi espalda

NO Foto: La Mula

“¿Dónde está el taxi?”.
Foto: La Mula

El 11 de octubre, al salir de la embajada de Perú en Roma, Figari evitó responder a la prensa, permaneció de espaldas a la cámara y dejó que su abogado, Juan Armando Lengua Balbi, responda por él. Naturalmente, volvió a negar la responsabilidad de su defendido en los casos de abuso.

El abogado habló sobre Moroni diciendo que está marcando distancias para evitar señalamientos que puedan alcanzarlo. Maleado.

“Moroni no es autoridad para asumir un pronunciamiento”, expresó el letrado, y dijo que las palabras de Moroni responden a “una posición personal en la que se está poniendo a distancia de señalamientos que le preocupan que le alcancen”.

5. La palabra de Pedro: solo quieren cuidar la plata

Poniendo el parche.

Poniendo el parche.

En conclusión, Pedro Salinas, autor del libro que desató toda esta guerra santa al interior del Sodalicio, declaró para El Comercio que, si bien la organización separó a su fundador y lo aisló dirigiendo hacia él todas las acusaciones, aún no asume la existencia de otras víctimas abusadas por otros miembros.

“Hay víctimas de Figari reconocidas por el Sodalicio, pero el Sodalicio hasta la fecha no ha reconocido a víctimas de su institución. Lo que ha habido hasta la fecha han sido comunicados con propósitos de enmienda, perdones ante un telepronter, pura pose, puro gesto y declaración lírica. Pero en la práctica lo siguen negando todo. Su intención es salvar la plata y las donaciones, en ese orden”.

Más allá de la guerra Figari – Moroni, el libro de Pedro y Paola, Mitad monjes, mitad soldados, apunta a la verticalidad de todo un sistema construido y diseñado para el maltrato, que se apoya en un brazo económicamente poderoso y protegido, sino blindado, por la Iglesia Católica.

Los abusos del Sodalicio no fueron perpetrados solo por Figari sino por una cúpula de poder desde su creación en 1971. Hace más de 40 años que esta organización abusa de jóvenes y niños en todas las formas posibles. Por eso es que todo el Sodalicio está bajo la lupa.