noticias , politica , sociedad Martes, 21 octubre 2014

3 razones que tiene Richard Webb para no linchar a Gregorio Santos (y todas son buenas noticias para Cajamarca)

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe

Las recientes elecciones nos han traído varias “alegrías”: desde un paralelo entre Lima y Cajamarca hasta un artículo gringo sobre nuestra actividad electoral. Curiosamente ambas notas tienen que ver con el recientemente reelegido (y preso) presidente regional de Cajamarca: Gregorio Santos.

Este post también va para él.

"OMG estoy en todas". Foto: La República

“OMG estoy en todas”. Foto: La República

Sucede que para entender por qué Cajamarca vota como vota (mientras Alditus se jala los pelos en desesperación) no solo basta el ‘acercamiento Levitsky’ al respecto. Ya debe haber quedado claro que el votante peruano no es irracional ni estúpido.

Richard Webb, director del Instituto del Perú de la Universidad San Martín de Porres, detalla en El Comercio, la valoración concreta que el cajamarquino promedio hace de los avances durante el gobierno de Goyo. Como todo el mundo sabe, este economista no es un rojo terrorista ni un caviar antiminero, sino que nada menos ha sido presidente del Banco Central de Reserva del Perú. Al más fiel estilo de UpWorthy, “lo que pasa a continuación te sorprenderá“…

 

1. Dinero bien gastado

Goyo siendo Goyo. Foto: La República

Goyo siendo Goyo. Foto: La República

Casi ningún gobierno descentralizado ejecuta bien su gasto. Es decir, el presupuesto del gobierno central asignado a cada región, que viene a ser un determinado monto de dinero “para que puedan comprarse algo bonito”. Sin embargo, en Cajamarca ocurre todo lo contrario:

(…) el gasto ejecutado por la región Cajamarca y por sus municipios se ha casi triplicado en los últimos seis años. El presupuesto aprobado ha crecido cada año, por lo que gastarlo totalmente es un reto continuo. Además, el presupuesto de las regiones aumenta considerablemente en el curso del año de ejecución. Así, el “presupuesto aprobado” para Cajamarca en el 2013 fue S/.1.937 millones, pero varias ampliaciones posteriores lo fueron aumentando y al final el “presupuesto modificado” terminó en S/.3.408 millones. De eso Cajamarca solo gastó S/.2.692 millones o 79% del presupuesto modificado, pero sobrepasó en 139% el presupuesto original. Cuando las aprobaciones modificatorias del Congreso y del Ministerio de Economía y Finanzas llegan ya empezado el año, ejecutar el 100% podría constituir, incluso, una irresponsabilidad. En todo caso, la capacidad de ejecución fiscal cajamarquina ha venido aumentando, desde un nivel de 68% en el 2001 a 79% en el 2013.

No es por nada, pero esta es una clase que todo Presidente Regional debería llevar. Sobre todo considerando que el manejo que tienen de su presupuesto es equivalente a cuando tenías 5 años y te daban cinco soles: no tenías idea qué hacer con tanta plata. 

 

2. La buena democracia

Goyo no bautiza, solo está chapoteando. Foto: TuTeve

Goyo no bautiza, solo está chapoteando. Foto: TuTeve

Queda claro que Gregorio gastó buena parte del dinero que destinan a su región, ¿pero esto tiene alguna implicancia real? Pues Webb piensa que sí. Según detalla, el real impacto de esto se ve en una recomposición democrática que permite el crecimiento de los municipios distritales en Cajamarca convirtiéndolos en entes capaces (como debe ser):

(…) el gasto ejecutado por los 127 municipios distritales de Cajamarca ha crecido en casi ocho veces en los últimos seis años, superando largamente el aumento de 1,8 veces la ejecución del gobierno regional. Tanto en volumen como en porcentaje de ejecución, el aprendizaje gestor ha sido especialmente notable en los pequeños gobiernos distritales pese a sus carencias de capital humano.

¿Una municipalidad que finalmente puede resolver sus problemas? El sentido común nos dice que sí, efectivamente eso es algo bueno.

 

3. No se ha frenado del todo el crecimiento

Y ahora una foto de Goyo vestido de rojo para que no digas que estamos parcializados. Foto: Diario 16

Y ahora una foto de Goyo vestido de rojo para que no digas que estamos parcializados. Foto: Diario 16

Webb señala que el altamente mentado “crecimiento frenado” por rechazo a las inversiones mineras es solo parte de la verdad. Finalmente lo que las elecciones demuestran es que para el cajamarquino no es tan importante el PBI de su región sino el ingreso que recibe su familia. Desde el 2007 ese ingreso se ha elevado a una tasa anual de 6.8% (lo cual, según Webb, es totalmente alucinante):

(…) Corroborando las cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática, una encuesta en veinte distritos de la región realizada por el Instituto del Perú descubrió que el jornal promedio se ha elevado de S/.9,90 diarios en el 2003 a S/.19,00 en el 2013, aumento que representa una mejora anual de 6,7%.

Hay varias posibles explicaciones de la diferencia entre el PBI regional y los ingresos de sus habitantes, incluida la fuerte mejora en los precios recibidos tanto por los productos mineros como por los agropecuarios, las transferencias realizadas por los programas sociales, la multiplicación de las obras productivas, y el hecho de que la minería impacta más en el PBI que en las familias. Solo 2% de ellas trabaja en minería, y la mayor parte del valor creado por la producción minera sale de la región

Si le creemos a Webb (que está hablando en cifras concretas), ¿qué podemos decir sobre la reelección de Goyo en Cajamarca? ¿Sería otra versión del “roba pero hace obras”? Lo que ya está demostrado es que Santos sí es culpable de lo que se le acusa y ahora Webb parece demostrar que también tuvo sus méritos.

Nosotros simplemente reseñamos esto para ver cómo se matan en los comentarios.

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe