narcotrafico , noticias , politica Martes, 23 septiembre 2014

¿Primer narcocongresista confirmado? Tres datos que debes saber del caso León y el narco mexicano

Hace poco les contamos cuáles son los congresistas que están siendo vinculados con el narcotráfico y denunciados por lavado de activos. Uno de ellos, y el caso más fuerte hasta ahora, es el del peruposibilista José León.

Desde que la revista Caretas reveló un vídeo donde se ve al parlamentario visitando la casa que le alquilaba en Huanchaco al narcotraficante mexicano Rodrigo Torres, no han parado de aparecer nuevos testimonios y pruebas que los vinculan.

Como recordarán, el 25 de agosto, la Policía Antidrogas en Trujillo incautó 7 mil 500 kilos de cocaína camuflada en carbón, mercancía que era de la organización de Torres.

Estos son las nuevas pruebas -y cambios de versión- que podrían terminar desaforando a León:

 

1. Habló la testigo clave

 

Lucía Villavicencio en la portada de Caretas.

Lucía Villavicencio en la portada de Caretas.

Lucía Villavicencio es el nombre de la mujer que está hundiendo a León. ¿Quién es ella? Era la encargada de limpieza de la casa que León alquilaba al narco mexicano. Ella se ha convertido en la testigo clave del caso.

En un principio, León señaló que la casa de Huanchaco fue alquilada por su esposa a Villavicencio y no a Torres. Aseguró que luego se enteró que la mujer subarrendó el inmueble a otras personas. Después se reveló que esta señora solo era una empleada de la casa. 

Tras la denuncia, no se sabía cuál era el paradero de esta mujer. Pero hace unos días, se presentó ante la Policía y soltó todo: el congresista sabía que el real inquilino de la casa era el mexicano. 

La República publica hoy partes de la declaración que ofreció Villavicencio al fiscal Jesús Ramírez, el 1 de setiembre en la sede policial «Alcides Vigo», en Trujillo:

Sí, he suscrito contrato por el arrendamiento de la casa del señor León, por indicación de mi empleador Rodrigo Torres, el 2 de abril del año pasado (…)

(…) En una oportunidad, hace tres meses, Rodrigo Torres me comentó que se había entrevistado con el congresista León, por lo que queda claro que entre León y Rodrigo había acercamiento y ellos acordaron que sea mi persona quien firme el contrato.

La empleada del hogar agregó que desde el 29 de agosto, después de la incautación de droga, le enviaron una carta notarial cursada por el apoderado del señor José León y en la que refiere que en forma reiterativa y verbal le había solicitado la entrega del inmueble, «lo cual es completamente falso y carente de verdad.  Ellos tenían pleno conocimiento de que el inquilino real era el señor Rodrigo Torres»

Es decir, todo fue un contrato de alquiler simulado. 

 

2. El administrador de León

 

El man de León. Foto: El Comercio

El man de León. Foto: El Comercio

Entre los detalles del alquiler, lo que contamos no fue lo único que dijo Villavicencio. También menciona a Santiago Olea Bernales -hombre cercano a León- y cuenta la relación que tuvo con Torres.

¿Quién es este señor? De acuerdo con la última publicación de la revista Caretas, Olea es el administrador de los bienes y propiedades en la región La Libertad de León. Según Villavicencio, Olea fue quien llevó al llamado «Lic» a la casa de playa en Huanchaco, con el consentimiento del parlamentario. 

Ella dijo que su trabajo consistía en limpiar la vivienda y atender al narco tres veces por semana. Según el informe de Caretas, Villavicencio contó que en algunas ocasiones Olea la llamaba a su celular y le pedía que ponga en la línea al mexicano para que hable con León. 

La empleada de limpieza ha entregado a la Policía los números telefónicos desde donde el administrador del legislador la llamaba.

Olea no sería un santo: la Sala Penal Liquidadora de La Libertad lo sentenció a 12 años por el delito de robo agravado. No se sabe cómo es que logró su libertad. Luego de esta revelación, León lo ha defendido a capa y espada al administrador de sus negocios:

“Goza de mi confianza como trabajador, es injusto que se haya dicho que es un reo contumaz, porque ha sido confundido con otra persona”

La defensa y la estima parece ser recíproca. Lucía Villavicencio cuenta en su interrogatorio que cuatro días después de la incautación de cocanía,  Santiago Olea la llamó al celular para decirle que firme una carta de resolución de contrato:

«En un momento de la comunicación, Santiago Olea me dijo que se tenía que cuidar la imagen de José León. Cuando el tema se hizo público ya no me llamaron»

¿Cuidar la imagen? Demasiado tarde.

 

3. Todas sus contradicciones

Foto: Perú21

Foto: Perú21

El congresista León ya debe saber que está en un lío y que lo confesado por Lucía Villavicencio lo involucran más con Rodrigo Torres. Sin embargo, las distintas versiones que ha dado -siguiendo los pasos de su líder Alejandro Toledo- tampoco ha ayudado a su defensa.

El último domingo dio una entrevista al programa Día D y ahora declaró que nunca dijo que no conocía a Torres, sino que no sabía a qué se dedicaba en realidad. El mexicano le contó que se dedicaba a la exportación de material para la minería.

Otro cambio de versión ha sido sobre el alquiler de la casa: ahora ha dicho que también sabía que Villavicencio alquilaba la casa por orden de Torres. «Lo dije ante la Comisión de Ética y ante la Fiscalía».

Nosotros le recordemos que en un primer momento él negó cualquier vínculo con Torres y dijo que no sabía que en la casa que su esposa alquilaba en Trujillo vivían extranjeros. Luego aceptó que visitó la casa dos veces pero dijo que era porque el contrato ya había vencido meses atrás y les pedía que se vayan. Ahora se contradice nuevamente y dice que sí conocía lo del alquiler a través de una tercera persona. 

Todo estos hechos están sumando en contra de León. Tras aceptar que le alquilaba la casa al «Lic» a través de su empleada, la bancada de Perú Posible decidió suspenderlo. El parlamentario ha dicho que se allanará a toda investigación. Mientras tanto, el narco mexicano continúa prófugo. 

Secured By miniOrange